Economía

Pese a alto riesgo de corrupción, hay poca vigilancia del Estado

Gran parte de los departamentos que viene recibiendo mayores giros fiscales por el Gobierno está en alerta por este flagelo, dice estudio. Las regalías también peligrarían.

Corrupción

Economía Por: Redacción Portafolio

Colombia tiene bajos niveles en el uso de los hallazgos fiscales en las regiones y los organismos de control, la Fiscalía y el Gobierno Nacional no están focalizando su trabajo en las entidades con mayores riesgos de ser permeadas por la corrupción.

(Lea: Los $2 billones que le frenaron al presupuesto de varios entes)

La conclusión la hicieron Víctor Saavedra y Fabián Conde en un estudio llamado ‘Descentralización y corrupción en Colombia’, realizado por el centro de estudios Fedesarrollo, en el cual los investigadores encontraron que la descentralización fiscal –modelo exitoso para el reparto de recursos públicos en las regiones– debe fortalecerse en el territorio nacional.

(Lea: La Uiaf lidera grupo internacional de trabajo contra la corrupción en Venezuela)

Los investigadores concluyen que, para lograr esto, “deben estar claramente definidas las responsabilidades de los diversos niveles de gobierno y debe haber sanciones por un desempeño inadecuado”.

En plata blanca, lo que Saavedra y Conde identificaron fue que si bien la descentralización fiscal es una base sólida para reducir la corrupción, de esto depende que las instituciones estén bien consolidadas en los territorios, cosa que no sucede en algunos municipios y departamentos del país.

La falta de control y vigilancia ha llevado al “aumento de espacios para que estos gobiernos subnacionales fueran permeados por organizaciones electorales ilegales y corruptas; limitando así los resultados de la descentralización fiscal en términos de desarrollo regional”.

Así las cosas, el estudio encontró que Cesar, La Guajira, Magdalena, San Andrés, Sucre, Amazonas, Caquetá, Guainía, Guaviare, Vaupés y Chocó hacen parte del grupo de departamentos con peores condiciones de desempeño institucional y mayor riesgo de corrupción, a pesar de que tienen altos índices de giro de recursos estatales.

Los de mejor desempeño fueron Atlántico, Cundinamarca, Antioquia, Risaralda, Caldas y Valle del Cauca, lo que demuestra que la descentralización fiscal ha sido heterogénea. Asimismo, los expertos encontraron que en los municipios es normal encontrar que a mayor ingreso corriente, mejor es el desempeño institucional, situación que no sucede en los departamentos. Incluso, aquellos catalogados como de mayores ingresos también quedaron identificados como de mayor riesgo de corrupción y pobreza.

ALERTA POR REGALÍAS

A renglón seguido, el informe del centro de estudios indica que la corrupción ha sido el principal obstáculo para la consecución de los propósitos.

Es más, agrega el estudio, “aún es posible identificar fallas en el proceso (de inversión de recursos) que son potencial fuente de riesgo de corrupción (...) como los requisitos en las actas de aprobación en el Ocad y la fase de priorización de las entidades territoriales basadas en intereses propios”.

Asimismo, se encuentran la presión para aprobar proyectos que no necesariamente cumplen con los requisitos y la transparencia de los procesos contractuales, entre otras cosas.

El caso más crítico se da en el nivel municipal, en el cual el aumento de las regalías se correlaciona con el riesgo de corrupción, aspecto que ha venido denunciando la Contraloría General de la República,
en el sentido de que el Sistema General de Regalías (SGR) es una de las principales fuentes de los ‘elefantes blancos’.

Esta fue una de las razones del ente de control para indicar que urge una reforma al manejo del SGR, debido a que –solo en el último año– la cifra de esta materia, que terminó en obras inconclusas o que no prestan un servicio, superó los $320.000 millones.

Este panorama coincide con el expuesto por Saavedra y Conde, quienes aseguran que “existe una alta correlación entre riesgo de corrupción y regalías como porcentaje de ingresos totales a nivel municipal”, lo que se suma a que los sistemas de monitoreo y control están levemente alineados en la prevención, pero lejos de la corrección y las sanciones, tanto discipinarias como penales.