Economía

Ganadores y perdedores con la caída del precio del dólar

Los exportadores son los más afectados por el descenso de la divisa, pero la Nación se favorece por el aumento de los ingresos fiscales y el menor costo de la deuda.

Dólares

Economía Por: Redacción Portafolio

El descenso del precio del dólar, cuya Tasa Representativa del Mercado (TRM) cerró ayer en $2.780,04, la cifra más baja desde el 2015, tiene preocupados a algunos sectores de la economía, pero felices a otros, entre ellos al Gobierno.

(Lea: Dólar cayó este martes a su nivel más bajo desde 2015)

Teniendo en cuenta que existe una alta relación, inversamente proporcional, entre el valor del dólar y la cotización internacional del petróleo, uno de los primeros beneficiados es el fisco, debido a que el incremento de los precios del crudo favorece los ingresos de la Nación para el próximo año y se reduce la deuda pública actual.

(Lea: Macrorrueda de negocios de Procolombia dejó negocios por más de 31 millones de dólares)

De hecho, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, aseguró ayer a través de Twitter que “el petróleo Brent a US$70 y un promedio en lo corrido del año de US$67, indica que: 1. El déficit externo será inferior a 3% del PIB en 2018. 2. El petróleo aportará mayores ingresos fiscales en 2019 vs. este año. 3. La tasa de cambio promedio del 2018 estará por debajo de lo proyectado ($3.050)”.

La realidad es que con un precio del barril Brent de US$70,11, el sector petrolero no solo es uno de los ganadores con la descolgada del dólar, sino que el negocio de extracción y exploración de hidrocarburos se está fortaleciendo, y haciéndose cada vez más atractivo para los inversionistas.

La industria petrolera considera que superar los US$70 por barril asegura el plan de inversiones para el 2018, el cual está trazado entre US$4.500 millones y US$4.900 millones. Según la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), esto representa un crecimiento de entre el 30% y 45% con relación al 2017.

A FAVOR DE LA INFLACIÓN

El descenso del precio del dólar favorece al país en general, por el lado de la inflación, ya que los productos importados bajan de precio. Igualmente, a quienes tengan planes de viaje al exterior o deban enviar remesas a sus familiares para estudio o cualquier otro motivo, les saldrá más barato.

Por el contrario, con el dólar bajo no se favorecen quienes reciben remesas de sus familiares que viven fuera del país, pues obtendrán menos pesos por los mismos dólares. De profundizarse la revaluación, esto podría generarles problemas a quienes residen fuera de Colombia y están pagando deudas en el país, ya que tendrán que girar más dólares para cumplir sus compromisos.

LOS PERDEDORES

En efecto, la revaluación del peso colombiano frente al dólar tiene como principales perdedores a los exportadores distintos a hidrocarburos, quienes reducen competitividad, ya que por estos días recibirán menos pesos por los mismos productos que envían al mercado internacional.

Para los hogares, el lado negativo es el impacto que el menor precio del dólar pueda tener sobre el empleo, en la medida en que los empresarios que exportan reducen su producción porque les es menos rentable que antes. Esta situación puede venir acompañada de un recorte de su planta de personal.

En concreto, los grandes perjudicados con la caída del precio del dólar son los productores de café, banano, flores, azúcar e industriales, entre otros.

No obstante, estos mismos empresarios (los exportadores) se lucran en la medida en que pueden adquirir materias primas, maquinaria y tecnología más baratas.

Para Javier Díaz, presidente de Analdex, la revaluación del peso “influye sobre la competitividad internacional de los exportadores, por lo que resulta más difícil competir en esos mercados. Por otro lado, beneficia a los importadores y a quienes están endeudados en dólares”.

El directivo señaló que se van a presentar complicaciones al momento de competir con productos importados porque van a estar más baratos. “Antes de que ocurran estos eventos, mi consejo es que los empresarios exportadores utilicen coberturas para tratar de estabilizar el efecto de la tasa de cambio. Hay que dejar de apostarle a la ruleta para poder asegurar el flujo de caja”.

Díaz opinó que hay que analizar cuánto podrá durar esta tendencia, ya que el dólar se había estabilizado alrededor de los $2.800, por lo que podría replantear los objetivos exportadores de algunas compañías. “Puede generar una ola donde las empresas exportadores, que hacen un gran esfuerzo por vender a nivel internacional, se plateen comercializar solo en el mercado local. Pone en peligro los planes de diversificación de mercados que tanto hemos trabajado”, indicó Díaz.

Por otro lado, en cuanto a las firmas manufactureras exportadoras, este efecto del dólar tiene dos consecuencias: una, la de la caída de su rentabilidad por la devaluación, y dos, un precio competitivo para la maquinaria o insumos importados que no se producen en Colombia y que necesitan para fabricar y exportar sus bienes.

GOLPE A CAFETEROS

La situación de los productores de café se afecta con el dólar barato, pues el precio interno de compra del grano está hoy por debajo de sus costos de producción. El mercado abre hoy a $710.000 la carga, cifra que no se registraba desde el 4 de octubre del 2010. Se estima que el costo de producir una carga es de $750.000.

Los cafeteros dicen que hay mucho grano guardado en las cooperativas, pues por el precio de venta no es rentable sacarlo ahora.

La situación es más grave si se tiene en cuenta que la cosecha de mitaca inicia a mediados de abril. La única esperanza es que el precio mejore en el segundo semestre de este año, pues los inventarios reportados por los corredores de bolsa indican que estos volúmenes han caído.