Economía

‘Fonade no debe desaparecer, pero sí urge reestructurarlo’

El gerente de la cuestionada entidad asegura que los políticos se la habían tomado.

Álvaro Balcázar, gerente de Fonade

Economía Por: Portafolio

El cumpleaños 50 del Fondo Financiero de Proyectos de Desarrollo (Fonade) ha sido eclipsado por los escándalos de politización. Sin embargo, su gerente, Álvaro Balcázar, descarta la posibilidad de que desaparezca y habla de los entuertos hallados en sus seis meses de gestión.

¿Qué ha pasado en Fonade?

Yo llegué en enero y encontré una entidad con una situación bastante compleja, porque ha tenido muchas capturas de políticos, temas de corrupción, malas prácticas, y gerentes que han tenido agenda política.

(Lea: Fonade busca convertirse en el banco de proyectos de la Nación

¿Qué encontró específicamente?

Me posesioné el 15 de enero y me encontré que no hay manual de funciones ni perfiles técnicos para la gente y, en cambio, un fuerte sesgo por cuotas políticas. El 26 de enero comenzó la ley de garantías, entonces, como en Fonade son 70 empleados de planta y el resto contratistas, identificamos quiénes eran las ‘corbatas’ y quiénes realmente trabajaban. También había cierta dejadez de la parte administrativa, la gente no utilizaba bien los procedimientos, o no los aplicaba.

(Lea: Así está actuando Fonade en la apertura de los negocios en el país

Identificamos casos que pudieran ser sujetos de corrupción y hablamos con la Fiscalía, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) y la Superfinanciera, que ofrecieron acompañamiento técnico y quedamos en hacer un plan de acción.

La SIC mandó una visita de 4 días y nos han pedido mucha información.

¿Qué hallaron en la visita?

Pasan cosas curiosas como que les piden los teléfonos a las personas y uno de los gerentes, en lugar del propio, presentó una ‘flecha’ rota; otros se negaron a hacerlo. Si bien son teléfonos personales, una norma dice que debe haber colaboración o si no serán sujetos de multa. Probablemente los archivos que tenía alguna gente los metieron a la máquina trituradora de papel; la Super se llevó unas diez bolsas de picadillo, para reconstruirlos.

¿Eso en qué ha parado?

La planta no la movimos porque es muy pequeña, pero sí actuamos sobre los contratistas. En Fonade son 1.303 servidores públicos y 1.233 corresponden a contratista, en tanto que 70 son de planta. Cuando yo llegué estaba programado contratar a 1.450 contratistas.

¿Adicionales a los existentes?

No, lo que pasa es que acá la gente se contrata por periodos de 6 meses o máximo un año. Los contratos se habían vencido entre el 5 y 6 de enero y habían presupuestado contratar de nuevo esos equipos y a más gente. Lo revisamos y redujimos a 1.233.
Gran parte de ese personal era de la Subdirección Técnica, que ejecuta 59 convenios, como el del MinTIC, el de la Uspec (Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios), el de la Esap o el del Fondo Emprender.

¿Tiene salvación Fonade o hay que liquidarlo?

Sí hay salvación, siempre y cuando vuelva a lo que era antes: una entidad técnica, pequeña y enfocada en estructurar proyectos.

¿Dónde se torció?

Cuando los políticos se la tomaron. Esto se lo dieron a la clase política para que manejara su agenda, porque Fonade tiene proyectos emblemáticos relacionados con las regiones.

¿Se volvió una burla a la Ley de Contratación?

No tanto a la Ley de Contratación como a la de presupuesto. Porque tiene una estructura con la cual, si se maneja bien, funciona. El DPS no contrata directamente porque sería muy complejo en una sola vigencia ejecutar una serie de convenios con los municipios y si se quedan, se tiene que devolver la plata al Tesoro; en cambio si pasa a Fonade, el dinero queda como ejecutado.

¿Cómo debe quedar la entidad?

Como una empresa pequeña, enfocada mejor en apoyar a Planeación Nacional y al sector público en la gestión de proyectos con entidades territoriales. Hay una consultoría de la CAF que da esa línea.

¿Qué no debería hacer?

Idealmente, el tema de la gerencia de proyectos. Si el proyecto está bien estructurado, que lo gerencie y lo ejecute; pero no la gerencia de proyectos indiscriminada, de decir que hace vías, suministra materiales para obras, etc, lo cual no tiene sentido. Por ejemplo, a la ANH (Agencia Nacional de Hidrocarburos) le hacemos pozos estratigráficos, y por qué si ellos están para eso. O que la Uspec haga toda la gestión logística y operativa de las cárceles.

¿Hay una intermediación innecesaria?

En algunos casos sí, en otros tiene justificación.

¿Cómo hacer que no se desvíe de lo que debe ser?

Ahí también hay que revisar el gobierno corporativo. Si usted no tiene una junta que sea responsable de nombrar al gerente, con gente independiente, y que la designación dependa de otros, va a ser más vulnerable a manejos políticos.

¿Tiene sentido plantear una reestructuración a un mes de entregar periodo?

Esto es para la próxima administración (de Iván Duque). La propuesta de gobierno corporativo la tenemos hace algún tiempo, lo mismo que lo de reenfocar a la entidad.

¿Cómo están económicamente?

Esta es una entidad sólida, no ha generado pérdidas, a pesar de todo, porque tiene grandes recursos y está vigilada por la Superfinanciera, lo que garantiza que los recursos se manejen de manera adecuada. Otra cosa es la operación, donde sí hay mucho por mejorar. No se generan pérdidas, pero operacionalmente tampoco se logra superávit.