Economía

En Latinoamérica falta comercio intrarregional

Marzelo Elizondo, de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI), habla de impulsar más a las grandes empresas.

Marcelo Elizondo, presidente de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI).

Economía Por: Portafolio

Los países de América Latina deben profundizar su comercio entre sí y promover el crecimiento de grandes empresas que son, a fin de cuentas, las que protagonizan el movimiento de inversiones, bienes y servicios.

Marzelo Elizondo, presidente de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI), considera que esos son los grandes retos que tiene la región.

Sus opiniones se dieron en un encuentro de expertos con periodistas, previo a la Cumbre Ministerial de la OMC que se cumplió la semana que termina en Buenos Aires (Ver recuadro). Elizondo analizó la experiencia e influencia de América Latina en el sistema multilateral de comercio.

¿Cuál es la experiencia de América Latina en el sistema multilateral de comercio?

América Latina inició un proceso de globalización en los últimos 30 años, con una intensidad menor que la que han tenido otras regiones del mundo, por ejemplo los países asiáticos. Aún así, dentro de la región, los países del Pacífico han sido un poco más dinámicos que los del Atlántico.

¿Qué se requiere para acelerar?

En primer lugar alentar a tener empresas más internacionales. En el mundo tienen más comercio los países que tienen compañías globales que invierten y consiguen alianzas, generan información y conocimiento. De las 100 empresas mundiales hay una sola que es latinoamericana (Vale do Rio Doce de Brasil).

Y segundo, creo que Latinoamérica debe integrarse en sí misma. Esta región dividida en Atlántico y Pacífico desde el punto de vista institucional y de modelo, ha obstaculizado el comercio intrarregional. Comerciamos más con el resto del mundo que con nosotros mismos. Creo que esa dicotomía entre el regionalismo cerrado del Mercosur y el regionalismo abierto del Pacífico debería concluir hacía un acuerdo mayor para generar flujo de comercio dentro de la región.

¿Cuál ha sido el papel de Colombia en ese escenario regional?

Soy un admirador de la conformación de la Alianza del Pacífico, de la cual son parte Colombia, Perú, Chile y México. Creo que logra mezclar un acuerdo entre países con la flexibilidad suficiente para que, además de vincularse entre ellos, puedan estar preparados para relacionarse con terceros, especialmente con países del otro lado del Pacífico como los asiáticos. Por otro lado, Colombia es un país con gran propensión a la apertura en términos institucionales. Quizás la participación del comercio internacional en el PIB no es tan alta como los vecinos pero desde el punto de vista normativo es un país muy abierto. Es muy importante seguir este proceso de institucionalización local con adaptación a normas internacionales. Me parece que es un buen ejemplo a seguir, sobre todo para los que estamos de este lado del Atlántico.

¿Advierte rezagos en Mercosur?


Claramente. El Mercosur ha tenido un comercio que se ha retraído. Tiene un comercio interno del 60% del que era hace 5 años y sus exportaciones al resto del mundo también han caído. Necesita una mejora en su estructura normativa. El modelo a seguir para el Mercosur es de una flexibilidad mayor como la que Colombia ha logrado.

¿Es clave que las empresas estén en negociaciones entre países?

No es sólo que los gobiernos deben permitir la participación de las empresas. El propio sector privado tiene que involucrarse más con los gobiernos. Las empresas suelen tener muy poco desarrollada su habilidad para asistir a los gobiernos en las negociaciones.

¿Las grandes empresas no pueden ser actores pasivos en las relaciones comerciales de sus países?

Si uno estudia el comercio internacional, la suma de las exportaciones del mundo son más o menos US$20 billones.

El 80% de la totalidad de las exportaciones del mundo se desarrolla dentro de lo que se conoce como las cadenas globales de valor, que son alianzas entre empresas que se vinculan a través de procesos de inversión, encadenamiento, compartiendo conocimiento y estrategias, haciendo investigación y desarrollando proveedores qué sirven para toda la cadena. Entonces, si uno quiere mejorar la penetración comercial lo debe hacer a través de estas compañías.