Economía

Las cuentas fiscales que recibirá el nuevo Gobierno

Reducir el déficit del Gobierno Central a 2,4% del PIB en el 2019, consolidar las fuentes de ingreso, entre las recomendaciones del marco fiscal.

Economía colombiana busca un 'aterrizaje' controlado

Economía Por: Portafolio

El gobierno de Iván Duque recibirá una economía más estabilizada y en proceso de plena recuperación, aunque su permanencia de ese modo dependerá de varios factores claves para lo que le restará del año y el 2019.

Las metas: lograr que el déficit fiscal de ambos años sea 3,1% y 2,4% del PIB, respectivamente, de modo que las cuentas nacionales se mantengan con buen espacio. Esto muestra que tanto los ingresos como los gastos del Gobierno Nacional Central (GNC) aumentarían, pero serían inferiores como porcentaje del PIB, según datos del Marco Fiscal de Mediano Plazo (MFMP).

(Lea: ‘Estoy comprometido con la reactivación de la economía’)

PARA ESTE AÑO

Así las cosas, los ingresos totales del GNC para este año serían de $150,2 billones, lo que es 4,3% más que el año pasado, cifra que estaría jalonada por los llamados fondos especiales, cuyo crecimiento entre un año y otro sería de 36,9%.

(Lea: Análisis de la elección de Iván Duque como presidente

Entre estos se encuentran entidades fiscalizadas por la Contraloría, el Fondo de Modernización, el de Descongestión y Bienestar de la administración de Justicia y el Fondo de la Sobretasa al ACPM.

Asimismo, es importante en el cálculo del Gobierno para mantener la regla fiscal a punto, si se tiene en cuenta que los ingresos no tributarios solo llegarán este año a $745.000 millones, cuando el año anterior habían sido de $5,4 billones (por el pago del laudo de Movistar y Claro).

(Lea: Las propuestas que los empresarios le harán llegar a Iván Duque

Este hueco debería ser entonces llenado, como lo dice el MFMP, por los ingresos corrientes, que incluyen recaudo de impuestos, fondos especiales e ingresos de capital (es decir, inversiones).

De hecho, en el documento se especificó que “si bien la meta de recaudo de la Dian para 2018, establecida en diciembre del 2017, se fijó en $135 billones, en el primer semestre del año en curso se conoció que el recaudo del sector petrolero permitirá un recaudo levemente mayor”. Los tributos que mayor crecimiento de ingresos tendrán este año son: Renta (44,3%), Timbre (15,3%), aranceles (14,5%) y el llamado 4x1.000 (13,9%).

En cuanto a los gastos la mayoría tendrán una subida en lo que resta del año, pero en total llegará a 18,1% del PIB, que en plata blanca son unos $180,5 billones.

Los servicios de personal son los que mayores incrementos tendrán (14,6%), explicado en tres factores, según el MFMP: “En respuesta al cumplimiento de los acuerdos establecidos con sindicatos y asociaciones de empleados públicos, las sentencias de la Corte Constitucional en materia salarial y la dinámica de la inflación”.

PARA EL 2019

Un ‘país’ diferente, por otro lado, sería Colombia el próximo año; por lo menos así lo proyecta el plan financiero 2019 del Marco Fiscal de Mediano Plazo.

Para dicha vigencia, una de las cartas para seguir reduciendo el déficit fiscal es el comportamiento del sector mineroenergético, sobre todo por la recuperación que viene teniendo hace unos meses. “Dada la recuperación de los precios (...) y, principalmente gracias a las mejoras en la eficiencia por parte de las empresas del sector, el Gobierno proyecta ingresos petroleros cercanos a 1,2% del PIB en el 2019. Una meta retadora, que supone la continuidad en el proceso de eficiencia observado desde 2014”, agrega el Marco Fiscal de Mediano Plazo.

De este modo, los ingresos totales de la Nación para el próximo año ascenderán a $165,7 billones, jalonados en buena parte por los ingresos tributarios, es decir, en su mayoría por el recaudo de la Dian. Esta entidad espera recibir $143 billones en el 2019, lo que es 5,7% más que lo proyectado este año.

Sumado a lo anterior, de las inversiones privadas se espera un incremento de 0,6 puntos porcentuales (pp) del PIB, que se darían, entre otras, por cuenta de “mayores dividendos del sector petrolero y energético, el plan de privatizaciones de empresas públicas y los recursos de patrimonios autónomos que no generan hecho económico”, agrega el documento.

Los gastos, del otro lado de la cuenta, serían de $190,7 billones, que serían 0,1 pp del PIB con respecto a la proyección del 2018, divididos así: $30,1 billones para pago de intereses y $160,6 billones para inversión y funcionamiento.

Asimismo, “el plan financiero plantea una senda decreciente de gasto en el mediano plazo”, de tal modo que se continuaría reduciendo en el corto y mediano plazo, a la par que los ingresos tendrían un repunte a partir del 2022.

Esto, por su puesto, se evaluará en consonancia con la política fiscal del nuevo Ejecutivo.

POLÍTICA FISCAL

La plena recuperación de Colombia del choque petrolero del 2014 llevará a que el déficit fiscal llegue al 1,4% en el 2022, si todos los preceptos del precio del barril de petróleo se cumplen.

La recuperación de estos precios contribuirán a un mejor desempeño de los ingresos petroleros y por ende se espera que le den un respiro a las cuentas nacionales, aunque esto debería ir acompañado de una política hasta 2022. “(...) para lograr las metas de déficit, y así, conservar la credibilidad de Colombia a los ojos de los mercados, el Gobierno deberá continuar en el proceso de consolidación estructural de las cuentas fiscales de la Nación y plantear la reducción del gasto en el mediano plazo”, señala el Marco Fiscal de Mediano Plazo.