Economía

La morosidad en los créditos da algunas muestras de revertirse

Los pagos hechos por grandes deudores, la recuperación de cartera e incluso las renegociaciones de préstamos han ayudado a la mejora.

Grupo Sura obtuvo utilidades en primer trimestre del 2011

Economía Por: Redacción Portafolio

La debilidad de la economía colombiana en el 2017 les generó problemas a empresas y familias para pagar sus créditos, lo cual prendió las alarmas en el sector financiero. Aunque esto tuvo un impacto en las entidades, la buena noticia es que desde hace algunas semanas ya hay señales de que la situación está cambiando.

(Lea: Entidades financieras ganaron 13,1 billones de pesos en 2017)

Ayer, la Superintendencia Financiera informó que la cartera de crédito cerró 2017 en 438 billones de pesos. De este monto, hay 18,9 billones de pesos que están vencidos (37 por ciento más que en el 2017), y que representan el 4,3 por ciento del total. Esto, luego de haber alcanzado un máximo de 4,5 por ciento en noviembre.

(Lea: Cómo pagar por cuotas el predial y todo lo que debe saber sobre este impuesto)

Justamente, en el último mes del año hubo una reducción de 774.200 millones de pesos en las obligaciones en mora.

El superintendente Financiero, Jorge Castaño Gutiérrez, explicó que esa mejora tiene que ver con que “las entidades han hecho una mejor revelación del riesgo y de valoración de activos, y hay una mayor recuperación de cartera en clientes importantes”.

Como se recuerda, entre de los grandes causantes del deterioro están Electricaribe (cuyas deudas ya fueron aprovisionadas en un 80 por ciento) y Ruta del Sol 2, de la cual la banca recibió un primer pago de 800.000 millones de pesos.

Por otra parte, ya está rindiendo frutos una de las más recientes medidas para recuperar cartera, con la cual se abrió la posibilidad de que los deudores renegociaran sus obligaciones sin las implicaciones de una reestructuración.

El superfinanciero explicó que, entre el 31 de octubre (cuando entró en vigencia) y el 31 de diciembre, se renegociaron préstamos por 853.000 millones de pesos, que están en cabeza de 49.000 deudores.

El 59 por ciento de los créditos son de empresas, y hasta ahora la totalidad ha cumplido con sus obligaciones tras la modificación.

De todas maneras, los impagos de personas naturales y empresas el año pasado obligaron a que la banca constituyera más provisiones. Estos recursos sumaron 26 billones de pesos al cierre del 2017, lo que significó un incremento de casi 20 por ciento anual. En la práctica, esto quiere decir que las entidades tienen cubierta la cartera vencida en un 133 por ciento.

No obstante, el golpe vino por el lado de las utilidades. Solo los establecimientos de crédito vieron una reducción de 3 billones de pesos en sus ganancias, a 8,3 billones de pesos.

Al tiempo que las autoridades continúan haciéndole seguimiento riguroso a la morosidad, así como a aquellos créditos que aún no han caído en mora, pero que son considerados riesgosos, por lo pronto se espera que el deterioro continúe a la baja.

Expertos han advertido que la mejora se dará de manera paulatina, en especial porque en la primera parte de este año no se sentirá un repunte marcado de la economía (entre otras cosas por la temporada electoral), y todavía hay algo de incertidumbre con respecto al mercado laboral.

De todas maneras, las disposiciones que se han tomado frente a grandes deudores, mayores estándares de las entidades a la hora de prestar y la mejora en la confianza de consumidores y empresas ayudarán a que la calidad mejore.

Tanto Asobancaria como la Superfinanciera esperan que al cierre de este año la proporción de créditos vencidos esté más cerca del 4 por ciento, e incluso menos.

Castaño puntualizó que si bien hay optimismo, aún es moderado, e insistió en que “no hay que bajar la guardia. Sin embargo, el riesgo de crédito se está gestionado adecuadamente y hay una oferta de crédito más cuidadosa para que se endeuden quienes tienen capacidad de pago”.