Economía

La libre competencia y el proteccionismo

La imposición arbitraria de medidas ‘antidumping’ para la papa precocida y congelada en Colombia daría como resultado, muy seguramente, un aumento de los precios en los supermercados.

El Gobierno comprará mil toneladas de papa a los productores.

Economía Por: Portafolio

Recientemente, el gerente de Fedepapa dio declaraciones a Portafolio manifestando que la producción de papa en Colombia “no pasa de ser un cultivo de subsistencia y no existe ambición de extenderse a mercados internacionales”. Indicó además que las importaciones de la papa precocida y congelada desde la Unión Europea vienen creciendo de manera preocupante y que frente a esos hechos le había solicitado al Ministerio de Comercio que se investigue la posibilidad de un dumping. “Estamos a la espera de que se falle a nuestro favor”, concluyó.

(Lea: La producción de papa nacional, en desventaja por las importaciones)

El objetivo de la investigación que está llevando a cabo el Ministerio de Comercio, es determinar si los exportadores europeos están exportando a Colombia papa precocida y congelada con precios de dumping, es decir inferiores a los de venta en su mercado de origen, o inferiores a sus costos de producción, causando daño a la industria nacional.

(Lea: ‘Importaciones afectan industria local de papa’

Los exportadores alemanes, belgas y holandeses han presentado información detallada para demostrar que sus precios de exportación a Colombia no son de dumping.

Sus precios son el resultado de una industria eficiente que optimiza el proceso de producción,
minimizando el desperdicio, lo cual les permite exportar alrededor del mundo sin subsidios a la producción ni a la exportación.

(Lea: Por escasez, los industriales salen a rebuscarse la papa

Fedepapa ha presentado estadísticas que, de ser ciertas, ponen en evidencia un problema de productividad. Según el gremio, la importación de 45.000 toneladas de papa precocida y congelada desplazan 260.000 toneladas de producto fresco. Esto significa que en Colombia para producir 1 kilo de papa procesada se necesitan 6 kilos de papa fresca, mientras que la industria europea solo requiere 1,6 kilos de papa fresca.

La otra cara del problema es que la industria procesadora de papa en Colombia se caracteriza por la existencia de un actor con posición dominante: la filial de una empresa multinacional produce el 82 por ciento de la papa precocida y congelada en el país; esa misma empresa también importa el producto de Estados Unidos y Argentina (sin aranceles), de empresas hermanas del mismo grupo.

Siendo importador, mal puede alegar que debido a las importaciones tiene capacidad instalada ociosa. Este grupo parece usar como estrategia industrial establecerse en una nación emergente y después de unos años solicitar la adopción de medidas antidumping para eliminar la competencia de las importaciones europeas y así proteger su mercado doméstico e importar de firmas relacionadas establecidas en otras partes. Esa estrategia está siendo replicada en Colombia.

Es legítimo imponer aranceles punitivos para contrarrestar las prácticas de comercio desleal, pero no es legítimo hacerlo para resolver un problema de competitividad o para proteger una posición dominante. En ese contexto, Fedepapa se equivoca al solicitarle al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo la adopción de medidas antidumping.

La imposición arbitraria de medidas antidumping para la papa precocida y congelada en Colombia daría como resultado el aumento de los precios en los supermercados, el incremento de las importaciones de Estados Unidos y Argentina (reemplazando a las europeas) y un litigio ante la OMC.

Asociación de Productoresde Papa Procesada de Alemania (Bogk), de Bélgica (Balgapom) y de Holanda (Vavi)