Economía

Estos medicamentos saldrán del mercado por tener registro fraudulento

El Invima emitirá una directriz para retirar de los anaqueles los productos que fueron comercializados con registros sanitarios falsos.

Laboratorios La Santé

Economía Por: Portafolio

Este miércoles, la Fiscalía y el Invima allanaron laboratorios en Bogotá y Medellín “con el fin de determinar los valores percibidos por los mismos a través de la comercialización de los productos fraudulentos y determinar los recursos provenientes de la actividad criminal”, según informó el ente investigador.

(Lea: Funcionarios del Invima, capturados por corrupción)

Por estos hechos, fueron capturadas 14 personas, de las cuales 12 eran funcionarios del Invima acusados de organizar un grupo delictivo para otorgar los registros fraudulentos a cambio de cobros a particulares. Deberán responder por delitos de concierto para delinquir, cohecho, falsedad ideológica, falsedad material y enriquecimiento ilícito.

(Lea: Invima tramita acceso de alimentos a otros ocho mercados en 2018)

Entre los productos hay siete medicamentos con constancia de autorización y registros fraudulentos: dos antibióticos (Icncla y Bactiflox), el antihipertensivo Duoartril en tabletas, el antiparasitario Helmintaz en tabletas, un antinflamatorio de nombre Nimeflex, la desloratadina llamada Renilax tabletas y Bactrogyn óvulos.

Por otra parte, la Fiscalía informó de productos dietarios y de belleza que obtuvieron sus registros sanitarios de forma ilegal. Estos son un gel para dolencias como artritis y osteoartrosis, de nombre Abexine; una fibra supuestamente usada para la pérdida de peso llamada Fattache, y las cremas y parches Canna Pain.

Autoridades médicas advierten que los usuarios deben suspender inmediatamente el consumo de estos medicamentos. También, el Invima debe enviar una directriz a secretarías municipales y departamentales para que los retiren del mercado.

Por estos delitos, la Fiscalía compulsó copias para que se inicie el proceso de extinción de dominio a empresarios y laboratorios involucrados en la obtención de registros fraudulentos, así como a los funcionarios que le lucraban de esta actividad.

La investigación comenzó en 2017, cuando la Fiscalía comenzó a hacer interceptaciones telefónicas legales de unas 100 líneas, además de usar otras técnicas de investigaciones que permitieron determinar la existencia de varios posibles delitos.