Economía

Colombia, uno de los países más costosos para formalizar trabajadores

Un estudio tuvo en cuenta el costo que acarrea al empleador el pago por contribuciones obligatorias (pensión, salud, caja de compensación), entre otros.

Buscan formalizar a más trabajadores colombianos

Economía Por: Portafolio

Entre 20 naciones de América Latina y el Caribe, Colombia ocupa el segundo lugar, como el país en el que más cuesta formalizar a un trabajador que está en el mercado laboral informal, según análisis del Centro de Pensamiento Económico Fedesarrollo, a partir de un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Lea: ('Colombia debe mejorar la infraestructura y reducir la informalidad para crecer', FMI).

Mientras que ese cálculo en la región es del 80 por ciento del ingreso que obtiene el empleado en la informalidad, en Colombia, el indicador sube a 116,7 por ciento, lo que para Fedesarrollo “es preocupante”.

Lea: ('Tendemos a la informalidad, porque es difícil ser formal’).

Así las cosas, por cada 100 pesos que gana un trabajador no vinculado con todas las de la ley, al empresario le costaría 116 pesos adicionales formalizarlo. En el promedio de América Latina, dicho costo sería de 80 pesos, mientras que en el extremo opuesto está Trinidad y Tobago, donde el incremento sería solo de 20 pesos.

Para llegar a este cálculo, que, para Fedesarrollo, debería ser insumo para formular nuevas políticas públicas laborales, el estudio tuvo en cuenta el costo que acarrea al empleador el pago por contribuciones obligatorias (pensión, salud, caja de compensación), el costo por pagarle vacaciones remuneradas, los bonos que eventualmente dan en algunas empresas y las indemnizaciones en caso de que el empleado tenga que ser despedido.

Para los investigadores de Fedesarrollo, si bien en Colombia se han hecho reformas encaminadas a bajar los costos salariales y, por esa vía, aumentar la formalización de los puestos de trabajo, “este país sigue teniendo costos salariales y extrasalariales relativamente altos en la región, lo cual sugiere la necesidad de seguir promoviendo políticas que los reduzcan para que se dinamice la formalidad en la economía”, dice el estudio.

El país que lleva la delantera en el costo más alto para formalizar a un empleado, según el estudio, es Uruguay, donde la cifra asciende a 122 por ciento. En naciones más cercanas a nuestra realidad, como Chile, el costo es de 42,2 por ciento. En Perú y Argentina es de 107 por ciento, y en Venezuela es del 50,1 por ciento.

Hay que destacar que existen hondas diferencias entre el salario formal y el ingreso informal. El análisis de Fedesarrollo cita que el salario formal anual en el país, en promedio, es de 14.932 dólares (unos $ 44 millones o $ 3,7 millones mensuales). Entre tanto, el de un trabajador informal es de 6.841 dólares ($ 20,5 millones anuales). Esto implica que, al pasar a la formalidad, con un ingreso mayor, suben todos los costos no salariales.

Es por ello que, “los costos extra salariales hacen que la formalización del empleo sea más difícil en Colombia”, expresa Juan Sebastián Corrales, uno de los investigadores de Fedesarrollo. Muestra de ello -cita el estudio- es que tras la reforma tributaria del 2012, que restringió la carga tributaria por pago de salud, contribución al Sena y al ICBF (hasta un tope de salario lo financia el Estado), tuvo ya efecto. “El empleo formal ha venido creciendo y hoy, en las 13 ciudades principales la formalidad supera la informalidad (53% vs. 47 %)”, dice Fedesarrollo.

Corrales expresa que uno de los problemas en Colombia es que “el salario crece en forma desconectada a la productividad del trabajador”.

Para Stéfano Farné, del observatorio Laboral de la Universidad Externado de Colombia, en el cálculo que señala Fedesarrollo, según el cual, el costo de formalizar a un trabajador es de 116 por ciento, no se tuvo en cuenta que “un empleado formal es hasta siete veces más productivo que el informal, con lo que no solo la empresa gana más, sino también el país”.

Farné insiste en que si bien los costos no salariales tienen que ver en la alta informalidad en el país, no es lo único. También influyen las trabas y cargas administrativas y los impuestos, entre otros.


ECONOMÍA Y NEGOCIOS