Economía

Por contrabando se ha incautado más de medio billón de pesos este año

Estos recursos provienen de la incautación de unas 58 millones de unidades que no cumplían con la ley.

General Juan Carlos Buitrago, director de la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa),

Economía Por: Portafolio

La lucha contra el contrabando, tarea en la que trabaja día a día el Estado, le ha logrado quitar a los ilegales mercancías avaluadas en el mercado nacional en más de medio billón de pesos.

Así lo confirmó a Portafolio el general Juan Carlos Buitrago, director de la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa), quien también indicó que la entidad está ‘estrenando’ una nueva estrategia para combatir este flagelo, y, de hecho, en lo que va del año han incautado contrabando avaluado, en el mercado, en más de medio billón de pesos. La estrategia se enmarca en el plan de choque del presidente Iván Duque, denominado ‘El que la hace la paga’.

(Lea: Las 'mariposas' que mantienen vivo el contrabando de gasolina)

¿Cómo está hoy la situación nacional, en materia de lucha contra el contrabando?

Lo que hemos hallado cuando revisamos el estado del arte de la lucha contra el contrabando es que nos encontrábamos con una bicicleta estática, es decir, registrábamos muchas aprehensiones y capturas, pero seguían creciendo los niveles de contrabando.

Los volúmenes de ingreso de mercancía ilegal a través de puertos y aeropuertos, y trochas ilegales son muy altos; de hecho, en total, según la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), asciende 7.000 millones de dólares, de los cuales unos 4.000 millones de dólares son de confecciones, textiles, calzados, y otros 700 millones de dólares a licores y cigarrillos.

(Lea: Contrabando de cigarrillos le pasa factura a los departamentos

En este orden de ideas, la premisa que encontramos es que donde hay contrabando hay corrupción, y eso lo tenemos que atacar.

¿Qué está haciendo, entonces, la Polfa para atacar a fondo este flagelo?

En el marco del plan de choque ‘El que la hace la paga’, definido por el presidente Iván Duque, determinamos cinco líneas de trabajo. La primera es, de hecho, la lucha anticorrupción, y es que este año varios funcionarios (del ICA, la Dian, y la misma Policía) han sido capturados por estar inmersos en actividades ilegales, y somos consciente de luchar de frente contra la corrupción. El segundo enfoque es de estructuras: de nada sirve incautar mercancía, si no atacamos las ‘cabezas’, y esto se debe convertir en evidencia para combatir todos los eslabones de mercancía ilegal. Vale decir que la ley anticontrabando nos permitió hacerlo de una forma más fuerte, porque nos permite quitarles dinero y bienes.

(Lea: Negocio ilegal de bebidas alcohólicas controla el 19% del mercado

Las últimas grandes operaciones que tuvimos fueron en La Guajira, donde intervenimos 17 establecimientos de contrabando de hidrocarburos, y hace dos meses se interfirieron los centros comerciales Sabana y Ferrocarril, en Bogotá, y allí tuvimos una intervención histórica, en licor de contrabando que ingresó ilegalmente al país.

¿Cuáles serían los otros tres?

El tercer punto de enfoque de la nueva política es en conjunto con la empresa privada; acá la importancia es que concretemos alianzas con las compañías y, para ello, creamos las mesas operativas de intercambio de información, es decir, ellos nos comparten información y capacitación, y viceversa.

El cuarto es trabajar para promover y desarrollar la cultura de la legalidad, para lo que estamos trabajando en semilleros con niños y jóvenes, en tanto que el quinto es que estamos construyendo un nuevo modo de operar.

¿A qué se refiere con esto de un nuevo modo de operar?

Desde la Polfa le propondremos al Gobierno Nacional que se instalen puestos interinstitucionales con el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), el Invima, las Fuerzas Militares y la Policía, de modo que se instauren en puntos críticos fronterizos, para controlar el contrabando abierto, aunque –vale decirlo– estos requieren capacidad de fuerza y reacción.

Estos estarían en Arauca, Norte de Santander, Nariño y La Guajira, donde los criminales controlan los pasos de frontera.

En este punto llegamos al quinto enfoque de la nueva estrategia, y tiene que ver con los puntos exclusivos de la Polfa, de modo que tengan tecnología de punta. Esto requiere adquirir unos escáner de rayos X, de modo que podamos identificar la mercancía de contrabando que transiten por las vías del país. La idea es instalar 17 puestos de control.

Paralelamente, nos enfocaremos en intervenir los íconos de la ilegalidad del contrabando, a nivel nacional; acá no se trata de estigmatizar a nadie, pero sabemos que hay 52 puntos conocidos por ser focos de contrabando en el país.

Todo lo que ha dicho es de contrabando abierto, ¿qué harán con el técnico?

Es importante decir en este punto que el 94 por ciento de los 7.000 millones de dólares ingresas por puertos y aeropuertos (contrabando técnico). Acá hay que entender que no tenemos la suficiente capacidad de inspeccionar el 100 por ciento.

Estos puntos están en la mira de la Polfa, porque ahí los que ingresan las mercancías son mafias y estructuras, que tenemos que atacar todavía más de lo que lo venimos haciendo.