1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

'Colombia debe ser un exportador y no solo un vendedor de excedentes'

Juliana Villegas, vicepresidenta de exportaciones de ProColombia, habla sobre los desafíos de los empresarios y las expectativas de exportación del país. 

Juliana Villegas Restrepo, vicepresidenta de exportaciones de Procolombia.

Juliana Villegas Restrepo, vicepresidenta de exportaciones de Procolombia.

ALEXIS MÚNERA / EL TIEMPO

POR:
Portafolio
octubre 26 de 2017 - 09:52 a.m.
2017-10-26

Juliana Villegas, la vicepresidenta de exportaciones de ProColombia, lidera la macrorrueda de negocios que desde hoy y hasta mañana se lleva a cabo en París, Francia, en donde 150 pequeños empresarios intentan abrirles camino a sus productos ante igual número de empresarios de Europa y Asia.

Conoce como pocos lo que ha sido el devenir de los exportadores y por eso no duda en afirmar que, si bien el país ha mejorado sustancialmente en la promoción y consolidación del sector, también es evidente que la labor de seguimiento a los casos exitosos y el dominio de otra lengua, hacen parte de los desafíos que quedan para consolidar a los empresarios nacionales.

EL TIEMPO habló con ella sobre las expectativas que se ciernen en torno a este tema, que tiene lugar en el marco del año Colombia-Francia, y sobre el futuro de un renglón de la economía no minera, más ahora que se vislumbran vientos de paz en el país.

¿Estas macrorruedas de negocios van dirigidas a quien, a los grandes empresarios o a los pequeños?

Este es un instrumento que nace para hacer contactos efectivos de negocios entre la oferta colombiana y la demanda internacional. Usted puede hacer macrorruedas multisectoriales, enfocarse en una región del mundo o en todo el mundo como las que se han hecho en Bogotá, es una herramienta de promoción flexible para acercar la demanda internacional a los exportadores colombianos.

¿Qué ha cambiado de las macrorruedas que se hacían hace una década y las que se hacen hoy? ¿Cómo impactar más en un mundo cada vez más competitivo?

Esto tiene un alcance muy amplio, puede haber empresas top exportadoras o las que buscan futuro, es algo masivo, abierto, lo importante es que tenga ese potencial exportador. Ha evolucionado mucho. La primera macrorrueda de ProColombia se hizo con lápiz y papel, las citas se hacían a mano; hoy es algo más moderno, sistematizado, hay una plataforma tecnológica que permite a importadores, exportadores y funcionarios entrar y evitar con quién habría un buen 'mach' de acuerdo con la información que encuentran en esa plataforma. Hemos evolucionado de acuerdo con lo que los mismos empresarios nos han exigido.

¿Los colombianos tenemos vocación exportadora o muy poco?

Ese es un tema en el que trabajamos todos los días. Nos interesa que Colombia sea un país exportador y no solamente un vendedor de excedentes. Hay un esfuerzo que estamos haciendo, campañas dirigidas a todo tipo de empresas, usted puede tener empresas de 50 años que no han tocado un mercado extranjero. A esa empresa le llegamos con un mensaje contundente de que exportar es la mejor escuela para la productividad. Igual para aquellos estudiantes que van a empezar un emprendimiento, nos interesa que de una vez empiecen con un pensamiento global y que le apuesten a la internacionalización.

¿En ese contexto, qué es más importante la productividad o la competitividad?

No se pueden separar, van de la mano, y cuando hablamos de internacionalización ambas constituyen un ingrediente clave. Usted no puede tener competitividad si no se es productivo y la productividad no va a existir si su target no es la competitividad.

¿Qué le atrae a un empresario extranjero de Colombia?

Hoy Colombia está en los ojos del mundo entero. De una Colombia más grande luego de la firma del acuerdo de paz porque creamos nuevos terrenos para la inversión extranjera, incentivos para inversión en zonas afectadas or el conflicto y además, para el tema de exportaciones no minero energéticas, se pueden tener productos diferenciados, sobre todo en la cadena de los agroalimentos; hay una frontera agrícola que se amplió con esa política de siembra de más de un millón de hectáreas del Ministerio de Agricultura. Esas son buenas noticias y los compradores así lo ven.

¿De estos 150 empresarios presentes acá en París, cuántos pueden llegar a concretar negocios?

En las macrorruedas nosotros vemos cierres siempre cercanos al 30 por ciento del total de la participación...

¿Y eso es bueno?

Todo depende. Porque acá lo mas importante es el seguimiento. Hay que ser muy realistas en algo y es que uno no puede pretender que solo en un encuentro se hagan los negocios, acá se abren oportunidades, contactos de largo plazo. Dependerá de ese seguimiento que esas expectativas se cierren o no. Y ahí está un trabajo importante de ProColombia. Si no se hace seguimiento, la cita acá sólo será una sentada y nada más.

¿De cada diez empresas que logran concretar un negocio, cuántas se sostienen en el tiempo?

No puedo hacer ese cálculo, pero hay una tendencia de las empresas que nosotros recibimos desde el momento cero, más o menos el 30 por ciento desiste, hay que trabajar en que ese porcentaje se reduzca y que cada vez haya más empresas exporten y no vendan excedentes, que apuesten a largo plazo y sean sostenibles a largo plazo.

¿Los pequeños y medianos empresarios que participan de esta macrorrueda de negocios en París vienen bien preparados?

Nosotros hacemos ahí una labor muy irritante y es no solamente convocarlos a que vengan a una macrorrueda, eso tiene todo un ejercicio de preparación, acá hay empresas de cuatro cadenas productivas principales que son industrias 4.0, sistema modas, agroalimentos y metalmecánica. Están en distintas etapas, lo importante es que estén listas para tener un locutor internacional. Eso no es fácil. Acá ponemos a disposición intérpretes porque muchos dicen que si son bilingües.

¿Esa es una barrera?

Es una herramienta de trabajo. Eso lo tienen que entender los empresarios, la importancia de hablar otro idioma para llegar a otros mercados, uno no puede pretender que el comprador hable el mismo idioma. ProColmbia pone a disposición esos interpretes para facilitarles la vida, pero también hay reuniones previas para hacer un diagnóstico del empresario, porque hay empresarios que dicen ser muy sólidos y al momento de salir se presentan esas vulnerabilidades.

¿Cuál es la experiencia más satisfactoria que recuerda de estas macrorruedas?


En ProColombia no hay día que usted no tenga un aprendizaje, un reto importante en cuanto a promoción de Colombia en el exterior o un empresario contento. Para hablar de cosas recientes esta macrorrueda, que lleva un año preparándose y verla ahora caminando, esas son cosas son cosas que a veces pueden ser gaseosas y verlos aquí hechos realidad eso es satisfactorio, sobre todo cuando se escucha a los empresarios decir es que a mi me mandaron los productores de cacao para que los representará y me dijeron que me tenía que ir muy bien porque de esto dependen no sé cuántas familias de mi comunidad... Eso es una historia espectacular. Y solo saber que hay empresarios de Ucrania, Azerbaiyán, Corea, que por primera vez tienen un contacto con Colombia, así no sea en Colombia; es un primer paso para que vayan al país e inviertan y compren en Colombia.

Ernesto Cortés 
Editor Jefe de EL TIEMPO

Compartir