Economía

Esta semana el país llega a la delimitación de 30 de sus 37 páramos

Garantizar la protección de la naturaleza con normas prácticas y efectivas le ha dado al Ministerio de Ambiente un reconocimiento del sector empresarial.

Luis Gilberto Murillo, gerente para la Región Pacífico.

Economía Por: Portafolio

Colombia ya le puso fronteras a 30 de los 37 páramos que posee y 22 de estos límites se han fijado desde la llegada de Luis Gilberto Murillo a la cartera de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

(Lea: El pulso agro-ambiental por delimitación de páramos)

Dentro de las prioridades del Ministerio figura completar la delimitación de los páramos y dejar bien regulado todo lo que tiene que ver con su zonificación, sus planes de manejo y los procesos de reconversión.

Sin mayores traumatismos el país se ha adentrado en lo que significa ser uno de los más biodiversos del planeta y ello ha significado que en temas como los de regulación se invirtieran los papeles. Pasamos de un Estado lento en asumir normatividad de vanguardia que permitiera combinar la conservación ambiental con el desarrollo de la actividad económica e industrial a unas entidades más proactivas en la emisión de regulación. Los empresarios comentan que ahora la producción de las normas es tan ágil que hoy son los gremios y las compañías los que más tardan en analizar y pronunciarse sobre algunas de las nuevas disposiciones oficiales, lo que ha redundado en una mayor actividad y protagonismo de las Corporaciones Autónomas Regionales (CAR).

(Lea: Minambiente firma convenio con empresas para prevenir deforestación de palmas

Los temas son diversos y van desde disminuir el uso de bolsas plásticas y por ende los impactos que generan. En promedio cada persona usaba 24 a 30 bolsas plásticas al mes, hoy con las nuevas normas se bajó a entre 15 y 18. Es decir que la ciudadanía está muy comprometida y “queremos llevarlo a otro nivel estableciendo colores específicos para las bolsas y aumentar sustancialmente la clasificación en la fuente”, indicó el ministro Murillo.

(Lea: ¿Qué piensa el Minambiente del ‘fracking’, las energías limpias y la reserva Van der Hamenn ?

Bolsa de color verde: llevará residuos ordinarios no reciclables. Bolsa de color gris: residuos de papel y cartón y Bolsa de color azul: residuos de plástico, vidrio, metales y multicapa.

Se espera para el 2018 que el 5 % de las bolsas que se distribuyan en los supermercados sean en estos colores. Esta propuesta estará acompañada de una campaña de concientización.

De otra parte, hoy Colombia cuenta con 28,9 millones de hectáreas de áreas protegidas, que cumplirán un papel fundamental en la lucha contra el cambio climático. Entre estos territorios se encuentran páramos, manglares, bosques y una gran biodiversidad colombiana.

El Ministro de Ambiente explicó que “en un área protegida como el páramo de Santurbán que acabamos de delimitar, no se puede realizar ninguna actividad que ponga en riesgo este ecosistema. Estos ecosistemas son vitales para la humanidad. Los ecosistemas son una fábrica de agua y esa perpetuidad va a quedar para esta y las próximas generaciones”.

TAREAS INMEDIATAS


Los retos ambientales que le quedan a la cartera es seguir superando la meta de áreas protegidas a perpetuidad, pues Murillo se ha comprometido con el Presidente y con el país a dejarla por encima de los 30 millones.

Asimismo, hay que completar la delimitación de los páramos y dejar establecidos los lineamientos para la zonificación y régimen de usos en las áreas de páramos delimitados y establecer las directrices para diseñar, capacitar y poner en marcha programas de sustitución y reconversión de las actividades agropecuarias.

Otro reto es intentar superar la meta que se trazó la cartera de lograr nueve humedales de categoría Ramsar, para entregarle al país tres más. Esa categoría de protección internacional contribuye a garantizar y aumentar la opción del recurso hídrico para los colombianos.

El control de la deforestación es uno de los temas que más preocupa al responsable de la cartera por su complejidad, que exige una acción conjunta de todos.

“No hemos escatimado esfuerzos en impulsar esa acción conjunta, sin embargo, para mí es claro que el reto de estos y los próximos años es lograr el compromiso de cada una de las entidades del Estado, que tengan competencias en esta materia para detener la deforestación y para crear opciones diferentes para la gente, pero también de la empresa privada en el desarrollo de sus proyectos. Y definitivamente también el compromiso de la comunidad, no solo comprometiéndose a no deforestar, sino también a ejercer un control social para que otros no lo hagan. Aquí realmente, el país requiere del compromiso de todos”, subrayó el titular de Ambiente.

En cuanto a restauración, cuyo cumplimiento de la meta es ya una realidad, el reto es consolidar la información sobre áreas degradadas y áreas en proceso de restauración de tal forma que el país oriente sus esfuerzos de recuperación hacia donde sea más estratégico, ambientalmente hablando.

Otro aspecto de vital importancia es cumplir la meta de formulación de planes de ordenamiento de cuencas, conocidos como Pomca, pues constituyen el referente central para las decisiones de planeación e inversión ambiental de las entidades territoriales, de las autoridades ambientales, de la empresa privada, es decir, de todos los actores en el territorio.

El sexto desafío es dejar instalada, en las cinco macrorregiones del país, la capacidad institucional y la motivación para seguir impulsando la generación de emprendimientos basados en criterios de sostenibilidad ambiental como alternativas sólidas que ayuden a crear condiciones de bienestar social.“Como recomendaciones al próximo gobierno diría que, además de darle continuidad a los avances que hemos alcanzado, atienda los siguientes tres retos: aumentar las inversiones para adaptación al cambio climático; el manejo ambiental de las sustancias químicas, para detener la contaminación terrestre, acuática y aérea, y establecer el plan maestro de erosión costera y detener la deforestación”, concluyó Murillo.