Economía

Los tres escenarios definitivos del bitcóin

Conocedores predicen que la criptomoneda seguirá existiendo, pero experimentará repetidas burbujas y estallidos.

Bitcoin

Economía Por: Portafolio

En los siete meses desde que el precio del bitcóin alcanzó su punto máximo, su valor ha caído alrededor de dos tercios. Pero todavía vale casi tres veces más que hace un año. Entonces, ¿qué depara el futuro para la primera y aún más famosa criptomoneda?

Aquí tres posibles escenarios.

1. Triunfo del bitcóin: la criptomoneda reemplaza al dólar (y probablemente también a otras monedas fiduciarias) como la principal unidad de intercambio de la economía. La gente compra pizzas, financia sus hipotecas y paga su alquiler con bitcóin.

(Lea: Criptomonedas: del ‘paraíso’ a perder un tercio de su valor

2. Bitcóin como oro: la moneda fiduciaria sigue siendo la principal unidad de intercambio en todas partes, excepto en unas pocas y extremadamente disfuncionales economías como Venezuela. Pero la capitalización de mercado de bitcóin sigue siendo sustancial y aumenta en valor con el tiempo, experimentando de vez en cuando grandes burbujas y caídas.

(Lea: Bitcóin cae a su nivel más bajo desde noviembre

3. Fracaso del bitcóin: la criptodivisa es abandonada, se desploma en relación con el dólar y nunca logra ser útil como método de pago para las necesidades diarias.
Es posible observar hacia cuál de estos escenarios está avanzando el mundo haciendo un seguimiento de dos precios: el tipo de cambio del bitcóin frente al dólar y la tasa de inflación del dólar, que mide el tipo de cambio del dólar frente a una canasta de bienes y servicios.

(Lea: Los riesgos de las criptomonedas

Si el precio del bitcóin se desploma y se acerca a cero, es una señal clara de que se está desarrollando el tercer escenario. Si el dólar cae frente al bitcóin y los bienes y servicios reales, es decir - si el bitcóin y la inflación se disparan- será una señal de que está ocurriendo el triunfo del bitcóin. Y si el bitcóin sube frente al dólar, pero la inflación se mantiene baja, significa que estamos en presencia del escenario del medio, bitcóin como oro.

Hace tiempo que creo en el escenario del medio. Dado que el número total de bitcoines que se pueden crear es finito, la moneda es inherentemente deflacionaria, lo que significa que tiene un retorno positivo esperado, como el oro.

La teoría de las finanzas dice que un activo con una alta tasa de retorno esperada también debería ser volátil, lo cual hace que no sea muy útil como dinero. Nadie quiere ver que el valor de su sueldo se reduce a la mitad entre el día de pago y el día de ir al supermercado. Pero también parece poco probable que el interés en el bitcóin alguna vez se extinga, especialmente dada su utilidad en la economía del mercado negro.

Entonces mi predicción es que el bitcóin seguirá existiendo, experimentando repetidas burbujas y estallidos, pero subiendo lentamente. Es por eso que personalmente todavía tengo algunos bitcoines.

Hasta ahora, el escenario del bitcóin como oro ha sido confirmado por los datos. El precio de la criptodivisa ha subido incluso después de tomar en cuenta la reciente burbuja. Pero la inflación ha sido baja y constante, lo que muestra que las personas tampoco están abandonando el dinero fiduciario. Hasta ahora, esto se parece mucho al oro, cuyo valor ha aumentado a pesar de experimentar una burbuja y una caída a principios de la década de 2010.

Pero el bitcóin es similar al oro solo de manera superficial. Existen argumentos poderosos para el escenario del fracaso de bitcóin, en el cual la criptomoneda es abandonada. Uno de esos argumentos lo realizó el economista Eric Budish de la Booth School of Business de la Universidad de Chicago en un nuevo documento de trabajo titulado "Los límites económicos de bitcóin y la cadena de bloques".

Todo el dinero funciona a través de la confianza: hay que confiar en que la persona que paga en una transacción no enviará dinero falso o, de alguna manera, se llevará el dinero después de entregar los bienes.

Los bancos, que certifican las transacciones de dinero fiduciario, han construido una gran cantidad de confianza a través del tiempo, por lo que cada nueva transacción es muy barata de realizar: para pagarle a alguien un dólar, un banco ampliamente confiable solo rebajará de su cuenta US$1 y aumentará la de la otra persona en US$1, y uno confía en que no habrá negocios extraños involucrados.

Pero el bitcóin opera en una red descentralizada, de modo que no hay un banco de confianza, en otras palabras, se tiene que restablecer la confianza cada vez que hay una transacción.

La innovación de la cadena de bloques representa una forma de hacerlo a través de una red distribuida de competidores, que reciben una recompensa por certificar la transacción fielmente. Pero Budish señala que restablecer la confianza cada vez que se realiza una transacción puede ser muy costoso.

Si se destina una gran cantidad de potencia informática a dominar la cadena de bloques, se pueden crear transacciones falsas de bitcóin, robando cosas a personas sin pagarles. Budish muestra que para evitar que esto suceda, la recompensa para los jugadores de la cadena de bloques tiene que ser alta en relación con el valor del ataque. En otras palabras, cuanto más se gane con un ataque, más costosa será cada transacción de bitcóin.

El valor de usar un ataque de bitcóin para robar cosas está relacionado con el tamaño de la transacción más grande de bitcóin que se puede hacer, entonces esto significa que para mantener los costos de uso de la criptomoneda bajos, las transacciones se deben mantener pequeñas, lo que hace que pagar por cosas sea engorroso y lento. Peor aún, se puede atacar a bitcóin para sabotearlo y destruirlo, tal vez para que su propia criptomoneda o moneda fiduciaria pueda ganar popularidad en su lugar.

Budish conjetura que el valor de este tipo de sabotaje podría ser potencialmente enorme, comparable, de hecho, al valor total de los bitcoines que existen. Y si tiene razón, significa que la criptomoneda en su conjunto nunca será muy valiosa.

Si lo hace, se volverá demasiado costoso de mantener (porque consume electricidad), o se volverá vulnerable al sabotaje de un rival. Si Budish tiene razón, significa que el valor total del bitcóin tiene un límite superior. Y una vez que la gente se dé cuenta de eso, abandonará la criptomoneda, lo que conducirá al escenario del fracaso de bitcóin.

Hasta el momento, el escenario apocalíptico de Budish no se ha cumplido, a pesar de que la capitalización de mercado de bitcóin aumentó brevemente sobre 300.000 millones de dólares a fines de 2017. Entonces el peligro parece remoto por ahora. Pero si Bitcóin va a reemplazar el dinero fiduciario, su valor de mercado tendrá que alcanzar las decenas de billones de dólares, más de 100 veces mayor que cualquier cosa que haya logrado hasta ahora.

La debilidad que identificó Budish -el costo inherente de restablecer reiteradamente la confianza bajo la amenaza constante de sabotaje- puede volver al bitcóin económicamente inviable. Si es así, o bien otra criptomoneda tomará su lugar o el dinero fiduciario continuará su reinado como el sistema monetario dominante del mundo.