Economía

Ecopetrol reporta tres atentados al oleoducto Caño Limón – Coveñas

Otro hecho más, ocurrido en Aguazul (Casanare), está en investigación. En todos los casos se suspendió el bombeo de crudo y se tomaron las medidas de contingencia necesarias.

Vía La Soberanía

Economía Por: Julian David Calderon Hortua

Este miércoles la infraestructura del oleoducto Caño Limón – Coveñas fue atacada en tres puntos, uno en territorio del departamento de Boyacá y los otros dos en Arauca.

(Lea: Barril de petróleo a pocos pasos de llegar a los 70 dólares)

El primer hecho tuvo lugar en la vereda La Cañaguata, en el municipio boyacense de Cubará, ocasionando pérdida de presión en las tuberías y un derrame de crudo que afectó un caño seco. Los otros dos ataques se dieron en jurisdicción de Saravena, Arauca, en las veredas La Granada y Miramar. Allí el crudo quedó contenido en el cráter que dejó la explosión.

(Lea: Acciones petroleras, con optimismo moderado)

Otro hecho más tuvo lugar en las últimas horas en el departamento de Casanare. No se descarta que sea otro atentado.

Ocurrió en cercanías al pozo Cupiagua YZ10, en el sector de Plan Brisas, municipio de Aguazul, donde tras una caída súbita de presión en la línea de ese pozo y la troncal por donde fluye el crudo de ocho pozos adicionales, fue activado el plan de contingencia respectivo, por lo que se suspendió el bombeo y se alertó a las comunidades de la zona sobre las medidas preventivas que se deben tomar por los riesgos de una posible fuga de crudo y gas.

De manera preventiva se ubicaron barreras de contención de crudo en un punto de control en el río Charte, donde se adelanta permanente monitoreo con personal especializado.

A través de un comunicado oficial Ecopetrol rechazó los ataques, “que ponen en riesgo la integridad de las personas, afectan gravemente el medio ambiente y el bienestar de las comunidades vecinas a la infraestructura petrolera”.

La compañía aseguró que una vez esté asegurada el área por parte de la Fuerza Pública, se procederá a la ejecución las actividades de reparación y recuperación ambiental requeridas.

La Asociación Colombiana del Petróleo (ACP) se sumó al rechazo a estos atentados contra la infraestructura del sector energético del país.

"Estas acciones violentas ocasionan daños graves, y muchas veces irreversibles, en los ecosistemas del país y afectan la seguridad de los trabajadores y de las comunidades aledañas a las operaciones de la industria. Manifestamos nuestra solidaridad con las comunidades afectadas y hacemos un reconocimiento a Ecopetrol y la Fuerza Pública por su oportuna atención de la emergencia", afirmó Francisco Lloreda, presidente de la ACP.