Economía

Pese a los riesgos, crece el optimismo para el 2018

De acuerdo con un informe de Natixis, la volatilidad, la inflación en Estados Unidos y la economía de las grandes potencias son los
grandes factores a tener en cuenta por parte de los inversionistas.

Firma Natixis entrará a Colombia

Economía Por: Portafolio

Superadas las grandes adversidades y el nerviosismo del 2017, este año promete entregar un panorama más despejado para los inversionistas de todo el mundo, por ello el optimismo viene creciendo. Sin embargo, hay grandes riesgos que siguen estando latentes y que se deben tener en cuenta a la hora de tomar decisiones.

Un informe entregado por Natixis Investment Managers expone cuáles son esos ítems a los que se les debe hacer seguimiento durante el 2018 para minimizar los riesgo de inversión.

(Lea: Conozca en cuánto cerraría el dólar al final de 2018 y qué le espera a la economía colombiana

Advierte la firma que todo es consenso y que muy pocos puntos de vista (incluido el de Natixis) divergen de este. Al tiempo, se cuestiona “¿cuánto tiempo podemos estar todos en lo cierto? “ y concluye que si el mercado es complaciente, ¿qué sucederá cuando se despierte?

(Lea: Opep aumentó proyección de demanda de petróleo para este año

Otro de los puntos que señala la firma que se deben contemplar es el del crecimiento, se cuestiona qué sucederá si este flaquea. “El factor principal que apoya el rally (especialmente en acciones) es la convicción de un sólido crecimiento global continuo. ¿Qué sucede si comenzamos a ver grietas en las perspectivas de crecimiento, o si una de las grandes regiones económicas comienza a tambalearse?”.

(Lea: Banco Mundial espera que la economía colombiana crezca un 2,9 % en 2018

Sin embargo, para Natixis no todo se limita al desempeño de las grandes economías, o al comportamiento de los mercados: en el análisis que realiza la firma, los bancos centrales del mundo juegan un papel protagónico en lo que serán las inversiones durante el año.

“Sí, el mercado sabe que los principales bancos centrales pueden eliminar el estímulo al mismo tiempo. Pero si estas autoridades económicas se vuelven más hawkish antes de lo esperado, los mercados se asustarán. Y si el BCE se queda sin bonos y finaliza la ‘QE’ antes de septiembre, también podría asustar al mercado de bonos europeo. Por último, pero no por ello menos importante, a medida que disminuye la liquidez, aumentan los riesgos de que una entidad con exceso de apalancamiento ‘nade desnuda’”.

Además, otro de los aspectos que viene ganando protagonismo es la volatilidad, que cada vez se acentúa más y que puede ser uno de los factores determinantes.

“Esperamos que la volatilidad aumente gradualmente desde niveles extremadamente bajos, pero los mercados se han vuelto algo complacientes, y si los mercados de repente ven oscilaciones mucho más violentas, la recuperación podría estar en riesgo. Y hay muchos eventos por delante que podrían causar una mayor volatilidad”, dice la firma.
las valoraciones

Indica la compañía de asesorías que “ningún mercado, ya sea en acciones o bonos, es actualmente barato. Las valoraciones extendidas podrían comenzar a pesar sobre el sentimiento del mercado, especialmente si el crecimiento muestra signos de desaceleración”.

Así mismo, añadió la firma que “en este momento, el crecimiento apuntala los mercados de acciones, ya que la rentabilidad continúa mejorando, también conocidos como mercados que ignoran las valoraciones porque las ganancias son fuertes, pero si el apoyo al crecimiento falla, los mercados pueden volverse menos optimistas”.

De otra parte, la firma añade que “los rendimientos largos no se han movido mucho (terminamos el año en que lo comenzamos), y con las expectativas de inflación contenidas, tampoco se espera que aumenten demasiado”.

Sin embargo, Natixis dice que “si de repente retrocedieran bruscamente, los mercados podrían asustarse fácilmente. Además, si la curva de rendimiento se invierte, las preocupaciones de recesión podrían dispararse, aunque históricamente ha habido un largo tiempo de espera”. Concluye por otro lado, que ha habido una desilusión de la revolución tecnológica.

“Las grandes compañías de tecnología dejan de ser vistas como creadores de disrupción (valor positivo), lo que lleva a una reversión en el sentimiento. Hoy en día, los FAANGS se consideran positivos para los consumidores, pero si eso cambia, también podrían afectar el mercado en general”, sostiene la firma en su informe.