Economía

Nueva propuesta de Asofondos para reformar las pensiones

El sistema debe basarse en el ahorro y la capitalización para que sea financieramente viable, con más cobertura, y que responda a las nuevas realidades del mercado laboral.

Santiago Montenegro Trujillo

Economía Por: Redacción Portafolio

Ante los cambios que han tenido la población y el mercado laboral, un sistema pensional de ahorro y capitalización luce como la única alternativa para que sea viable en términos financieros, y para que más adultos mayores puedan contar con un ingreso al término de su etapa laboral.

(Lea: Ahorro pensional de los colombianos superó los 229 billones de pesos)

“Colombia, como sociedad, tiene la necesidad de un sistema que sea viable y que provea pensiones buenas y justas”, explicó el presidente de Asofondos, Santiago Montenegro.

(Lea: ‘El gran reto es entender que hay que ahorrar más’)

En ese sentido, el gremio de las administradoras privadas de pensiones y cesantías ya tiene una nueva propuesta para reformar el sistema, cuyos detalles se darán a conocer a finales de esta semana, durante su Congreso anual.

Por lo pronto, Montenegro anticipó que “el debate no está entre un sistema público o privado, sino que debe darse entre si es viable o inviable”.

NUEVA REALIDAD

El directivo explicó que en los últimos años, el mercado laboral y la demografía han tenido una serie de cambios que obligan a que el sistema pensional se ajuste, pues en las condiciones actuales serán cada vez menos las personas que puedan acceder a una mesada.

Por un lado, está la transición demográfica. Aunque podría decirse que Colombia es un país joven, con 7 trabajadores por cada adulto mayor, lo cierto es que las condiciones del mercado laboral en el país ponen una realidad diferente.

Los altos niveles de informalidad en el país (se estima que de 22 millones de personas que conforman la fuerza laboral, solo 7 millones son trabajadores formales que aportan a seguridad social) hacen que, en la práctica, solamente haya dos personas cotizando por cada adulto mayor.

Y, más recientemente, ha habido otra transformación relacionada con la digitalización, en la cual la inteligencia artificial y otras herramientas tecnológicas están desplazando a los trabajadores formales, lo cual tiene implicaciones directas en sus cotizaciones a la seguridad social.

Ante ese panorama, Montenegro insiste en que el único camino es el sistema de ahorro individual con capitalización. Aunque esto eliminaría el régimen de prima media de manera gradual (pues se mantendría para las personas que ya tengan adquirido este derecho), no quiere decir que se elimine Colpensiones.

Esto, si se tiene en cuenta que, independientemente de si las administradoras de pensiones son públicas o privadas, funcionarán bajo las mismas condiciones y régimen de inversiones (como pasa hoy con aseguradoras y fiduciarias).

Pero aparte de esto, Colpensiones podría gestionar además un programa ampliado de Colombia Mayor (que da un beneficio en dinero a los ancianos más pobres), así como los Beneficios Económicos Periódicos (Beps), ambos con recursos de lo que hoy se paga en subsidios.

Como se recuerda, los Beps son un mecanismo para que las personas ahorren, que es complementado por el Estado.

Sin embargo, Asofondos plantea ajustarlos, para que puedan beneficiar a quienes tienen derecho a la devolución de saldos aportados por no haber cumplido con las condiciones para una pensión, de manera que puedan completar una renta vitalicia.

El gremio calcula que, juntando todos estos beneficios, la cobertura pasaría del 35 por ciento de hoy (que incluye a los beneficiarios de Colombia Mayor), a 65 por ciento en el 2050.

Al ser consultado sobre cambios paramétricos (edad, cotización, semanas), Montenegro señala que todavía no son prioridad si se saca adelante la propuesta.

Otro de los frentes de trabajo de los distintos actores del sector es la educación financiera para incentivar el ahorro en independientes y ‘millennials’.

Finalmente, el directivo señaló que cualquier reforma pensional que sea impulsada en el futuro “no puede ser una reforma tributaria disfrazada, ni que el sistema sea un proveedor de recursos para el Gobierno”.