Economía

¿Es preocupante la deuda pública en Latinoamérica?

Colombia tiene hoy unas acreencias de 49,3% de su PIB según el FMI, pero sería la nación que más reducirá el indicador en los próximos cinco años.

La deuda pública y privada está por los mismos términos.

Economía Por: Portafolio

En un momento en el que los expertos internacionales han prendido todas las alarmas sobre el alto nivel de endeudamiento global, el cual está en máximos históricos, ¿qué cifras presenta Latinoamérica en medio de estos temores?

Ante esta pregunta, cabe resaltar que la región tiene de manera general unas deudas públicas muy inferiores a las que presentan países como Estados Unidos (108% de su PIB), Italia (129,7%) o Japón (236%), aunque los expertos explican que esas economías, por su solvencia y calificaciones soberanas, pese a tener mayores índices, presentan menores riesgos.

(Lea: ‘Me inquieta el nivel de deuda mundial’)

Con esto, Latinoamérica tiene en la actualidad una deuda pública promedio del 52,66% de su PIB. Esta asciende hasta el 162% en el caso de Venezuela o al 87,3% de Brasil, pero también presenta casos con endeudamiento muy reducidos en este 2018, como Chile (23,8%), Perú (27%) o Paraguay (26,5%). Colombia, en estos momentos, tendría comprometido en estas obligaciones el 49,3% de su PIB, un dato que se ubica en el medio de la tabla.

(Lea: Relajan el déficit fiscal para los próximos años

En este sentido, algunas organizaciones económicas han puesto el acento en el incremento que ha presentado la deuda pública de la región en los últimos años. De hecho, en tan solo seis países de Latinoamérica han reducido su indicador, mientras que el resto lo han venido incrementando.

Así, se ve cómo la mayor parte de los países tienen una mayor acreencia pública que en el año 2000, con alzas del 32,4% en México, 32,1% en Colombia, 33% en Brasil, 28,5% en Argentina, 80,3% en Chile o 474% en Venezuela.

(Lea: Deuda mundial alcanza cifra récord y preocupa al FMI

“Los niveles de deuda en términos absolutos en América Latina no son muy altos, especialmente si se compara con Asia. La balanza general de pagos está cerca del equilibrio, por lo que la región es independiente del financiamiento externo. La deuda del gobierno quizás sea alta, pero la deuda corporativa y la deuda de los hogares es baja. Por eso, en promedio no son niveles realmente preocupantes, eso sí, mientras que se implementen las políticas correctas”, explica Joseph Mouawad, especialista en Deuda de Mercados Emergentes de Carmignac.

Sin embargo, aunque los niveles de deuda no serían aún tan elevados como para resultar preocupantes, le restan capacidad de acción en caso de que se den choques externos, en un momento en el que las políticas monetarias de los principales bancos centrales o la posible guerra comercial se han convertido en grandes riesgos para la economía de la región.

“La subida de la deuda en los últimos años, en términos generales, significa que hay menos capacidad de utilizar medidas contracíclicas fiscales en el futuro.Nuestras calificaciones son una medida de la vulnerabilidad en varios países en América Latina. Los más vulnerables son algunos que tienen deuda en términos de PIB alta –como Jamaica o países con necesidades de financiamiento externo alto como Argentina y Ecuador–”, pone de manifiesto Richard Francis, director del equipo de calificaciones de América Latina en Fitch Ratings.

Otro panorama es el que se presenta para los próximos años, pues el comportamiento de la deuda pública de los países de Latinoamérica va a registrar, según las proyecciones del FMI, distintos indicadores. Y, en este panorama, el tener en cuenta los países de América del Sur, Colombia sería uno de los que mejor se comportaría, pues hasta el año 2023 reduciría su deuda pública un 18,4% respecto al dato actual para registrar un 40,2% de su economía nacional. Solo Honduras tendría una reducción mayor, del 19,1%.

Por otro lado, Brasil presentaría un incremento de 10,3% respecto a su PIB, al igual que le ocurriría a Chile (7,9%). En el 2023, el promedio de deuda pública de la región alcanzaría el dato de 52,86% del PIB.

Rubén López Pérez