Economía

Gobierno definirá aumento del salario mínimo para 2018

Ante la falta de un acuerdo entre los empresarios y las centrales obreras, de manera unilateral el Gobierno tomará la decisión. Sin embargo, la Ministra de Trabajo aseguró que insistirá 'hasta la última hora' en un acuerdo.

Concertación salarial

Economía Por: Julian David Calderon Hortua

El salario mínimo del 2018 será definido de manera unilateral por parte del Gobierno. Así quedó establecido ante la falta de un acuerdo entre los empresarios y los representantes de los trabajadores que conforman la Mesa de Concertación de Política Laboral.

(Lea: Inflación y productividad apuntan a un aumento salarial de 4,5% para 2018, según analistas)

A la última reunión del año llegaron divididos los sindicatos. La Confederación General del Trabajo (CGT) llegó con una propuesta de 7%, mientras que la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) se mantuvo en el 9% solicitado anteriormente.

(Lea: Lo que sube con el aumento del salario mínimo)

Por su parte los dirigentes gremiales se mantuvieron en su propuesta de 5,1%.

“Suspendimos la mesa hasta nueva orden, porque todavía quedan unas horas muy importantes. El Gobierno es bastante insistente en la posibilidad de una concertación que nos permita un acuerdo de salario. Nosotros vamos a insistir hasta última hora. Dejamos abierto para poder hacer algunas conversaciones telefónicas y poder intentar un acuerdo”, aseguró la ministra de trabajo Griselda Restrepo al término de a reunión de este jueves, la última de la mesa de concertación.

Por su parte el presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) Guillermo Botero destacó el hecho de que se mantenga la posibilidad de buscar un acuerdo mediante conversaciones telefónicas. Sin embargo, considera lejana la posibilidad de un punto de encuentro.

"A pesar de esto veo difícil llegar a un acuerdo, pues los empresarios no podemos llegar ni siquiera al 6% de incremento salarial", indicó el líder gremial.

Sin embargo, el Gobierno debe plantear el escenario de que no se logre el acuerdo. EN ese orden de ideas deberá hacer un análisis de las cifras e indicadores de la economía, así como las proyecciones que se tienen en materia de inflación para el próximo año. Con esta información deberá determinar en cuánto aumentará el salario mínimo para el 2018.

Cabe tener en cuenta que los datos de inflación del mes de noviembre, de 0,18% y el acumulado enero – noviembre, de 3,69%, hacen parte importante de esta información.

Dentro de la definición del salario mínimo hay que tener en cuenta en dato de productividad laboral, que fue establecida en 0,44%, y la productividad total, en -0.24%.

Con estos datos sobre la mesa vienen las proyecciones de los analistas.

Con el dato de productividad y la inflación observada vemos que el salario mínimo debería partir de una negociación cercana al 4,5% desde el punto de vista netamente económico. El salario debe estar unido a preservar el poder adquisitivo de las personas, lo que sería la inflación observada e incluso la esperada y se le suma la productividad laboral. En ese orden de ideas 4,5% sería una base recomendada desde el punto de vista económico”, explicó Daniel Velandia, director de investigaciones económicas de Credicorp Capital.

Sin embargo, el componente político que ya se ve en todos los escenarios no es ajeno a lo laboral, por lo que puede llegar a ser otra variable a tener en cuenta en la negociación del salario mínimo.

“4,5% sería una base recomendada desde el punto de vista netamente económico, pero sabemos que estamos en año político, hay elecciones el próximo año. Eso puede jugar algún papel en el incremento. Así las cosas estimamos que el salario mínimo puede subir 5%”, afirmó el director de investigaciones de Credicorp Capital.

Cabe resaltar que un aumento salarial por encima de lo que sugieren las variables económicas, de acuerdo con los analistas puede traducirse en varios riesgos.

De acuerdo con Velandia “puede haber impactos negativos vía mayor inflación, ya que muchos de los precios de la economía se indexan o se vinculan al salario mínimo y a la inflación observada en años previos, por lo tanto se genera el riesgo de que los precios suban más de lo que deberían subir”.

Otro riesgo es que si los salarios suben mucho se generen presiones sobre el empleo.

“Ahora, 0,5% de más probablemente no genere un efecto tan negativo, pero pasar de un incremento del 5% sería negativo, sobre todo para el empleo”, finalizó.