Economía

Lo que le aportaría la economía nocturna al crecimiento de Bogotá

El pasado 18 de mayo, un acuerdo del Concejo de Bogotá, abrió el camino para promoverla economía nocturna, la cual generaría una ola de beneficios.

Bares y restaurantes en fundaciones están obligados a este tributo.

Economía Por: Portafolio

¿Qué tal si en Bogotá la noche empezara a ser como el día, con bancos, oficinas públicas, establecimientos comerciales y hasta colegios abiertos?

Esta imagen ya no es una prospectiva. El pasado 18 de mayo, un acuerdo del Concejo de Bogotá, abrió el camino para promover la economía nocturna, la cual generaría una ola de beneficios que, de resultar en la capital del país, daría pie para implementarse en otras zonas de Colombia.

(Lea: $52.000 millones anuales costará a empresas el nuevo recargo nocturno)

Empezando por el empleo que, hasta ahora –en horario nocturno– se mueve solo en jornadas esporádicas que abre el comercio o en trabajos específicos en bares y restaurantes hasta ciertas horas de la noche. En esos horarios participan trabajadores que hacen parte del mercado laboral y solo reciben el pago de horas extras.

En cambio, con la implementación de una jornada nocturna plena se haría necesario contratar nuevo personal para diversos turnos, lo que impulsaría el empleo.

(Lea: Los cargos extras a los que tienen derecho los empleados

Algunas cifras dan cuenta del efecto en ese sentido. Por ejemplo “por cada uno de los 7.000 negocios que participan en las jornadas de Bogotá Despierta se generan siete empleos (49.000 en total). En una jornada permanente se estima que habría cinco por cada negocio”, afirma Juan Esteban Orrego, director de Fenalco en la capital.

El empleo es apenas uno de los favorecidos, porque, según Orrego, también se mejora la movilidad, teniendo en cuenta que los ciudadanos contarán con diversos horarios para sus diligencias, evitando que se vuelquen a las mismas horas fomentando trancones y congestión en los comercios.

(Lea: Malestar empresarial por una hora más de recargo nocturno

A ello se le suman los mayores ingresos para los gobiernos locales, provenientes del pago de impuestos, por más tiempo de productividad económica.

De hecho, uno de los puntos del acuerdo aprobado indica que será el Distrito el que “promoverá la coordinación de las actividades en la noche y establecerá un articulador que se denominará Gerencia Nocturna”.

No obstante, la dinámica alrededor de una economía nocturna como la que hay en diversos países (Reino Unido, por ejemplo) requeriría de que muchas instancias metan el hombro.

“Creo que más actividad por la noche es buena, pero el problema es que los sobrecargos nocturnos (35 por ciento a partir de las 9 p. m.) son un obstáculo. Esa norma solo la puede cambiar el Congreso”, expresó Jaime Tenjo, del Observatorio Laboral de la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Otra talanquera, según el investigador, es que no se sabe cuál será el comportamiento de la oferta y la demanda. “Hay supermercados de 24 horas, pero después de cierta hora llegan pocos clientes y no todos los negocios están dispuestos a mantenerse así”.

La convocatoria para una economía nocturna implica convencer, tanto al sector público como al privado, para extender servicios, de manera que los trabajadores puedan ocupar los empleos en la noche. “Se requieren cuidadores, jardines, transporte público y oficinas abiertas”, dice Tenjo.

Además, agrega, hay que pensar los efectos en las familias. “Si los esposos trabajan en diferentes horarios ¿cuándo compartirían la vida familiar?”.

HACIA ALLÁ VAMOS

Hoy, la industria nocturna en el país solo involucra a los hoteles, estaciones de gasolina, moteles, restaurantes, bares en algunos días de la semana, ciertas droguerías, almacenes de cadena y hasta papelerías.

Se estima que, aún con esas especificidades, mueve unos $ 3 billones al año y genera cerca de 34.000 empleos y otros 30.000 en fines de semana.

Pero la idea de abrir a Bogotá, como pionera en el país, las 24 horas, va más allá del movimiento en las registradoras (solo las jornadas de Bogotá Despierta sube la facturación en 7.500 millones de pesos).

Según investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), hay 20 ciudades del mundo que operan las 24 horas.

En Colombia “aún hay una estigmatización de la noche porque se relaciona con rumba, ruido, licor y excesos. Sin embargo, las ciudades 24 horas ofrecen mucho más que eso porque ven en la noche un motor de crecimiento para la economía”, dijo Camilo Ospina, director del gremio Asobares.

Regular y diversificar la oferta de actividades sociales y económicas que tienen lugar durante la noche se está volviendo una necesidad. Esto, pese a que esta práctica no es reciente en el mundo. En los años 90, algunas ciudades del Reino Unido comenzaron a calcular el valor de lo que se conoce como ‘economía nocturna’.

Mientras algunos reclaman que se requiere un plan de seguridad, el estudio del BID dice que, al contrario, promueve la seguridad ciudadana. “Está demostrado que al menos desde la percepción, no hay nada más peligroso que una calle vacía”.

En el mismo sentido, Ospina, quien confirma que los bares y restaurantes generan 34.000 empleos directos con la economía nocturna, advierte que “ninguna ciudad puede tener productividad 24 horas sino jalona sectores tanto públicos como privados. En el caso de la movilidad, ya Bogotá está en mora de implementar un transporte para los empleados y usuarios de la industria nocturna que ya existe”.

Así, sacar a la gente a la noche implica un movimiento generalizado. “Que los gobiernos locales trabajen de la mano con asociaciones de vecinos, dueños de bares, compañías de taxis, fuerzas policiales, servicios de limpieza y de salud, entre otros; y llegar a un consenso sobre cómo solucionar problemas tales como el ruido y la recolección de basura sin comprometer las ganancias de los negocios de la zona”, concluye Ospina.

ELABORARÁN UN DIAGNÓSTICO


El primer mandato del acuerdo aprobado en Bogotá plantea la elaboración de un diagnóstico a cargo de la Secretaria de Desarrollo Económico. El propósito es “determinar aquellos actores, actividades, áreas de oportunidad y zonas de la ciudad para la puesta en marcha de esa estrategia, en relación con el aumento de la productividad, la competitividad y la generación de empleo”.

Los potenciales candidatos a entrar en la ola de la productividad 24 horas son las 789.100 unidades productivas activas en el registro mercantil de la Cámara de Comercio de Bogotá.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS