Economía

La revolución digital ya está en la agenda de Colombia

El gasto publicitario global en internet superaría al de televisión en 6 meses y el 37% de la población mundial es activo en redes sociales.

Conexión a internet

Economía Por: Portafolio

Alrededor de 400 líderes y expertos de diversas industrias se reunieron en días pasados en Bogotá y Medellín, en la segunda conferencia digital de McKinsey & Company, atraídos por una misma inquietud: ¿Qué tan preparadas están las empresas colombianas para una transformación de negocio adaptada a la era digital?

(Lea: En Colombia aumentó la velocidad de conexión a internet desde móviles

Lo primero que se pudo corroborar es que la transformación digital no ha sido un tema ajeno en las agendas corporativas. Empresarios y Gobierno cada vez son más conscientes del cambio hacia un nuevo modelo de negocio y relacionamiento, ya que de acuerdo con Andrés Cadena, socio senior de McKinsey & Company, “hoy en día, más que una transformación tecnológica, estamos viviendo un cambio cultural”.

(Lea: Cómo el reggaetón salvó a Codiscos de la quiebra

La conferencia que contó con más de 17 presentaciones tuvo como tema central el impacto digital en mercados e industrias. Los líderes digitales compartieron sus experiencias en un ejercicio pedagógico, que permitió superar mitos y revelar realidades, comprender el potencial del mercado digital y reconocer el cambio y las necesidades del consumidor actual, todo esto con el fin de movilizar las organizaciones hacia una transformación exitosa. No se trata de compañías digitales, sino de empresas en la nueva era.

(Lea: Oficinas bancarias podrían quedar obsoletas dentro de 15 años

Michael Bender, Socio Senior y líder global de prácticas digitales de McKinsey, divulgó una serie de datos que llaman la atención por su contundencia. “En promedio, una persona corriente destina al día 13,3 horas al uso de internet y en este medio únicamente el 10% del potencial es usado para hacer transacciones”.

Bender asegura que las oportunidades de desarrollar negocios orientados a la digitalización existen y que es necesario adaptarse a los comportamientos y nuevas prácticas que propone el desarrollo tecnológico para entrar a competir a nivel global, “Más y más personas tienen acceso a tecnología, que cabe justo en el bolsillo del pantalón”, agregó Bender.

La digitalización frecuentemente es asociada con palabras como conectividad, datos, automatización e incluso innovación. Lo cierto es que las tecnologías no tienen nada de novedoso. “Llevamos 50 años hablando de desarrollo tecnológico y casi 13 años de innovación digital”, comentó Julio Rojas Sarmiento, Vicepresidente de Estrategia Digital del Banco de Bogotá, en la presentación del caso de éxito: Transformación digital del Banco de Bogotá.

Rojas Sarmiento explicó que lo verdaderamente novedoso es la rapidez con la que estos cambios ocurren actualmente y la forma en que nos adaptamos a ellos. “El desarrollo tecnológico facilita la experiencia bancaria de los clientes, genera más productividad en nuestros colaboradores y ha aumentado nuestras utilidades, permitiéndonos invertir aún más en tecnología. Es un circulo virtuoso”.

Para Jaime Morales, Socio de McKinsey en Colombia, cada vez son más las organizaciones que encontraron en la interacción con sus clientes la respuesta para mejorar los productos o servicios que ofertan: “El cliente está empoderado, conectado y tiene altas expectativas”.

Las plataformas digitales se han convertido en la clave para despejar los requerimientos de los usuarios de una forma más ágil, además, el feedback permite adaptar cada función según las necesidades y tiempos requeridos por el cliente. “Los nuevos humanos no desean hacer o tener algo, pero sí quieren experimentar, saber y, sobre todo, disfrutar” afirma Emiliano Chinchelli, Director Ejecutivo de Diseño en McKinsey.

La pedagogía es clave. El 70% de las trasformaciones digitales fallan porque la resistencia al cambio impide las inversiones correctas, genera inseguridades y propone objetivos poco ambiciosos, que atrasan la toma de decisiones por reprocesos, esto provoca un cambio poco sostenible para las organizaciones.

Yran Dias, Socio Senior enfocado en digital e innovación de McKinsey, comenta que la trasformación digital requiere de una inversión más allá de la tecnología. Es necesario que las empresas cambien por completo su cultura organizacional y que plantee una transformación transversal que involucre cada departamento “El 30% del éxito es tecnología, el resto depende de la estrategia y la capacitación” para Dias la digitalización requiere de inversión, tiempo y paciencia.

EL 50% DE LA POBLACIÓN GLOBAL ES USUARIA DE INTERNET

La digitalización es un cambio que Colombia y el mundo está viviendo. El 50% de la población mundial es usuaria de internet, mientras que 2.789 millones de personas alrededor del mundo son usuarios activos de redes sociales, es decir, el 37% de los habitantes del planeta.

Adicionalmente, según proyecciones del Estudio Digital del McKinsey Global Institute, se espera que el gasto publicitario global en internet supere al pautado en televisión dentro de seis meses y para el 2020 se estima que la tercera parte de los datos del mundo estarán cargados en la nube, lo que representaría un acceso casi total a los gustos e intereses de los consumidores.

La consecuencia de la digitalización en Colombia es significativa. El valor estimado del Producto Interno Bruto incrementaría de 5 a 10 por ciento en un periodo calculado para el 2025. Esta claro que la digitalización beneficia a toda la comunidad y permite aumentar el desarrollo de las naciones.

Invertir en digitalización incrementa el suministro y la productividad de la fuerza laboral en un 15%, mejora la eficiencia de activos en un 4,4%, además juega un papel fundamental para el desarrollo de los productos, aumentando la probabilidad de éxito en un 12,7%, por lo que resulta imperativo que las empresas estén abiertas a la reinvención para encontrar fuentes innovadoras, significativas y sostenibles de ingresos.

LAS HERRAMIENTAS 

Actualmente existen herramientas online que permiten gestionar programas y hacerles seguimiento a datos e iniciativas internas. Estos programas cambian la manera en la que trabaja una compañía día a día.

Si bien estimar y recoger los datos de clientes es importante para conocerlos, medir la gestión de la organización y aumentar la productividad también lo es. “Recolectar información, permite mejorar las marcas y sus desempeños”, sostiene Michael Bender.
Conocer y aprovechar las herramientas tecnológicas permite un avance exponencial en el desarrollo eficiente de tareas en una empresa.

De acuerdo con Bender, “el 52% de las tareas realizadas en la cotidianidad pueden automatizarse a través de una máquina, por lo que es importante el compromiso de las compañías y sus colaboradores, para promover la capacitación laboral e impedir que haya un impacto social negativo”.