Economía

Cámara de Comercio de Bogotá: un compromiso de 140 años

Hoy la entidad trabaja en impulsar la vocación productiva de la ciudad a través de la Estrategia de Especialización Inteligente.

Mónica de Greiff

Economía Por: Portafolio

Bogotá y Cundinamarca componen el centro de negocios más grande de la economía colombiana. Con sus cerca de 790.000 empresas y establecimientos de comercio registrados, contribuye de manera decidida al crecimiento productivo del país.

Lea: (Hasta hoy tendrá beneficios adicionales si renueva su matrícula mercantil por internet).

La capital de Colombia es además el más grande centro urbano por el tamaño de su población, estimado en 8,2 millones de habitantes y genera el 26% del PIB del país, con un total de US$72.683 millones, cifra superior a la de países como Costa Rica, Uruguay, Panamá o Bolivia. Estas cifras muestran que contamos con un sector productivo dinámico, competitivo y diverso, que por décadas ha sido el mayor motor de la economía de todo un país. Pero además, dan cuenta de las necesidades que tienen estos empresarios y ciudadanos en múltiples frentes.

Varios de esos frentes los atiende, desde hace 140 años, la Cámara de Comercio de Bogotá, una entidad que surgió en 1878 como vocera del sector productivo y que estaba enfocada a apoyar temas relacionados con la solución de conflictos propios de la labor mercantil, pero que también era consultora del Gobierno Nacional en los principales temas económicos del país y velaba por los intereses de los ciudadanos.

Desde esa época, la Cámara comenzó a ser un actor reconocido por su labor en la representación de los intereses empresariales, así como por su profundo conocimiento sobre las necesidades de la ciudad y del país.

Fue órgano consultivo de varios presidentes de Colombia, impulsó la creación del Banco de la República, de la Contraloría General de la República y de la Superintendencia Bancaria. Promovió la construcción de obras de infraestructura de vanguardia como el primer aeropuerto de Bogotá, el primer acueducto o la primera línea urbana de ferrocarril. Sin lugar a dudas la Cámara ha estado en la mayoría de las grandes decisiones de la ciudad.

Hoy, 140 años después, seguimos junto a los empresarios, buscando que sus sueños se hagan realidad y que a través de ellos haya cada vez más prosperidad, brindando seguridad jurídica, fortalecimiento empresarial y contribuyendo en el mejoramiento del entorno para los negocios de Bogotá y 59 municipios de Cundinamarca.

Actualmente, tenemos cuatro grandes apuestas, varias de las cuales se concretan con la articulación de esfuerzos con actores público-privados: impulsar la vocación productiva de la ciudad a través de la Estrategia de Especialización Inteligente; una estrategia de mercadeo de ciudad para atracción de grandes eventos de talla internacional y para la atracción de inversión extranjera; una gestión internacional para fortalecer vínculos con el sector productivo internacional, que brinde mayores oportunidades de negocios a los empresarios de Bogotá y la Región; e impulsar la construcción de paz a través de herramientas de sana convivencia y solución pacífica de conflictos.

En lo que tiene que ver con lo que sucede alrededor de ese crecimiento empresarial, y, siendo fiel a la idea con la cual surgió, la Cámara promueve iniciativas que propendan por un mejor entorno de negocios, siendo un interlocutor activo en el diálogo cívico y convocando a los principales actores públicos y privados en un escenario de articulación acorde a las necesidades de la Ciudad Región.

Son varios los frentes, pero solo uno el compromiso: los empresarios y el desarrollo productivo de Bogotá Región. Con la visión puesta en este norte, la Cámara continuará escuchando de cerca y hablando muy claro cuando se trate de construir las bases de un mejor futuro en el que haya muchas más oportunidades para todos.


Mónica de Greiff
Presidente Ejecutiva Cámara de Comercio de Bogotá