Economía

Nueva conformación del Congreso no afectará la agenda económica

El apoyo del legislativo a las reformas económicas dependerá de las alianzas que haga el nuevo gobierno.

COngreso De la República

Economía Por: Julian David Calderon Hortua

Los resultados de la jornada electoral del pasado domingo determinaron cambios importantes en la conformación del Senado y de la Cámara de Representantes.

Con la adición de cinco curules para el partido Farc como parte de los acuerdos de paz, (no ganaron ninguna por votación), la llegada de la Lista de la Decencia y la presencia estable del Polo Democrático, la izquierda tiene un papel importante aunque no mayoritario. Se vio la pérdida de terreno por parte del Partido de la U, que fue la fuerza política más grande del Congreso en los últimos siete años, y la consolidación de los partidos de derecha, como el Centro Democrático y de ‘derecha liberal’, como califican algunos politólogos al partido Cambio Radical.

(Lea: Reacción positiva del mercado a los resultados electorales)

Lo dicho por Yann Basset, director del Observatorio de la Representación Política de la Universidad del Rosario, al diario EL TIEMPO, describe este panorama. “Será un Congreso más polarizado, significa que habrá una clara mayoría y una oposición que no será pequeña y será capaz de hacer control político”.

(Lea: La agenda económica que le espera al nuevo Congreso)

Pero a pesar de estos cambios, de acuerdo con Cristian Maldonado Pedrosa, docente del Politécnico Grancolombiano, no hubo una renovación tan significativa en el Congreso como para marcar un cambio en la tendencia de su trabajo legislativo en materia económica.

“Partiendo de este hecho, no es de esperarse que exista un viraje en materia económica, sino que se siga trabajando en torno a las discusiones planteadas en cuanto a la reforma tributaria, pensional, etc.”, indica.

Maldonado dijo que será el trabajo político del nuevo gobierno el que determinará si las reformas que decida impulsar tendrán o no el éxito esperado.

El apoyo a estas reformas dependerá de la capacidad que tenga el próximo gobierno de forjar alianzas con los demás partidos ya que ninguno contaría con mayorías explícitas en ninguna de las cámaras. Mucha de la discusión que se planteará en este próximo congreso tendrá que ver con la implementación de los acuerdos de paz y las exigencias que plantea en materia fiscal, además del debate que plantea en términos de una reforma agraria”, explica el académico.

AGENDA COMERCIAL

Aunque todo lo relacionado con la implementación de los acuerdos de paz será prioritario para el nuevo cuerpo legislativo, de acuerdo con Maldonado también se debe sacar tiempo dentro de la agenda para revisar si la efectividad de los acuerdos firmados por Colombia con sus socios comerciales, más ahora que el gobierno estadounidense inició con el endurecimiento de su política comercial.

“A lo largo de las últimas décadas Colombia se ha caracterizado por darle la bienvenida a procesos de apertura económica y no es de esperarse que esta inclinación cambie, cuando se ha demostrado que (con sus respectivas excepciones) estos procesos le han implicado al país saltos positivos en materia de crecimiento económico. Sin embargo, más que analizar en términos de mayor proteccionismo o apertura, el presente congreso deberá entrar a evaluar y revisar los distintos acuerdos de libre comercio firmados por el país y cuyos resultados, como los confirman las cifras de comercio exterior, han sido desastrosos”, indica Maldonado.

De hecho, para los inversionistas ha sido positivo el resultado de las elecciones legislativas del pasado domingo. Al iniciar la semana, el mercado reaccionó de manera positiva, de acuerdo con analistas como Daniel Lomabana de Acciones y valores, por el hecho de que los partidos que quedaron posicionados con las mayorías en el Congreso se caracterizan por tener inclinaciones promercado.

Sin embargo, Maldonado indica que en medio de un Congreso diverso como el que quedó conformado tras los comicios, se debería incluir en la agenda legislativa una discusión profunda para fortalecer sectores que si bien son importantes, según él han quedado rezagados.

Afirma el académico que “debe darse la discusión del modelo de producción que se ha enfocado durante las últimas legislaciones en la extracción de recursos naturales como carbón y petróleo, a expensas de la producción industrial y manufacturera y del abandono en términos de inversión pública en ciencia y tecnología”.