Economía

Desde las aulas de las comunidades grados para las minorías

89 personas pertenecientes a comunidades de minorías étnicas recibieron ayer sus títulos de pregrado en licenciaturas en etnoeducación.

Luis Harley Maldonado, de la comunidad Indígena Coreguaje, de Caquetá, egresado UPB

Economía Por: Portafolio

En total, 89 personas pertenecientes a comunidades de minorías étnicas recibieron ayer sus títulos de pregrado en licenciaturas en etnoeducación, especialización en gestión del talento humano y maestrías en administración, por parte de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB), de Medellín.

(Lea: Minorías solo tienen el 8% del empleo formal en el país)

La ceremonia se realizó en la sede principal de esa alma máter, en la capital antioqueña.
Así, se sumaron 20 especialistas en gestión humana, 45 en etnoeducación y, el resto, en maestrías en administración; todos nuevos profesionales de las poblaciones afrodescendiente, indígena y mestiza (campesinos), según reportó la UPB.

(Lea: La voz de las minorías

El programa educativo derivó del llamado Instituto Misionero Antropológico IMA, de la Conferencia Episcopal Colombiana, en una propuesta pedagógica audaz, destinada a llevar educación superior a las comunidades marginales, como indígenas, mestizos, campesinos y negritudes, que se encuentran en áreas aisladas y con pocas oportunidades de acceder a la educación. “Decimos que es audaz porque ninguna institución, organización o universidad se ha atrevido a desarrollar un programa completo, que conduzca a título profesional con este tipo de comunidades”, dijo la universidad.

(Lea: Gobierno está preocupado por grupos que frenan proyectos

Hoy en día, este programa ofrece carreras de pregrado y posgrado en los centros que tiene la UPB en Toribío (Cauca), Puerto Asís y Sibundoy (Putumayo), y Medellín (Antioquia).

Voceros de la universidad explicaron que para lograr esto, hubo que generar acciones novedosas con el fin de enfrentar el reto que plantea el adaptar currículos a grupos diversos, con concepciones del mundo, con tradiciones milenarias, con muchas barreras que había que vencer para evitar el choque cultural.

FORMACIÓN ÉTNICA

Eran conscientes de que los estudiantes del IMA debían tener una formación más completa en el campo de la educación superior y, teniendo en cuenta que sus estudios tenían la obligación de llevar a su ingreso al mercado laboral profesional. Así las cosas la Facultad de Educación de la UPB ajustó el currículo a la perspectiva de etnoeducación.

PRIMERAS ACCIONES

La primera acción fue escoger profesores para el proyecto de educación a distancia con presencialidad intensiva, con una metodología para grupos con situaciones culturales diversas, lenguas indígenas, contextos rurales, deficiencias en sus estudios de educación media y problemas de lectoescritura, entre otros.

También, se viajó hasta las zonas de influencia para facilitar el acceso a estos programas a gente que no tenía la posibilidad de desplazarse hasta Medellín. Esto creó la necesidad de abrir sedes en sitos como Leticia, Toribío, Puerto Asís y Sibundoy.

Además de las carreras de pregrado, ya existen posgrados como especialización en gestión del talento humano y la maestría en administración, mientras que se han creado carreras nuevas que responden a las necesidades de esas comunidades, como economía y trabajo social.

“El eje de toda esta acción descansa en la interculturalidad. El reconocimiento del ‘otro’ en sus diferencias y actitudes nos ha llevado a tender puentes de multiculturalidad entre la sociedad ‘civilizada’ y los pueblos indígenas, raizales, mestizos, inspirado por el respeto a la diferencia”, dijo una fuente de la UPB.

Economía y Negocios