Economía

Las deudas de la Nación en el 2017 superaron los $800 billones

Un informe de la Contaduría General señala que esta cifra corresponde casi al 89% del PIB nacional y tuvo un aumento cercano al 7%.

Un 40 % de la deuda externa colombiana está denominada en bonos emitidos por la Nación y empresas.

Economía Por: Portafolio

Más de $52.000 millones fue el incremento registrado por la Nación, el año pasado, en el consolidado de sus deudas, cifra que –en total– es cada vez más cercana al 90% del PIB total del país.

Este es el balance que le entregaron 351 entidades a la Contaduría General de la Nación y hace una especie de balance financiero del Estado colombiano, al estilo de una empresa, con base en sus activos, pasivos, intereses minoritarios y patrimonio.

(Lea: La deuda del Gobierno ya es el 43% del PIB

Según Pedro Luis Bohórquez, contador general, el universo consultado incluye a 354 entidades, de las cuales “219 corresponden a entidades clasificadas como gobierno general y 135 como empresas financieras y no financieras”.

Y agregó que en el balance hecho se encontró que, mientras los pasivos (deudas) representan casi el 90% del PIB, los activos alcanzan a ser el 72%, mientras que el patrimonio es de -$173.000 millones.

(Lea: Deuda externa colombiana llegó a 123.927 millones de dólares en noviembre

Este resultado negativo, que fue peor al del año anterior se dio –en buena parte– por los incrementos de los activos, pasivos e intereses minoritarios, “lo que trae como consecuencia una disminución del patrimonio en $20.282 millones, que continúa siendo negativo”, añadió Bohórquez.

(Lea: Colombia colocó TES con vencimiento a 32 años por primera vez

‘CULEBRAS’


Paralelo a los datos presentados por la Contaduría, dicha entidad encontró que las ‘culebras’ totales de la Nación al 31 de diciembre del año pasado superaron los $811,5 billones y registraron un aumento de casi 7% frente a los resultados del 2016.

De esta astronómica cifra, una tercera parte (es decir, casi $275.000 millones) corresponden a obligaciones corrientes, lo que significa que deben ser pagados en menos de un año, mientras que el endeudamiento a largo plazo u obligaciones no corrientes ascienden a $537.213 millones.

Dichas deudas, al igual que sucedió en el 2016, estuvieron jalonadas por las operaciones de crédito público y financiamiento con banca central, que representaron más de la mitad de los pasivos.

Sin embargo, si se observa la variación de saldos por pagar a nivel nacional, el ranquin lo lideraron los saldos de operación recíprocas en los pasivos (creció 19,5%), los pasivos estimados (13,9%) y las obligaciones laborales y de seguridad social (10,9%).

En este punto hay otro que destaca la Contaduría y tiene que ver con el grupo de cuentas por pagar, que es de los que más celeridad necesitaría para que el Estado le gire los recursos. Entre estos se encuentran $27.812 millones para acreedores, $10.496 millones de intereses, $8.911 millones de adquisición de bienes y servicios nacionales y $7.102 millones de recursos recibidos en administración.

Otro de los datos que el contador del país registró en su informe del 2017 tiene que ver con la deuda de Colombia con la banca multilateral, que asciende a casi $55.000 millones y que lideran el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Interamericano de Reconstrucción y Fomento (Birf) y la CAF.

ACTIVOS, OTRO BALANCE


Sin embargo, las anteriores no son las únicas cuentas financieras que registró la Nación el año pasado.

En cuanto a activos, la Contaduría registró un saldo de $657.164 millones, lo que significa que hubo un incremento de 5,5% frente al 2016.

De este total, una tercera parte corresponde a activos corrientes, lo que quiere decir que “son fácilmente convertibles en efectivo y que se pueden realizar o consumir durante un ciclo normal de operaciones”, según el informe en mención.

En plata blanca, este último punto registra un saldo de poco más de $190.000 millones, mientras que los activos restantes –no corrientes– superan los $466.000 millones.

La cifra no es menor, si se tiene en cuenta que los activos de esta categoría corresponden a “bienes y derechos de relativa permanencia, que se adquieren con el fin de utilizarlos, consumirlos o explotarlos, y no con la intención de comercializarlos”, dice la entidad.

La cuestión acá es que al hacer el cruce de activos, pasivos e intereses minoritarios de la Nación en empresas privadas, el patrimonio del Estado colombiano registró nuevamente un saldo negativo, pero esta vez con cifras mayores: mientras en el 2016 era de -$152.881 millones, el año pasado registró -$173.163 millones.

REFICAR, EJE ESPECIAL

La Contaduría incluyó en su informe del 2017 un punto sobre la Refinería de Cartagena (Reficar), sobre la cual resaltó que tuvo un incremento de 6,3% en el activo, el cual se explicó en buena parte, según el ente, “por el aumento del grupo ‘Propiedades, planta y equipo’, que registró un incremento de $879 millones”. De este modo, la entidad contable concluyó que: “El activo de Reficar equivale al 2,9% del PIB corriente de Colombia para el 2017, el pasivo el 1,0% y el patrimonio el 2,0%, respectivamente”, cifras con las cuales también destacó una baja en las deudas de la firma, que cayeron casi 50%, llegando a $8.688 millones.