Economía

La escritura electrónica solo vendría en un año

Los avances en la modernización y digitalización de las notarías será uno de los temas del VII Congreso del Notariado.

Álvaro Rojas Charry, presidente de la Unión Colegiada del Notariado Colombiano.

Economía Por: Portafolio

La escritura electrónica, cuya implementación estaba anunciada para mitad del 2018 por la Superintendencia de Notariado y Registro, tendrá que esperar hasta el 2019 y tardaría unos tres años en implementarse en todo el país, según el presidente de la Unión Colegiada del Notariado Colombiano, Álvaro Rojas Charry. El dirigente gremial informó también de las propuestas de modificación al concurso para elegir a los titulares de estas oficinas y de otros retos de su gremio, que serán discutidos del 9 al 11 de julio, en el Congreso que tendrán en Bogotá.

(Lea: A diciembre, 60% de notarías harían escrituras electrónicas)

¿Cuáles son los retos del notariado?

El principal es continuar con la modernización del sistema notarial. Hemos avanzado mucho, por ejemplo con la firma digital, el documento electrónico, la consulta en línea, la identificación biométrica y el papel de seguridad, entre otros. Ya está la biometría por huella, pero tenemos que empezar con la biometría por identificación facial o de iris.

(Lea: Notarías dan pasos hacia la escritura digital

¿En qué beneficia esto a los usuarios?

Los resultados se pueden verificar en la vida cotidiana. Por ejemplo, ¿cuánto demoraba un divorcio en Colombia? Mínimo 2 a 3 años y hoy, ante notario, se tramita en un día. ¿Y una sucesión? Eran de 3 a 4 años y ya son máximo 30 a 45 días. ¿Cuánto costaba cambiar el nombre o una corrección del registro civil? Mínimo un año y costaba por lo menos 1,5 a 2 millones de pesos; hoy lo hacemos en un día y cuesta 80.000 pesos.

¿Qué ventajas ha traído la biometría?

Con la biometría se ha logrado seguridad, tranquilidad, certeza y darle un apoyo muy grande a la administración de justicia. La banda de los terreros desapareció gracias a la biometría en las notarías. Ya estos delitos no se cometen y el juez puede dedicarse a investigar otros delitos.

¿Cuántas notarías la tienen?

Todas. Hemos llegado a los 30 millones de cotejos en 30 meses, y con cifras muy importantes: hemos evitado unos 500 intentos de fraude, suplantación o robo de identidad.

¿Qué pasa con la gente que detectan?

No siempre tenemos la reacción inmediata de las autoridades para la captura, pero ante el temor de que lo pillen, el criminal huye y no vuelve. A veces se presenta la denuncia, porque el trámite es muy complicado: lo citan a uno cuatro o cinco veces y en ocasiones no encuentra uno el resultado, pero lo importante es que esas conductas quedan erradicadas de las notarías. Además, se gana en confiabilidad, porque el usuario sabe que si le compró a Pedro, efectivamente fue Pedro el que firmó la escritura. Calcule 500 denuncias por fraude, teniendo en cuenta que un proceso penal al aparato judicial le cuesta no menos de $300 millones desde la denuncia hasta que termina, serían unos $15.000 millones que le hemos ahorrado.

¿Hay algún caso emblemático?

Hubo el intento de alguien que iba con un niño y supuestamente era su padre, llevaba incluso su cédula, pero era un suplantador. Cuando puso el dedo sonó la alarma y salió corriendo. Era un amigo de la mamá que le estaba haciendo el favor porque el papá no le dio permiso. Ocurrió en un pueblo del Eje Cafetero, pero también en Bogotá han llegado varios.

¿Qué pasó con la escritura electrónica?

Se cumplió lo que decíamos, que no era posible empezar con ella en junio. Pero ya nos estamos preparando; suscribimos un convenio con la Universidad Externado para instrumentar el proyecto de la mejor manera, con especialistas, porque el problema no es el documento electrónico en sí, sino la seguridad. Si no sale blindado con todos los mecanismos hay un riesgo grande.

¿Para cuándo podría estar esto?

Calculo que puede arrancar en un año y para que esté instrumentado en todo el país, tres años más. Los franceses son los más avanzados en esto y llevan tres lustros con un 30% de avance. También hay que operar un cambio cultural, porque si yo entrego la copia de la escritura en una memoria o un CD y el usuario no tiene en su casa internet ni el programa se va a encartar. Lo otro es que el Gobierno ha hecho un gran esfuerzo para que en todas partes haya internet, pero en la práctica existen problemas serios de conectividad y con los operadores de telefonía celular.

¿Cuántos notarios son en el país?

Somos 910 notarios.

¿Cómo va la elección por meritocracia?

Hemos superado esa etapa de nombramiento a dedo, por incidencia política negativa; todo eso se acabó con el concurso abierto de méritos y hoy el 95% de los notarios son nombrados así, con algunas falencias que le vamos a proponer corregir al Gobierno, sobre todo al ejercer el derecho de preferencia cuando hay otras notarías vacantes.

¿Qué cambios proponen?

Que se tenga un porcentaje superior para la entrevista. Una persona puede sacar 100 puntos sobre 100 en el examen pero puede ser cuestionada.

¿No se prestaría eso más para el tráfico de influencias?

No, porque afortunadamente el consejo que administra el concurso es muy elevado: Ministro de Justicia, Procurador, Presidente de la Corte Suprema, Presidente del Consejo de Estado y dos notarios de carrera.

Pero justo ellos se eligen por política.

Sí; sin embargo, las entrevistas son grabadas y yo no puedo darle 10 puntos a alguien que no demuestra las condiciones.

¿Ustedes tienen tribunal de ética?

Acabamos de reformar los estatutos para fortalecer el Veedor de las Causas Notariales que va a manejar los tribunales de ética; ya existía la figura pero estaba coja porque no tenía sino una instancia y me derrumbaban los procesos. El tribunal lo vamos a constituir en julio y por ello tuvimos que llegar a la reforma de estatutos. Ya tenemos las herramientas.