Economía

La pobreza monetaria en Colombia bajó en 2017 a 26,9%

De acuerdo con el Dane, 385.000 personas salieron de la pobreza el año pasado y 467.000 dejaron atrás la condición de pobreza extrema. La pobreza multidimensional también bajó.

pobreza Cartagena

Economía Por: Julian David Calderon Hortua

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) reveló que en 2017 el índice de pobreza monetaria se ubicó en 26,9%, dato menor al 28% registrado en el año 2016. Así mismo, el índice de pobreza extrema presentó una reducción al pasar de 8,5% en 2016 a 7,4% el año pasado. Asimismo, el índice de pobreza multidimensional bajó desde 17,8% en 2016 a 17% en 2017.

(Lea: Balanza comercial tuvo el dato más positivo desde 2015)

POBREZA MONETARIA

El índice de pobreza monetaria mide el porcentaje de la población con un ingreso per cápita menor a la línea de pobreza, que para el año 2017 se ubicó en 250.620 pesos. En otras palabras, según los datos oficiales los ingresos del 26,9% de la población colombiana no le alcanzan para comprar la canasta básica de bienes alimentarios y no alimentarios para satisfacer sus necesidades primordiales.

(Lea: Aprobado Conpes sobre Desarrollo Sostenible)

Según los datos del Dane, el año pasado se mantuvo la tendencia de mayor pobreza monetaria en el campo colombiano. En 2017 el porcentaje de personas clasificadas como pobres en las 13 principales ciudades fue de 15,17%, en las cabeceras fue del 24,2%, mientras que en los centros poblados y rural disperso fue del 36,0%.

Los datos oficiales señalan que 385.000 personas salieron de la pobreza el año pasado.

Por ciudades, Quibdó, Riohacha y Florencia registraron el mayor índice de pobreza monetaria, con 47,9%, 46,9% y 33,7%, respectivamente.

Las ciudades con menor pobreza monetaria registrada en 2017 fueron Bucaramanga, Bogotá y Pereira, con 12%, 12,4% y 12,7%, en su orden.

POBREZA EXTREMA

Una persona está en condición de pobreza extrema cuando no cuenta con ingreso mensual suficiente para lograr un nivel mínimo de sobrevivencia. En el caso de Colombia, para 2017, la línea de pobreza extrema se ubicó en 116.330 pesos, por lo que un hogar de cuatro personas se considera en pobreza extrema cuando su ingreso mensual total está por debajo de 465.320 pesos.

En 2017 el 7,4% de la población colombiana estuvo en esta condición de pobreza extrema, según el Dane. El dato es menor al 8,5% de incidencia de pobreza extrema reportado en el año 2016.

Esto quiere decir que más de 469.000 personas salieron de la pobreza extrema en 2017.

En este aspecto se profundiza más la brecha socialen el campo. El índice de pobreza extrema en las 13 principales ciudades fue de 2,7%, en las cabeceras fue de 5%, mientras que en los centros poblados y rural disperso se ubicó en 15,4%.

POBREZA MULTIDIMENSIONAL

De acuerdo con el Dane, el índice de pobreza multidimensional tiene en cuenta cinco aspectos determinantes en la calidad de vida, como lo son las condiciones educativas del hogar, condiciones de la niñez y la juventud, salud, trabajo, y el acceso a los servicios públicos domiciliarios y condiciones de la vivienda. Estas 5 dimensiones involucran 15 indicadores, y son considerados pobres los hogares que tengan privación en por lo menos el 33% de los indicadores.

Teniendo claro esto, se puede entender mejor el dato estadístico oficial.

En 2017, este índice evidenció que el 17% de la población colombiana carece de gran parte de los indicadores mencionados anteriormente. El dato es menor en 0,8% en comparación a la pobreza multidimensional registrada en 2016.

En el dato desagregado se ve que el mayor problema está en la falta de un trabajo formal (72,7%). Le siguen un bajo logro educativo (43,4%), rezago escolar (29,3%) y desempleo de larga duración (12%).

Cuando se analiza la seria estadística 2010 – 2017 en estos aspectos, se ve una evolución favorable en cuanto a la reducción de las mayores privaciones. Bajo logro educativo pasó de 55,4% en 2010 a 43,4% en 2017. La falta de aseguramiento en salud pasó de 21% a 10,3% en el mismo lapso.

Sin embargo, también se ven deterioros en otros indicadores como el desempleo de larga duración, que pasó de 9,9% en 201 a 12% en 2017.


Julián Calderón H.
julcal@eltiempo.com