1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

Colombia, el tercer país de Latinoamérica con más fraude empresarial

México es el país del continente que más casos registra, seguido por Brasil y Colombia, que presentó 14 incidentes de corrupción.

Mitad de empresas sienten que son víctimas de fraude
POR:
Portafolio
marzo 28 de 2018 - 03:34 p.m.
2018-03-28

Tras el evento “Nuevas Tecnologías para La Detección del Fraude Financiero en las Organizaciones”, BDO Colombia estudió la eficacia de los canales de denuncia (línea ética) para la prevención de fraudes y hechos de corrupción al interior de empresas.

Durante el encuentro se revisaron, además, los avances de la normativa contra hechos de corrupción empresarial.

Según el último informe de la Asociación de Examinadores de Fraude Certificados (ACFE) realizado en el año 2016, se analizaron alrededor de 1.003 casos de corrupción y fraude en todo el mundo. De ellos, el 45% tienen lugar en Latinoamérica; dejando pérdidas estimadas de US$ 400 mil por suceso. El estudio también señala que las compañías tardaron 18 meses para descubrir los siniestros, esto debido, probablemente, a que el 90% de los colaboradores relacionados con el incidente no presentaban sospechas de haber realizado estas conductas.

Colombia fue el tercer país que más registró casos de corrupción dentro de las compañías con 14 incidentes registrados; esto después de México con 36 y Brasil con 18 sucesos. Ante los casos de fraude y corrupción en las empresas, los canales de denuncias son algunos de los medios más efectivos para detectarlos.

Es que según ACFE, en el 58% de los casos las denuncias se hicieron desde plataformas digitales: llamadas telefónicas 40%, correos electrónicos 34% y formularios web 24%. Javier Arévalo, gerente de Auditoría Forense y Ciberseguridad en BDO Colombia, señala que “dichas cifras no solo demuestran la utilización de estos canales de denuncias, sino un creciente uso de plataformas virtuales como elementos que conforman las líneas éticas en la actualidad, esto gracias a la seguridad y difusión que proporcionan estas herramientas”.

Arévalo señala que son los clientes, en un 17%, quienes hacen este tipo de denuncias frente a una situación de corrupción o fraude. Por su parte los denunciantes que pertenecen a la compañía suelen hacerlo frente a su supervisor directo con un 20.6% o a los ejecutivos de la compañía con un 20%. Por lo anterior, BDO recomienda a las empresas implementar sistemas de denuncia a sus clientes, proveedores y en general todos los actores involucrados en la compañía; esto con el fin de detectar y mitigar hechos irregulares.

Todas las organizaciones, sin discriminar su tamaño, suelen tener diferentes riesgos de fraude, si bien la corrupción es más frecuente en organizaciones grandes, la manipulación de cheques y de la nómina, son los mecanismos más usados dentro de las pequeñas y medianas empresas. Por lo que ley 1778 del año 2016 decretó que la Superintendencia de Sociedades “promoverá en las personas jurídicas sujetas a su vigilancia la adopción de programas de transparencia y ética empresarial”. Así las cosas, todas las empresas están obligadas a implementar canales de denuncia y programas de detección de fraudes.

El estudio también determinó que empresas de servicios bancarios, financieros, Gobierno e industrias manufactureras, fueron los sectores más representados en los casos de fraude. Mientras que las empresas del sector minero y comercio mayorista son las que registraron el menor número de casos. Un dato que preocupa es que en el 94.5% de los casos, el perpetrador del fraude manipulaba y creaba documentos físicos con el fin de ocultar su accionar, y el 40.7% de las empresas víctimas de este tipo de fraudes, decidieron no hacer pública esta situación en aras de proteger la reputación de la compañía.

Compartir