Economía

Chatarrización de tractomulas llegó apenas al 10% en un año

El plazo dado por el Gobierno se venció hace una semana, pero a la fecha, solo 700 de unos 7.000 tractocamiones se normalizaron. Buscan salida para los demás carros.

Tractomulas

Economía Por: Redacción Portafolio

La ‘gabela’ que el Gobierno les dio a las empresas de transporte de carga para que casi 7.000 vehículos normalizaran su situación y quedaran sin ‘prontuarios’ ya se venció y solo 700 lograron hacerlo.

(Lea: Casi la mitad de los proyectos de APP se quedan en el papel)

El pasado 20 de febrero se cumplió el año de vigencia de la Resolución 332 del 2017, en la que se le daban 365 días a estas firmas para que se pusieran el día, es decir, que desintegraran un vehículo de carga, hicieran un pago proporcional de acuerdo con el valor del carro irregular o utilizaran un certificado de cumplimiento de requisitos no usado previamente.

(Lea: Autoridades del Llano piden decisiones respecto al puente de Chirajara)

La cuestión es que ni siquiera el 10 por ciento logró terminar estos trámites y el panorama tiene en vilo la circulación de casi 5.000 tractocamiones, por lo cual los gremios del sector y el Gobierno Nacional están buscando una salida para destrabar dicho proceso, que incluye solamente a ‘mulas’ registradas entre el 2005 y 2015.

(Lea: A la fauna silvestre la siguen matando en la vía)

En principio, el aplazamiento del ultimátum está descartado por el lado del Gobierno. Portafolio consultó con el Ministerio de Transporte y el director de Tránsito y Transporte, Manuel González, confirmó que a pesar de los pedidos de algunos gremios, la opción de ampliar el plazo está –por ahora– por fuera de la mesa. “Discutiremos con el sector qué propuesta consideran que debemos implementar, pero por ahora los plazos ya vencieron”, señaló el funcionario.

Por su parte, las agremiaciones de empresas del sector están divididas sobre qué hacer frente a esta situación.

CONTRASTE DE OPINIONES

Por un lado, la Federación Colombiana de Transportadores de Carga y su Logística (Colfecar) está de acuerdo con que no se amplíe el plazo, pero que sí haya seguridad jurídica.

Juan Carlos Rodríguez, presidente de Colfecar, explicó que “el ajuste que se debería hacer en el Ministerio es que, además de los 700 vehículos que ya están saneados, se incluyan también 730 que están ‘en cola’ para lograr su normalización y otros tantos –no contabilizados– que también solicitaron un diagnóstico de su situación”.

Sobre estos últimos, explicó que muchas empresas hicieron la petición para saber el estado de sus solicitudes, “porque el Runt no arrojaba los datos claros, por lo cual deberían tener un tratamiento especial”, detalló Rodríguez, quien reiteró que ampliar el ultimátum generaría una inestabilidad jurídica y económica.

En contraste, Henry Cárdenas, presidente de la Federación de Empresarios del Transporte de Carga (Fedetranscarga) afirmó que empresas vinculadas a este gremio han hecho cientos de solicitudes ante el Mintransporte, a la par que denunció que estas no han salido a flote, a pesar de que han pasado cuatro meses desde los radicados.

Es más, el directivo gremial aseguró que ya hizo la petición formal a la cartera de Transporte para que ampliaran un año más el plazo de normalización, argumentando que “desde diciembre no hay personal en el Mintransporte para hacer estos trámites, debido a que ya se les acabó el presupuesto”.

Finalmente, agregó que una posibilidad que se baraja en el sector es la de que se ajusten el plazo final un mes más, es decir, hasta el 20 de marzo, “lo que de paso sería contraproducente, ya que si en un mes se bloquea el saneamiento, saldrían casi 5.000 vehículos del mercado, empezarían a escasear en las diferentes categorías y, si eso pasa, aumentaría el flete”.

EL PROBLEMA

Esta situación tiene, entonces, al sector en ascuas, por cuenta de que el futuro de los vehículos que no se normalicen podría llegar hasta el punto de cancelarse su matrícula, que en plata blanca implicaría la chatarrización de los tractocamiones. Eso sin contar los perjuicios disciplinarios, civiles o penales que tendrían que afrontar las empresas del sector.

Lo anterior, debido a prácticas irregulares en las matrículas, para las cuales el Gobierno le permitió empresarios de buena fe normalizaran su situación, pero también castigó a los involucrados en el llamado ‘cartel’ de la chatarrización.

Este último tiene a varias personas tras las rejas, ya que ingresaron al mercado tractocamiones violando la ley: algunos lo hicieron sin pólizas, otros matricularon dos o tres vehículos con la misma, y otros más lo hicieron con pólizas falsas o no avaladas por el Mintransporte.


Sebastián Londoño Vélez
seblon@eltiempo.com