Economía

Fenómeno de 'El Niño' llegará a Colombia en noviembre

Las autoridades ya toman medidas para que este no afecte de manera grave a los sectores agrícola, energético y a los acueductos del país.

Sequia

Economía Por: Portafolio

Colombia soportará desde noviembre el fenómeno climático de El Niño que se acentuará en el primer trimestre del 2019, dijo este martes el ministro de Ambiente, quien alertó a los sectores agropecuario, energético y de acueductos para adoptar medidas que minimicen el impacto de la escasez de lluvias.

Lea: (Fenómeno de ‘El Niño’, un riesgo para el 2019).

Colombia sufrió desde el segundo semestre de 2015 y hasta abril de 2016 las consecuencias del fenómeno de El Niño que se evidenció con altas temperaturas, sequías, incendios forestales, un descenso de los caudales de los ríos y embalses. El país quedó al borde de un racionamiento de energía eléctrica y hubo cortes en el suministro en algunos acueductos.

"Sí va a haber reducción de precipitaciones, sí va a haber sequía (...) y eso genera efectos directamente frente a los que se abastecen del agua: acueductos, sector energético, el tema de salud, distritos de riego", dijo el ministro de Ambiente, Ricardo Lozano.

El Niño es un fenómeno climático relacionado con el calentamiento del Pacífico. Mientras en Colombia provoca sequías y altas temperaturas, en otros países puede desencadenar intensas lluvias. Esa condición climática también podría afectar sectores claves de la cuarta economía de América Latina como la producción de café y de banano, además de provocar alzas en los precios de los alimentos y desabastecimiento de algunos productos.

La presidenta de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica, Ángela Montoya, dijo que los embalses que abastecen la hidroeléctricas llegarán a noviembre alrededor de un 70 por ciento de su capacidad, lo que sumado a las plantas térmicas garantizarán el suministro de energía eléctrica al país.

Colombia produce un 75 por ciento de su energía con centrales hidroeléctricas y el restante 25 por ciento con térmicas a carbón y gas. El país tiene actualmente una capacidad instalada para generar 17.500 megavatios y consume alrededor de 13.000 megavatios.