Economía

Evalúan ayudas para caficultores afectados por la caída de precios

El ministro de Agricultura, Andrés Valencia, afirmó que la colaboración "dependerá de los recursos con los que se cuente".

Cafeteros

Economía Por: Portafolio

Este miércoles el ministro de Agricultura, Andrés Valencia, anunció que el Gobierno se encuentra analizando las posibles medidas de ayuda a los productores de café afectados por la caída internacional de los precios, en respuesta a una solicitud del gremio que representa a 550.000 familias.

Los precios del café cayeron recientemente a menos de un dólar por libra en la Bolsa de Nueva York como consecuencia de una cosecha abundante de Brasil, la recuperación de la producción de Vietnam y Centroamérica, además de una devaluación del real a un ritmo más acelerado que el peso colombiano.

(Lea: El café alcanza niveles de precio críticos en el mercado internacional)

El precio interno que reciben los productores de café de Colombia por cada carga de 125 kilos es de 685.000 pesos (229 dólares), equivalentes a 83 centavos de dólar por libra, una cifra que de acuerdo con la Federación Nacional de Cafeteros no cubre los costos de producción.

"Tenemos que analizar con el ministro de Hacienda un paquete de medidas que aspiramos a sacar muy pronto, obviamente tenemos un enorme desafío en materia fiscal, pero estamos estudiando en este momento una posibilidad de apoyar con varios instrumentos", dijo Valencia, sin hacer precisiones sobre los posibles mecanismos de alivio.

El gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Roberto Vélez, afirmó que el precio ideal para que los productores tengan rentabilidad debería ser entre 1,40 y 1,50 dólares por libra, con una tasa de cambio de 3.000 pesos por dólar.

(Lea: El dólar y el precio externo les pasan factura a cafeteros)

El dirigente sostuvo que entre las posibles ayudas del gobierno están un auxilio económico para evitar que los caficultores sigan produciendo a pérdida, una reestructuración de las deudas y un apoyo en la fertilización para evitar una caída de la cosecha en el futuro. "Si no se hace algo, se corre el riesgo, no solamente en Colombia, sino en el mundo entero, que la gente empiece a salir del café, a cambiar sus cultivos por otras alternativas o que no cuide sus cultivos y la productividad se caiga", dijo Vélez.

El dirigente sostuvo que extensas zonas del centro de Colombia en las que antes se cultivaba café fueron convertidas en lujosos condominios de casas campestres. Colombia invirtió en 2013 y 2014 alrededor de 358 millones de dólares anuales en subsidios a los caficultores debido a que, por el desplome de los precios, los pagos que recibían no alcanzaba a cubrir los costos de producción.

"Vamos a trabajar con el ministro de Hacienda para ver a través de qué medidas podemos darle una mano a los caficultores", dijo Valencia, en referencia a las dificultades financieras y el bajo crecimiento de la cuarta economía de América Latina.

"Es probable que lo que vayamos a proponer sea más de una medida, que puede ser un apoyo a los fertilizantes, un alivio a las deudas, un incentivo a la renovación, parte del apoyo al precio. Depende de los recursos con que contemos", concluyó el ministro de Agricultura.

Colombia, el primer productor mundial de café arábigo lavado, espera una cosecha de alrededor de 14 millones de sacos para el 2018, similar a la del año pasado.