Economía

Importaciones de café son para procesar y exportar

La plata para comprarlo es de la caja de Café Liofilizado, no de la parafiscalidad. Colombia ha traído café desde hace más de 40 años.

Café

Economía Por: Portafolio

La empresa Buencafé Liofilizado de Colombia importará café de diferentes procedencias, con el fin de procesarlo como café liofilizado, con destino exclusivo a las exportaciones.

Esta fue la claridad que hizo en la tarde de ayer la Federación Nacional de Cafeteros frente a las inquietudes suscitadas porque, supuestamente, esas importaciones se pagarían con los recursos del llamado Fondo Nacional del Café, la cuenta parafiscal que administra la Federación.

(Lea: Importarán café con plata de la parafiscalidad

También se aclaró que las compras se financiarán con recursos propios, así como de créditos con los bancos nacionales y que será robusta (que no se siembra en Colombia).

En general, el robusta tiene casi el doble de cafeína que el arábica; al igual que este último es originario de África, crece en zonas secas, es poco digestivo, amargo y poco perfumado.

(Lea: Cafés especiales, salida a crisis de 25 millones de productores

Este tipo de cafés se siembran en Vietnam, otros países del sureste asiático y Brasil, entre otros.

La Federación recalcó que el volumen representará máximo 2 por ciento de sus compras totales de materia prima y “no reemplazará en absoluto las compras a los caficultores.

(Lea: El café alcanza niveles de precio críticos en el mercado internacional

“La importación es para hacer maquila y exportar, porque buena parte de la industria de solubles del mundo lo que usa son robustas, porque es mucho más eficiente a la hora de convertirlo en café soluble”, explicó el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), Roberto Vélez.

En las cuentas de la Organización Internacional del Café (OIC), el robusta representa el 40 por ciento de la producción mundial cafetera; el restante 60 corresponde a los llamados suaves colombianos, otros suevas y naturales brasileños.

Vale la pena señalar que desde finales del 2015 Colombia exporta cafés de inferior calidad (pasillas), diferentes al excelso.

“Estas calidades diferentes incluyen aquellos conocidos como segundas o coproductos, es decir aquellos que no cumplen con las normas mínimas de calidad de Excelso de Exportación para el Café de Colombia.

“Lo que busca esta medida (exportar pasillas) es fortalecer la rentabilidad del caficultor y valorizar su canasta de ingresos, de granos que tradicionalmente se destinan a segmentos y nichos específicos del mercado doméstico colombiano o de mezclas en algunos mercados internacionales”, dijo la Federación en su momento.

Por esto, se supone que hay escasez de cafés de inferior calidad para abastecer los procesos de cafés industriales.

La decisión de importar café se tomó en la pasada reunión del Comité Nacional de Cafeteros, teniendo en cuenta que el mercado está demandando cada vez más productos con diferentes perfiles de taza, los cuales se logran con mezclas entre materias primas de diferentes orígenes y que los competidores de Buencafé ya ofrecen este tipo de productos.

Según el Dane, durante lo corrido de este siglo Colombia ha venido importando café de diferentes procedencias. En el 2017 estas importaciones sumaron algo más de 700.000 sacos de 60 kilos.