Economía

Aumento del salario mínimo: ¿Por qué sí y por qué no?

La iniciativa del Centro Democrático tiene voces a favor y en contra. Comerciantes, industriales, sindicatos y académicos miran la propuesta con lupa.

Nueva familia de billetes

Economía Por: Portafolio

La propuesta del senador de la República Álvaro Uribe Vélez, en el sentido de aumentar el salario mínimo de manera extraordinaria, ha llevado a reacciones en los diferentes estamentos del país.

Lea: (Uribe radicó proyecto de ley para aumentar el salario mínimo).

El gremio que representa a las micro, pequeñas y medianas empresas de Colombia (Acopi) no recibió con buenos ojos la iniciativa del senador Uribe y señaló que el sector es mucho más vulnerable a este tipo de ajustes, pues a esto se sumarían otros factores que los están afectando.

Así lo señaló Rosmery Quintero, presidente de Acopi, al afirmar que las mypimes en el país se han convertido prácticamente en facilitadores del flujo de caja de la gran empresa en su relacionamiento comercial, porque ellos les pagan atrasado.

“Ya tenemos muchas complejidades y lo que necesitamos es oxigenarnos con una reforma fiscal que se ajuste a nuestra necesidad, a nuestro tamaño. También, el país necesita considerar unas reformas laborales que permita incrementar la productividad de una manera directa, un incremento del salario mínimo no te va a asegurar que realmente va a haber un aumento de productividad”, afirmó.

Y agregó que cuando se está aumentando el salario mínimo no solamente es lo que percibe el trabajador sino el costo adicional a todo el sistema. “Ese costo adicional representan entre un 53 y 56 por ciento del valor total de la nómina”, precisa.

Sin embargo, para la dirigente gremial, no hay duda que a mayor ingreso del trabajador hay mayor poder adquisitivo, pero “para que eso se de una manera coherente y equilibrada entre el empleador y el trabajador se debe primero adelantar unas reformas en materia laboral”.

“Nosotros tenemos un Conpes de mejora regulatoria y si nosotros queremos generar transformación esos análisis de impacto debemos hacerlos antes de proponer normas que nos generen más complejidad y no mejores resultados”, recalcó Quintero.

'PROPUESTA ES AUDAZ E INTERESANTE', FENALCO

Por su parte, el presidente encargado de Fenalco, Pedro Alejandro Marún, manifestó que la propuesta es audaz, novedosa e interesante, pero requiere ser estudiada por todos los actores económicos para precisar su alcance.

“Los Gremios empresariales, tanto los que tienen voz y voto en la Comisión Permanente de Concertación de Políticas Salariales y Laborales, como los demás que integran el Consejo Gremial Nacional, debemos examinar en detalle las posibles consecuencias de una medida de tanta trascendencia como ésta”, dijo en un comunicado de cinco puntos.

Igualmente, Marún solicitó al presidente del Consejo Gremial Nacional, Jorge Humberto Botero, convocar a los miembros del Consejo en pleno a una reunión de carácter extraordinario a la mayor brevedad, “a fin de estudiar el tema y si es posible intentar construir una posición de consenso entre los empresarios, alrededor del proyecto de ley en referencia”.

El dirigente gremial señaló que las veces en que el gobierno incrementó la remuneración básica en un momento diferente al primero de enero, ha sido cuando la inflación se desbordó, como fue el caso de 1977. “Cabe agregar que en la presente coyuntura la inflación no es motivo de preocupación para las autoridades económicas y para los consumidores, por cuanto se encuentra controlada”, precisó.


'SALARIO MÍNIMO DEBE ESTAR EN $1'600.000', CGT

Julio Roberto Gómez Esguerra, presidente de la Confederación General del Trabajo (CGT), asegura a Portafolio.co que la idea de un incremento del salario mínimo legal le parece una buena iniciativa, ya que "me parece que favorece la situación de los cuatro millones de personas que devengan el salario mínimo en el país, que viven en la pobreza. Si de lo que se trata es de enmendar errores del pasado, no voy a 'matonear' esa propuesta".

Además le parece bien que este vaya a estudio a la Comisión Permanente de Concertación de Políticas Salariales y Laborales, para acordar el monto de ese aumento extraordinario, el cual según su cálculo, el salario mínimo legal vigente en Colombia debe estar por 1'600.000 pesos, que es lo que cuesta la canasta familiar en los estratos bajos. 

Asegura que además el beneficio es máximo para toda la economía ya que se le da capacidad de compra a la clase trabajadora. 

Gómez se adelanta y piensa que la clase empresarial "pondrá el grito en el cielo", pero además esto va en la misma ruta del ingreso de Colombia a la Ocde, por lo que hay que comparar los salarios con los países que pertenecen a ella. 


LA ACADEMIA NO ESTÁ DE ACUERDO

Por su parte, Carlos Eduardo Sepúlveda Rico, decano de economía de la universidad del Rosario, piensa que la propuesta no es conveniente, ya que los aumentos del salario mínimo tienen que responder a aumentos en la productividad del país.

"No es conveniente ni para la economía, ni el crecimiento, ni la inversión, afecta la calidad y cantidad del empleo e impacta todas las variables macroeconómicas, la única manera que sea conveniente es que venga ligada a una política muy agresiva de aumento de la productividad y que sea reflejo de esa variable", agregó el catedrático.

Para Sepúlveda es mejor buscar eficiencias en los subsidios para que le lleguen a más gente necesitada y una mejora en la productividad que genere ingresos para que haya crecimiento.

Por su parte, Julián Arévalo, decano de la facultad de economía de la universidad Externado de Colombia, opina que no es una propuesta viable porque contempla presiones inflacionarias. "A pesar de que el proyecto establezca medidas para controlar los efectos sobre la inflación y sobre otros indicadores económicos, esto es algo que no se resuelve por ley o por decreto, sino que responde a las dinámicas del país y que terminará afectando a los trabajadores y a pequeños y medianos empresarios que dependen de trabajadores con salario mínimo y cuyos costos laborales se verían afectados", agregó.

Además, asevera que para el empresario, "a la hora que sus costos van a ser más altos porque sus trabajadores deben ser remunerados de mayor forma, tienen que salir de muchos empleados en algunos casos o reducir su margen de ganancia. Para los trabajadores, parecería una medida atractiva, sin embargo, en el mediano y largo plazo, cuando todos los precios empiecen a subir, los más afectados serán justamente eso trabajadores y familias de menores ingresos”.


MAYORES SALARIOS INCENTIVAN EL CONSUMO: ANDI

Bruce Mac Master Rojas, presidente de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), respondió a preguntas de Portafolio.co

¿Qué piensa la Andi de la propuesta del senador Álvaro Uribe Vélez de aumentar el salario mínimo de manera extraordinaria?

Con la información preliminar que se tiene, en términos generales se puede decir que es una medida interesante que merece ser estudiada con todo el cuidado.

Puede uno decir que es coherente con lo que el presidente Iván Duque había manifestado en su campaña sobre el tema salarial y el tema tributario, como parte de un pacto nacional que incluya aumentos en competitividad y productividad puede responder a uno de los pilares del programa de gobierno como es la búsqueda de una mayor equidad.

Hay que tener gran cuidado en que no tenga impacto en lo fiscal, en que no constituya en un elemento inflacionario, para que no se genere una inflación de costos. Así mismo, debemos asegurarnos que no sea un incentivo para la informalidad.

¿Si van a bajar los impuestos a las empresas, es conveniente aumentar el salario mínimo?

Para que esta iniciativa sea sostenible es importante que esté acompañada de un entorno favorable a la inversión, a la productividad y al crecimiento.

La competitividad tributaria es una de las varias condiciones que puede influir en la creación de empleo de calidad, lo que también implica mejores salarios para los trabajadores, incentivando así el mayor consumo de hogares, lo que se traduce en una mayor dinamización de la economía en general, si somos inteligentes podemos construir un entorno virtuoso en el cual el crecimiento económico sea pilar fundamental de la política económica, generando mejores condiciones para los trabajadores e ingresos para el Estado.

¿En cuánto estarían dispuestos a aumentarlo?

Vamos a analizar el proyecto para tener una mejor aproximación y hacer unos cálculos reales de este aumento extraordinario.