Economía

Probabilidades de que llegue ‘La Niña’ alcanzan un 80 %

La agencia del clima de los Estados Unidos, la Noaa, informó que ese fenómeno del podría arrancar entrando el nuevo año y extenderse durante el primer semestre.

Al fin, fenómeno de ‘La Niña’ se fue del país

Economía Por: Portafolio

“Año Nuevo, ‘Niña’ nueva”. Es el estribillo navideño que están cantando los meteorólogos del Centro de Predicciones Climáticas de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (Noaa), que incrementaron al 80 por ciento las probabilidades de que vaya a presentarse un fenómeno de ‘La Niña’ en los países latinoamericanos con costas en el océano Pacífico.

(Lea: Se incrementa la probabilidad de que llegue ‘La Niña’)

La entidad climática, en un reporte entregado a Portafolio, indicó que este fenómeno ha venido fortaleciéndose desde los meses pasados, como lo indican las temperaturas superficiales del océano Pacífico, que “presentan un patrón cada vez más prominente por debajo del promedio en su zona ecuatorial central y oriental”, dice el reporte.

(Lea: Millonarias inversiones en el río Bogotá para evitar líos con la llegada de 'La Niña')

Vale la pena destacar que la aparición de los fenómenos climáticos (‘El Niño’ o ‘La Niña’) están directamente relacionados con el aumento o la merma de la temperatura superficial del océano (durante cuatro meses seguidos) y cuyo promedio es de 23 grados. Un registro menor de temperatura indica ‘La Niña’ (invierno) y el caso contrario, ‘El Niño’ (sequía).

(Lea: Cosecha cafetera, en riesgo ante probabilidad de fenómeno de La Niña

En cuanto a los vientos, que favorecen la presencia del fenómeno climático, los alisios en los niveles bajos fueron más fuertes que el promedio en el Pacífico occidental y central, con vientos anómalos del oeste en los niveles superiores.

“En general, el sistema océano-atmósfera refleja ‘La Niña”; es decir, la entidad cada vez da con mayor certeza la llegada del fenómeno climático.

Ahora, aunque no hay una certeza de cuando arranque efectivamente, pues esto nunca ha podido definirse con precisión, los científicos de la Noaa dicen que podría comenzar a notarse con el nuevo año.

La terminación estaría para el cierre del primer semestre del año.

En Colombia, esto podría traducirse en que estaría embolatada la primera temporada de verano de comienzos de año –que regularmente trae heladas en el altiplano cundiboyacense y altas temperaturas– por una temporada invernal con patrones de lluvias por encima de los normal.

Ahora, al parecer, según los tiempos fijados por la Noaa, el fenómeno de ‘La Niña’ que se presente podrá empatar con la primera temporada invernal del 2018, que como todos los años arranca para el mes de marzo y se extiende hasta el mes de junio.

Esta temporada lluviosa está relacionada con los movimientos de la llamada ‘Zona de Confluencia Intertropical’ (ZCIT), una franja de alta nubosidad que en el primer semestre del año avanza de sur a norte de Colombia y en el segundo, de norte a sur.

“Casi todos los modelos analizados (IRI/CPC y North American Multi-Model Ensemble) predicen que ‘La Niña’ va a persistir durante el invierno del hemisferio norte 2017-18 (que arranca a durante la segunda quincena de diciembre).

“Utilizando como base las últimas observaciones y guías de pronóstico, los pronosticadores favorecen el pico de ‘La Niña’ entre débil a moderada durante esa temporada”, dijo la entidad climática de los Estados Unidos, en su reporte entregado ayer.

En resumen, concluyó que la probabilidad de que de llegarse a presentar el fenómeno, desde comienzos del 2018, este iría hasta mayo, para luego dar paso a unas condiciones neutrales, es decir, para mediados de año todo sería normal.

Ante la gravedad que esto representa para los países Latinoamericanos, los informes del comportamiento de las condiciones del océano Pacífico se irán reportando permanentemente, pues las tendencias de las condiciones podrían variar hacia un fenómeno fuerte o débil.

Vale la pena señalar que todas las mediciones de temperatura y vientos las reporta una red de más de 70 boyas climatológicas instaladas a lo largo del Pacífico ecuatorial, conocida como la Red–TAO (Tropical Atmospheric Ocean).

Durante lo corrido de este siglo se han presentado cuatro fenómenos de ‘La Niña’: entre enero del 2000 y febrero del 2001; el segundo, entre noviembre del 2005 y marzo del 2006; el tercero entre julio del 2007 y junio del 2006.

El más intenso que se recuerde duró 21 meses, entre junio del 2010 y marzo del 2012, con una leve pausa en el mes de junio del 2011.

En estos últimos casos, por ejemplo, según la Encuesta Nacional Agropecuaria hecha por el Dane, los inviernos que intensificó ‘La Niña’, dejaron 939.844 hectáreas perdidas por inundaciones o deslizamientos.

En las cuentas del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), tras la ola invernal ocurrida entre septiembre del 2010 y mayo del 2011, el número de emergencias se elevó a 2.209: 1.233 inundaciones, 778 deslizamientos, 174 vendavales y 24 avalanchas.

En total, por el fenómeno de ese año, el 7 por ciento de la población (unos 3,2 millones de personas) se vieron afectadas; además, 1.016 personas desaparecieron y 1.374 murieron en la emergencia. La mayoría de ellas de las áreas rurales.

Una vez enterados de las alertas que la Noaa ha venido reportando mensualmente, se supo que los municipios ubicados en la jurisdicción de la Corporación Autónoma Regional (CAR) han sido notificados y deben estar alertas a la posible llegada del fenómeno.

Por esto, llamaron la atención de los mandatarios locales para hacer las obras de infraestructura necesarias y evitar las inundaciones que podría traer ‘La Niña’.
El último fenómeno registrado por la Noaa se presentó entre agosto y noviembre del 2016, tras un ‘El Niño’ que duró 19 meses.

Por último, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) informó que el número de personas afectadas por el impacto combinado de los fenómenos climáticos de ‘El Niño’ y ‘La Niña’ podría superar los 100 millones.

La entidad calcula que más de 60 millones de personas, dos tercios de ellas en el este y sur de África, sufren escasez de alimentos por las sequías vinculadas a esos fenómenos (‘El Niño’ o ‘La Niña’).

Redacción de Economía y Negocios