Economía

El aseguramiento privado en salud, una apuesta para todos

Permitir que los particulares, no solo participen como empresa con posibilidades de rentabilidad, sino como responsables del bienestar de la sociedad, es una buena forma de hacer que los recursos se focalicen en comunidades con más necesidades.

Salud en Colombia

Economía Por: Portafolio

El aseguramiento es una forma tradicional de solidaridad, gracias a este los riesgos se reparten entre varios asegurados y en caso de siniestro o afectación de uno de ellos, el resto de manera solidaria asume las consecuencias del hecho.

La cultura del seguro, también está muy vinculada al concepto de prevención, de evitar los accidentes, de prevenir validando las condiciones del bien asegurado y tomar las medidas necesarias para evitar el deterioro del mismo.

(Lea: Aliados inmobiliarios, secreto de EPS Sanitas para crecer)

Esto resulta claro, cuando se habla de inmuebles, vehículos, empresas, carga, y en general de todos aquellos objetos que sean asegurables.

No obstante, al hablar de aseguramiento en salud, se está hablando de personas, y la razón de ser del aseguramiento en salud, va más allá del simple hecho de pagarle a alguien una retribución en caso de que su salud se vea afectada, el aseguramiento en salud propende por el bienestar, por esto, es el más noble de todos los seguros, porque busca también que a través de un pacto social solidario una gran cantidad de personas asuman los posibles costos de sus tratamientos en salud, pero es también una forma de cuidar a las personas, de acompañarlas en todas las etapas de su vida, especialmente en aquellas que son las más importantes.

(Lea: Medicinas más formuladas en ‘No POS’ pasarían a plan básico

El aseguramiento privado en salud, tiene además grandes virtudes, pues trabaja en pro del bienestar, entendiendo que conocer a la población, generar programas de prevención, es una buena forma de reducir riesgos y evitar enfermedades, pero también es una responsabilidad social, pues apostarle a la salud de una sociedad, procurar su bienestar es una maravillosa forma de hacer empresa y de aportarle al país.

De este modo el aseguramiento privado en salud y especialmente las empresas dedicadas a los planes voluntarios de salud, se convierten en un aliado de las políticas de Estado, le disminuyen carga, restándole peso al sistema tanto en temas operativos como en costos.

Tema que fue abordado en el artículo publicado en la edición No 15 de la Revista de la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral -Acemi-, en donde se plantea que “desde la perspectiva del plan obligatorio, un afiliado con póliza de salud tiene un costo promedio para el sistema de $303.448 frente a un afiliado que no tiene póliza, el cual tiene un costo promedio de $740.000 en igual periodo.

Al igual que en la Medicina Prepagada, las anteriores cifras sugieren que la póliza de salud tiene un efecto positivo sobre el sistema obligatorio, dado que los afiliados que mantienen una afiliación a este Plan Voluntario de Salud tienen un costo menor en el POS, debido a que sus consumos en servicios de salud los realizan por medio de la póliza de salud. El costo de la persona con póliza es el 41 % del costo de una persona que no tiene póliza de salud”.

El enfoque actual de la Gestión en Salud está centrado en la promoción y la prevención. La Organización Mundial de la Salud en la 9ª Conferencia Mundial de la Promoción de la Salud realizado en Shanghái en 2016, declara su compromiso con estrategias como asegurar entornos de consumo que promuevan elecciones saludables y el control de los ciudadanos sobre su propia salud, por lo tanto la Gestión del Riesgo en Salud desde el punto de vista del asegurador cada vez más, debe tender de ser curativo-paliativo a invertir en prevención y atención primaria involucrando al individuo como actor principal de su salud, lo cual se revierte en mejor calidad de vida para él y control del costo en salud para el asegurador.

De hecho en el año 2015, la ONU aprobó la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible, un llamado a la acción para que todas las sociedades promuevan un nuevo camino que permita “mejorar la vida de todos, sin dejar a nadie atrás”. Dicha Agenda cuenta con 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, que incorporan aspectos que van desde la eliminación de la pobreza hasta el combate al cambio climático, la educación, la igualdad de género, la defensa del medio ambiente y el diseño de nuestras ciudades, entre otros.

Puntualmente en el tercer Objetivo de la Agenda, se reconoce como fundamental la promoción de la Salud y el Bienestar. En este objetivo se busca garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades, entendiendo que es fundamental propender por una vida saludable y promover el bienestar universal.

De este modo, en un sector en donde las cargas operativas y de costos son muy altas, encontrar formas de distribuir esas cargas y permitir que el sector privado, no solo participe como empresa con posibilidades de rentabilidad, sino como responsable de trabajar por el bienestar de la sociedad, es una buena forma de hacer que los recursos se focalicen en aquellas comunidades con más necesidades, por lo que los empresarios del sector salud, se convierten en un excelente aliado del Estado y en una buena opción para resolver en parte la sobredemanda al sector.

Jaime Barrero Fandiño
Presidente Corporativo
Medplus Holding Group