Economía

Construcción, un sector en periodo de ajustes

La esperanza de la industria está en el subsidio a la clase media, en tasas más bajas y en el programa de arriendo con opción de compra.

Construcción

Economía Por: Portafolio

“Los invito a que todos los días, cuando se levanten y se miren en el espejo, repitan: ‘Voy a construir y a vender más. Con seguridad, esto va a surtir el efecto esperado y se reproducirá entre los potenciales compradores...”.

(Lea: Área iniciada para VIS creció 17,2%)

De esta forma, el ministro de Vivienda, Jaime Pumarejo, instó a los empresarios del sector reunidos en días pasados en el congreso de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) a alimentar, a diario, la confianza en un mercado que, en medio de las eventualidades, ha logrado mantenerse.

(Lea: Ibagué se promueve como sitio para segunda vivienda

Este diario consultó a varios empresarios, quienes reconocieron las dificultades del primer semestre y coincidieron con el Ministro en que lo único que queda, en el futuro inmediato, es “meterle toda la energía positiva...”. Uno de ellos es Flavio Romero, presidente de la Sociedad Colombiana de Arquitectos (SCA), quien destacó que, hoy por hoy, las posibilidades de la construcción son más reales”.

Según Romero, “la confianza en este sector como dinamizador de la economía ha sido grande, incluso, en momentos más difíciles que el actual. Por eso, no hay duda de que será un impulsor desde la mano de obra, la microempresa local hasta los grandes conglomerados que participan en el negocio”, enfatizó.

En la misma línea está el socio fundador de la constructora Urbanum, Andrés Arango, quien resaltó las recientes medidas adoptadas por el Gobierno para reactivar el mercado. Una de ellas, quizás en la que están puestas las iniciativas de las firmas edificadoras, tiene que ver con el impulso a la clase media a través del subsidio a la tasa de interés, específicamente para la compra de vivienda con precios entre $100 millones y $321 millones, cuyo decreto reglamentario ya está listo.

Esto quiere decir –según Pumarejo–, que “los colombianos pueden obtener subsidios de 2,5 puntos porcentuales de la tasa de interés del crédito para comprar viviendas de esos precios”.

Vale recordar que para este rango hay 40.000 nuevos cupos que se repartirán entre el 2018 y el 2019. Otra opción que volvió a poner sobre la mesa el presidente de Asobancaria, Santiago Castro, fue la de evaluar la posibilidad de combinar las opciones de adquisición o renta. Respecto a esto, el directivo señaló que en Colombia en particular, el Gobierno está en proceso de reglamentar una política de arrendamientos, sobre la cual se puedan desarrollar más programas de vivienda, que además sirvan como transición hacia la propiedad para ciertos segmentos poblacionales.

‘LEASING' A INFORMALES


Asobancaria ha planteado el Arrendamiento con Opción de Compra (Acoc) enfocado en los trabajadores no formales, que permitiría conocer los hábitos de pago de los hogares mediante la cancelación de un arrendamiento subsidiado, para que, al cabo de un corto periodo de tiempo, puedan tomar la opción de compra de la vivienda con un crédito hipotecario.

“Sin duda, vincular a la población que obtiene ingresos de trabajos informales sigue siendo una de las mayores limitantes a la expansión del mercado hipotecario”
, anotó Castro, quien agregó que “para estas familias es más difícil contar con los ahorros suficientes y acceder a la financiación tradicional.

A propósito de figuras como el leasing, vale recordar que en días pasados el Fondo Nacional del Ahorro (FNA) lanzó el programa Ahorra tu Arriendo, una iniciativa para los afiliados a la entidad que permite adquirir vivienda nueva y usada.

En el caso de la nueva se financia el ciento por ciento; si es usada, hasta el 95 por ciento, según la reglamentación. Los beneficiarios son quienes ganan entre dos y seis salarios mínimos mensuales, es decir, 1’475.434 pesos y 4’426.302 pesos, respectivamente. Ellos podrán comprar vivienda social y oferta de rango medio superior a este valor.