Economía

En cuatro años no se entregó ni un solo bloque petrolero

Al no asignar áreas, no solo se puso en riesgo el aumento en la producción de crudo, sino de paso crecer el número de reservas.

Petróleo

Economía Por: Portafolio

Que la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) no haya entregado en los últimos cuatro años ningún bloque nuevo para que sea desarrollado, prendió las alarmas en el sector petrolero del país.

Y el panorama de la operación no está del todo despejado, no solo para aumentar la producción en el volumen de crudo, sino de paso para elevar el número de reservas.

(Lea: La Opep no es optimista sobre nuevos hallazgos en Colombia

Para la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), si no se realizan las inversiones necesarias a corto y mediano plazo con el fin de redinamizar la tareas petrolíferas, como consecuencia de la no entrega de áreas, a la vuelta de la esquina el país podría llegar solo a bombear 600.000 barriles de crudo por día (bpd).

(Lea: Otras dos petroleras frenarían el contrato de transporte con Cenit

“La inversión del sector se viene reactivando, pero aún es la mitad de la ejecutada en años previos a la caída de los precios internacionales del crudo, y hay que darle celeridad a los procesos de entrega de áreas”, señaló Francisco José Lloreda Mera, presidente Ejecutivo de la ACP.

El dirigente gremial precisó que desde el sector se han planteado unas propuestas “prioritarias para materializar estas inversiones, lograr los aportes proyectados para el país y seguir siendo un aliado de su desarrollo”.

(Lea: Estados Unidos alcanza la mayor producción de petróleo en la historia

PLAN DE CHOQUE

A pesar del panorama y sin una catapulta de operación para incrementar los volúmenes de producción, y de reservas, la ACP asevera que se requiere aumentar la inversión en exploración y producción, pasando de USD$4.500 millones en 2018 a USD$7.000 millones anuales durante el próximo cuatrienio.

“Esta cifra permitiría mantener el bombeo actual de 860.000 bpd, incrementar en 2.000 millones de barriles las reservas y sostener los ingresos para garantizar la estabilidad macroeconómica y cumplir las metas del Marco Fiscal de Mediano Plazo”, explicó Francisco José Lloreda.

Para los analistas, la meta en materia de reservas estimada por el presidente de la ACP es ambiciosa, más si se tiene en cuenta que, precisamente, el país en su historia petrolera nunca ha superado este número, y que en el 2017 se totalizaron 1.782 millones como remanente.

SIN HALLAZGOS DE PRODUCCIÓN

Para los analistas, el que no se haya entregado bloques para la exploración y producción de hidrocarburos es una mala lectura que le da la operación petrolera colombiana a los mercados internacionales.

“Las consecuencias a corto y mediano plazo es que no se presentarán hallazgos importantes para producción, y así lo hizo saber la Agencia Internacional de Energía (AIE) y la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) en sus más recientes reportes con respecto al incremento en la extracción de crudo”, señaló Camilo Silva, gerente de la firma Valora Analitik.

El consultor precisó que a pesar del optimismo de los ministerios de Hacienda, y de Minas y Energía, los organismos internacionales advierten que el declive de los campos llevará a una producción diaria menor a los 800.000 barriles a la vuelta de cinco o seis años.

“Sin nuevos campos operando no se presentarán descubrimientos, y sin estos no habrá un aumento en el volumen de producción lo que trae como consecuencia una contracción en la comercialización y una reducción en las reservas”, reiteró Silva.

Por su parte, Leopoldo Olavarría, socio de la firma Norton Rose Fulbright, señaló que el sector no ha logrado comprender porque la demora en la implementación del mecanismo de las rondas frecuentes, y porqué no se ha avanzado en el tema, aunque el marco regulatorio está listo para asignar áreas.

El experto añadió que a pesar de las condiciones de entorno, la ANH gestionó el procedimiento competitivo Sinú San Jacinto, sin embargo este no prosperó al ritmo esperado y terminó por ser suspendido por la misma entidad.

Ambos consultores (Silva y Olavarría) coincidieron en señalar que ante la situación por la caída en los precios del crudo que comenzaron a registrarse desde el 2014, a la ANH no le quedo más camino que replantear la operación y lanzarle un salvavidas a las petroleras que operaban en el país”, indicó Olavarría.

LAS RAZONES SEGÚN LA ANH

“Los precios del barril sufrieron la más dura caída en los últimos 20 años, (segundo semestre de 2014). Era contraproducente salir a ofertar áreas con en ese entorno. El énfasis fue en dos tareas: la primera, administrar la coyuntura para tomar las medidas necesarias a fin de evitar la estampida del país por parte de las compañías con la consecuente devolución de los contratos existentes. La segunda, fue aprovechar ese estancamiento a nivel mundial de la actividad exploratoria para revisar y reformular la estructura contractual que concluyó con la expedición del Acuerdo 2 de 2017 y que incorporó elementos para hacernos más competitivos a nivel mundial”, Orlando Velandia Presidente ANH.

Alfonso López Suárez
Redacción Portafolio