Economía

Candidatos presidenciales debatieron sobre petróleo, fracking, minería y regalías

Juan Carlos Pinzón, Iván Duque y Germán Vargas Lleras coincidieron en que el desarrollo del sector minero-energético debe plantearse sin populismo y reconociendo su importancia estratégica.

Debate presidenciales minería y petróleo

Economía Por: Julian David Calderon Hortua

En la séptima edición de ‘Colombia Genera’, evento organizado por la Asociación Nacional de Empresarios (Andi) y que tiene lugar en Cartagena, se desarrolló el debate de candidatos presidenciales sobre minería, petróleo y energía. En él participaron Germán Vargas Lleras, Iván Duque y Juan Carlos Pinzón. La invitación se extendió a otros candidatos presidenciales que finalmente no asistieron. El debate fue moderado por Roberto Pombo, director de EL TIEMPO.

(Lea: Utilidad de Ecopetrol le da una mano a las finanzas del Gobierno)

Ante los empresarios y autoridades del sector minero-energético, los candidatos expusieron sus argumentos frente a temas coyunturales de esta industria, como la autosuficiencia petrolera, los yacimientos no convencionales o fracking, la minería ilegal y las regalías, entre otros.

(Lea: 'Hallazgo de nuevos pozos traerá más recursos para el país')

AUTOSUFICIENCIA Y FRACKING


En materia de autosuficiencia de hidrocarburos, Iván Duque señaló que para tomar decisiones en esa materia hay que reconocer primero que Colombia no es un país petrolero pero que tiene potencial en ese campo. Mostró preocupación por el hecho de que la producción haya caído desde el millón de barriles por día hasta cifras cercanas a 800.000 barriles diarios, lo que compromete las reservas de petróleo, que según cifras oficiales se calcula tienen una vida media de 7 años. Aseguró que los costos de producción y de transporte son altos, y que se tiene que trabajar para reducirlo. Además señaló como de vital importancia impulsar la exploración costa afuera.

En materia de yacimientos convencionales, Duque indicó que la discusión se está llevando a dos niveles que no se debería: el populismo y la negación. “No podemos caer en la trampa de decir que si no es fracking no se puede hacer más petróleo. Miremos dónde está el potencial y ver que se puede hacer por desarrollarlo (…) Hagamos bien primero la tarea con las fuentes convencionales de hidrocarburos, disminuyendo los costos de transporte por ejemplo, y luego si vamos a lo no convencional”, afirmó. Propone que en esa materia se evalúe la posibilidad de desarrollarlo en zonas desérticas, poco pobladas o sin población y sin afectación de acuíferos, y que en las zonas de desarrollo más pobladas se busquen consensos entre las empresas, el Gobierno y las comunidades para desarrollar pilotos que arrojen la información necesaria para evaluar un posible proyecto.

Frente a la autosuficiencia petrolera, Germán Vargas Lleras señaló que “en el marco de la campaña, con un criterio populista, algunos candidatos proponen un cambio de modelo. Prometen más salud, más educación, metas muy ambiciosas. Lo que no dicen es cómo se va a pagar eso”. Vargas Lleras hizo un llamado a reconocer que este sector sigue siendo la caja principal de la que salen los recursos para las principales inversiones del Estado. “Con la caída del precio del petróleo el Estado dejó de percibir 20.000 millones de dólares. El 50% de las inversiones que hace el Estado colombiano tienen como fuente al sector minero-energético”, explicó. En este sentido el candidato indicó que “el país no puede seguir apelando al endeudamiento. Es el sector minero-energético el que aportará la mayoría de recursos. Basta que repunte el precio del petróleo para que la economía tenga un mejor panorama. Sin populismos hay que hacerle entender a los colombianos que si se quiere avanzar en lo social, en los próximos años seguiremos dependiendo del sector”.

Refiriéndose al fracking, Vargas Lleras no lo descarta. Reconociendo que es un tema ‘delicado e impopular’, afirmó que el actual tamaño de los pozos y la productividad baja, hace pensar en que pronto debe haber una decisión en este sentido. “En el Magdalena Medio, las perspectivas y proyecciones en no convencionales son muy atractivas. (…) El precio del aprendizaje ya lo pagó Estados Unidos. Con una reglamentación adecuada podríamos traer compañías que den suficientes garantías e ir pensando en ese frente. No lo descartemos”, expuso.

Juan Carlos Pinzón, coincide la concepción de que la industria petrolera, minera y energética es vital para mejorar la calidad de vida de todos los sectores de la sociedad. “Las empresas e industrias pueden ser los mejores socios de las mejores prácticas ambientales, con el Gobierno como regulador. (…) Necesitamos hacer una gran sociedad entre las empresas, el Gobierno y el pueblo colombiano, que encuentre bienestar social derivado del buen desempeño económico”, dijo el candidato al principio del debate. Aseguró que no es solo una cuestión económica, sino también una cuestión geopolítica. “¿Qué tal nosotros dependiendo del petróleo venezolano? ¿O de Nicaragua? No es solo desarrollo y oportunidad económica, también hay que evaluar el escenario regional. (… ) Hay que impulsar el desarrollo del sector. ¿Cómo hacerlo? Creando el ambiente económico apropiado. No puede ser el debate ‘petróleo y oro o agua’, debe ser ‘petróleo, oro y agua’”, argumentó.

Hablando de yacimientos no convencionales, Pinzón señaló que de un tema que es muy técnico se ha hecho un debate político. Aseguró que si bien Colombia tiene una enorme riqueza hídrica que se debe cuidar, este compromiso se puede adelantar de la mano del desarrollo de la industria. “De fracking saben pocos, pero la discusión se volvió hacia el populismo. Hay que alejarse de eso, llevando la discusión hacia un elemento central: la protección del agua. (…) Como Embajador en EE. UU. Fui a Texas y Pensilvania, donde hacen fracking. El país no puede, simplemente por una postura ideológica cerrarse a esa conversación. Hay que llevarla a un plano técnico, de expertos y vayamos concluyendo donde sí y donde no. (…) Si lo hacemos, lo vamos a regular. Acá no vamos a experimentar”, concluyó.

REGALÍAS

En este aspecto, Juan Carlos Pinzón señaló que las experiencias del pasado no pueden olvidarse ni repetirse. “Antes en el modelo de regalías, se robaban la plata. Recordemos los casos de las piscinas de olas, los velódromos. (…) Ahora, con el nuevo modelo, las regiones no ven la plata”, afirmó. Pinzón señaló que los beneficios de la industria minero-energética deben ser visibles, por lo que propone que el Estado siga percibiendo una parte de las regalías, y que en las regiones productoras se asegure, mediante un acuerdo previo a la explotación, el desarrollo de proyectos que redunden en el bienestar de la comunidad. También que las industrias adelanten obras por impuestos.

Para Vargas Lleras, en materia de regalías es difícil que los congresistas acepten que se le reduzcan los márgenes a sus regiones. Insistió en la necesidad de acabar con los Ocad municipales, pues atomizan los recursos en proyectos que no superan los 1.000 millones de pesos y que no tienen impacto regional. “Los Ocad municipales le cuestan 350.000 millones de pesos al año a la nación. Para que un proyecto aprobado en un Ocad se haga realidad pasa más de 1 año y 4 meses. Eso tiene que simplificarse. (…) Es necesario que los proyectos de interés estratégico de la Nación tengan rango constitucional”, agregó.

Para Duque es inaplazable una reforma a las regalías. El candidato el criterio con el que actualmente se define cuánto de las regalías se va para las regiones productoras y cuánto se va para otras regiones. “Fue una decisión absurda, le quitaron mucho a las que regiones que producen. (…) La reforma a las regalías apostaría por un modelo de 50/50: 50% para la región productora y 50% para la Nación”, aseguró Duque. Insistió en que se debe dar regalías anticipadas para que las comunidades vean el efecto de los proyectos.

MINERÍA ILEGAL

En este campo Vargas Lleras afirmó que de llegar la presidencia, habría un mayor control a la maquinaria que se emplea en la minería ilegal, así como a la comercialización de los precursores químicos utilizados en estos procesos, como lo son el mercurio y el cianuro. También indicó que se hace necesario regular el mercado de la compra de oro, para tener mayor control de quienes lo producen y lo comercializan. “La minería ilegal está actualmente enfocada en las fronteras y hay una absoluta incapacidad del Estado para enfrentarla. Hoy este tipo de actividad es una de las principales fuentes de financiamiento de los grupos al margen de la ley”, argumentó.

Iván Duque hizo un llamado para que no se confunda la minería ilegal con la minería artesanal, afirmando que más del 70% de las unidades de producción minera no tienen título, por lo que no todas serían ilegales y que hay muchas informales. “Deberíamos retomar el concepto del comprador de oro en el banco de la República. Esto daría transparencia a los procesos de comercialización (…) Si queremos tener un sector minero próspero y legal primero hay que darle normatividad, actualicemos el código minero”, indicó.

En este tema, Pinzón recordó que él acuñó el término ‘minería criminal’. “En 2011, las fuentes de financiación de las Farc, el ELN y las bacrim ya no eran el secuestro ni la coca. Apareció la minería ilegal de oro y también de coltán (…) La empresa minera más poderosa hoy es el ELN (…) Me tiene muy preocupado que organizaciones ambientales, penetradas por organizaciones criminales, han convertido el tema del medio ambiente en contra de la minería formal e institucional y nada se dice de la minería criminal”, enfatizó.

Para finalizar, los tres candidatos presidenciales concluyeron el sector minero-energético es fundamental para el desarrollo del país y para el cumplimiento de las metas de desarrollo económico y social, y reconocieron la necesidad de impulsarlo desde el Gobierno.