Economía

Las finanzas públicas, entre las prioridades de la agenda económica

Expertos del sector coincidieron que es clave sincerarse sobre la realidad fiscal y tomar medidas para garantizar la sostenibilidad.

Asobancaria

Economía Por: Portafolio

Uno de los mayores consensos con respecto a la agenda económica es que la prioridad debe ser la adopción de medidas para resolver la situación fiscal, que en las condiciones actuales luce apretada, al menos este año y el próximo.

Durante la 53° Convención Bancaria, que empezó este jueves en Cartagena, el exministro Juan Camilo Restrepo, señaló que el Gobierno está en un dilema entre presentar la realidad fiscal tal cual es o simplemente mantener la calma.
Ante esto, otros exministros que han tenido que impulsar ajustes ante el Congreso, señalaron que es mejor sincerarse sobre el panorama fiscal, y hacer una labor de explicar detalladamente la situación y las implicaciones de no tomar medidas.

(Lea: Banca insiste en medidas para recuperar el ritmo de crecimiento). 

El exministro de Hacienda, Roberto Junguito, resaltó la necesidad de una reforma tributaria que eleve el recaudo ampliando la base tributaria entre las personas naturales, y coincidió en ampliar el cobro del IVA con devolución a los más pobres y el alivio a la carga tributaria de las empresas.

Planteó, además, la conveniencia de un Consejo Fiscal Consultivo, que esté pendiente y advierta cuando propuestas del Ejecutivo o el Legislativo tengan serias implicaciones para las finanzas públicas.

Los expertos señalaron que es prioridad que el ajuste tributario que plantee el Gobierno se dé a conocer lo antes posible y que éste quede aprobado antes de finalizar el año, para que pueda entrar en vigencia en el 2019. Como se recuerda, la forma en que el Ejecutivo garantice la sostenibilidad de las finanzas y pueda cumplir con la regla fiscal es uno de los temas que más están siguiendo de cerca las calificadoras de riesgo, de manera que si no se ejecutan medidas pronto, se corre el riesgo de un deterioro en el panorama crediticio del país.

Por lo pronto, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, manifestó el compromiso del Gobierno con la regla fiscal y señaló que es “inmodificable”. 

CRECIMIENTO POTENCIAL

Aparte de la sostenibilidad fiscal, los conferencistas plantearon otros temas para que la economía consolide su recuperación.

El exministro Guillermo Perry dijo que para impulsar la economía en el corto plazo, es clave mantener el dinamismo de la vivienda e incentivar las inversiones en infraestructura, particularmente en las vías 4G.

A largo plazo, señaló que es determinante mejorar en productividad, pues en las condiciones actuales, la economía colombiana no alcanzará un crecimiento potencial superior al 3%.

Estos pronunciamientos están en línea con lo que más temprano habían planteado los banqueros. El presidente de Bancolombia, Juan Carlos Mora, señaló que, para que la economía vuelva a crecer a niveles de 4,5%, además del tema fiscal, deben priorizarse la productividad y la recuperación de la inversión.

Al tiempo, reiteró el compromiso de la banca para apoyar los esfuerzos que sean necesarios para cumplir con ese propósito, el directivo insistió en que es necesario impulsar la productividad, pues su bajo aporte está frenando el crecimiento y ha hecho al país más vulnerable a temas de difícil control, como los precios de las materias primas.

En este punto, Mora agregó que la tarea pasa por mejorar la formación de capital humano y superar el rezago en infraestructura. Señaló que si bien la banca estudiará el fondeo de los proyectos, “necesitamos marcos normativos que brinden plenas garantías y acoten los factores de incertidumbre”, en particular lo referente a las tensiones con las comunidades.

A esto, añadió que, es fundamental recuperar los niveles de inversión, y que lleguen a 30% del PIB, frente al 23% de la actualidad. Esto, en momentos en que se enfrentan obstáculos como la incertidumbre en las reglas de juego y la de ciertos fallos judiciales.

Por su parte, el exministro Juan Camilo Restrepo añadió que uno de los mayores desafíos de la economía es la financiación del posconflicto, que, según datos oficiales, requiere inversiones por $129 billones. Por eso, señaló que el principal desafío es encontrar cómo la administración recompone el reducido presupuesto de inversión, así como dar luces sobre cómo se van a implementar los compromisos adquiridos.

UNA ÚNICA TARIFA DE IVA 

El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, afirmó que “el plan de reactivación que está diseñando el Gobierno garantizará la convergencia de la situación fiscal al cumplimiento de las metas de déficit planteadas en dicha norma”. Sin embargo, esto no fue lo único que planteó. En su intervención, también indicó que trabajan en una propuesta para gravar toda la canasta familiar en una única tarifa, de modo que los hogares más pudientes paguen el impuesto completo, en tanto que a los más vulnerables se les devuelva, a través de programas sociales.

DEUDA REAL ESTATAL SERÍA DE 60% DEL PIB

El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, indicó ayer que una de las preocupaciones del Gobierno en materia fiscal tiene que ver con la verdadera cifra de la deuda pública del Estado.

En su intervención en la Convención Bancaria, el funcionario explicó que, además del 43% del PIB que está registrado como deuda, se suman otros compromisos de la Nación, que en total llevarían a que la cifra real supere el 60% del PIB, es decir más de $500 billones.

“El 43% del PIB que aparece en el balance del Gobierno Nacional como deuda no incluye algunas obligaciones adicionales. Una de las cosas que a mí me preocupa son las vigencias futuras, que no se contabilizan como deuda pública y subieron de una manera fuerte, como contrapartida de procesos importantes para el país, pero que son obligaciones y equivalen a otros 10 puntos del PIB”.

Asimismo, Carrasquilla aseguró que al balance de la Nación se tendrían que sumar los compromisos del Estado del pago de las demandas que recibe (y sus intereses), al igual que el acumulado de pasivos que tiene con el sistema general de salud, que puede ascender a 10% del PIB.

luicon@eltiempo.com