Economía

Por lo menos 600 empresas del país crecen a doble dígito

Así lo revela un estudio que presentará hoy Confecámaras en su congreso anual.

Tortas y Bizcochos del Gordo cuadruplicó sus ingresos en cinco años.

Economía Por: Portafolio

En solo cinco años, Tortas y Bizcochos del Gordo pasó de vender 3.723 millones de pesos a facturar 16.392 millones, lo cual quiere decir que multiplicó por cuatro su operación.

(Lea: Se alistan 800.000 firmas para tener factura electrónica

Esta compañía, nacida en Itagüí (Antioquia) y que hoy posee varios puntos de venta en el Valle de Aburrá, es apenas un ejemplo entre las 612 firmas colombianas que experimentaron un crecimiento sostenido superior al 10% entre los años 2011 y 2016, de acuerdo con un estudio realizado por el Centro Nacional de Consultoría y Confecámaras.

(Lea: Industria del ‘software’, en alerta por tributación y menor presupuesto

Este será presentado hoy en el marco del congreso anual del gremio de las cámaras de comercio, que se realiza entre hoy y mañana en Cartagena.

(Lea: El 29% de la gente aún no confía en los pagos digitales

Fuentes ligadas con Confecámaras explicaron que se tomó el 2011 como año de inicio del análisis por ser el primero en que se empezó a llevar el Registro Único Empresarial y Social (Rues) y el universo fueron las más de 26.000 firmas que figuran en esta plataforma.

Pero más allá de tener un número, buscaban determinar qué diferencias hay entre las firmas que registran un crecimiento acelerado y las que no disfrutan de este atributo.

Para empezar, los investigadores evaluaron un conjunto amplio de variables y luego se concentraron en observar las herramientas de planeación estratégica que emplean, la forma en que desarrollan la innovación, cómo aplican nuevos modelos de negocios y la apropiación de tecnología, entre otras, variables que a la postre demostraron que, aunque son importantes, no hacen la diferencia.

Pero, al final, hallaron seis características que, a juzgar por los resultados, sí son fundamentales: la prestación de servicios posventa, financiación de la investigación y la innovación, contar con gente que aporte conocimiento, las alianzas con los proveedores, ser capaz de reclutar talento humano competitivo y el entorno sectorial en el que se mueve la compañía. Es de resaltar que la mayoría son factores que dependen del manejo interno y las tres primeras son las más importantes.

En Tortas y Bizcochos del Gordo, sus voceros explicaron en una entrevista que su crecimiento tiene dos hitos: el primero tuvo que ver con un proveedor que les mostró el camino de las tortas refrigeradas, que hoy son una de sus líneas estrella. Luego, con la entrada de las tiendas D1 al mercado creyeron que se iban a quebrar por no poder ofrecer sus golosinas al precio que reconoce la cadena, pero, otra vez, fue un proveedor el que les indicó cómo hacerlo.

“Nos hemos apoyado bastante en nuestros principales proveedores, los grandes aliados comerciales nuestros y básicamente ellos son los que nos ayudan a desarrollar esos productos en la primera etapa”, expresó el vocero de esta fábrica que nació hace 23 años en un pequeño garaje.

En cambio, para la firma de carrocerías Inconcar SAS, fue clave el servicio de posventa para saltar de vender $4.140 millones a $19.201 millones.

“El cliente satisfecho es el que más lo hace a uno crecer, porque atrae a otros... Lo que hacemos es fortalecer los servicios, lo que no significa solo venderle, sino atenderlo”, dijeron sus representantes.

PYMES, PROTAGÓNICAS

Al pasar las variables por un modelo matemático, se halló que tener servicios posventa aumenta, en promedio, en 3,18 puntos porcentuales la probabilidad estimada de registrar un alto y sostenido nivel de crecimiento, asumiendo todo lo demás constante.

Además, el que la firma cuente con fondos para la innovación y talento humano que permitan la transformación, incrementa entre 1,35 y 1,32 puntos porcentuales esa probabilidad.

De acuerdo con el análisis, el 73% de las firmas de alto crecimiento está principalmente concentrado en el segmento de pymes (73%), mientras que solo el 27% son grandes empresas.

El presidente de Confecámaras, Julián Domínguez, resaltó que las conclusiones de la indagación hecha pueden ser un gran aporte, al dar pistas sobre los caminos que deben recorrer los empresarios colombianos para salir adelante y más en un instante en el cual economía parece retraída.

“El principal llamado es a que estos adopten las prácticas empresariales que han resultado ser efectivas y diferenciadoras”, anota el estudio.

Incluso podrían salir políticas públicas que conduzcan a incentivar el incremento del PIB colombiano.