Economía
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

¿Por qué la subida de tasas de interés de la Fed sería una oportunidad para Colombia?

Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía, explica las razones por las que la subida de los tipos de interés en EE. UU. puede ser bueno para Colombia.

FED

Archivo Portafolio.co

Archivo Portafolio.co

Economía
POR:
Portafolio
febrero 16 de 2017 - 10:14 p.m.
2017-02-16

A pesar del nerviosismo que genera en Colombia, y en general en todos los países de la región, el aumento de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos, el premio Nobel de Economía en 2001, Joseph Stiglitz asegura que esto significa también una oportunidad para el comercio del país.

“Esto representa una gran oportunidad para países como Colombia. Estados Unidos al incrementar su tasa de interés va a provocar la devaluación de las monedas de países emergentes y eso a su vez, va a permitir estimular el mercado de exportaciones, claro está que eso podrá darse siempre y cuando Colombia no eleve sus tasas de interés”, explicó Stiglitz.

Para el economista las economías deben estar preparadas para afrontar este incremento.

Foro Economía y Justicia Social

Joseph Stiglizt

Joseph Stiglizt

No obstante, el Ph.D en economía del MIT tiene preocupaciones más grandes que los tipos de la Fed.

Para Stiglitz, la incertidumbre que genera la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, supone un gran interrogante para el comercio y la economía del mundo, al punto que augura una “guerra comercial mundial” si el mandatario estadounidense cumple a cabalidad con las promesas que hizo durante su campaña, las cuales no titubea en criticar.

“El presidente Trump describió la economía estadounidense como si fuera el caso más terrible, y habló de nuestras ciudades como si hubiera violencia masiva, y todo esto es mentira. Nuestra economía estaba mucho mejor a cuando ingresó Obama a la presidencia”, puntualizó el Nobel.

(Además: “La subida de tasas no responde al anticipado estímulo fiscal de Trump”: Janeth Yellen). 

Y es por la politización del discurso que Stiglitz considera que Colombia tiene mejor semblante a los ojos de los inversionistas extranjeros que para sus propios ciudadanos, “seguramente al igual que con Trump, el mensaje se vuelve político, y no se revisan los datos con los encargados de hacerlo, en cambio, los extranjeros sí lo hacen porque ellos evalúan dónde invertir su dinero y ven en Colombia una opción viable y rentable para tener buenas utilidades”, indicó el académico. Y tuvo incluso comentarios sobre el rol que debe jugar la prensa en la economía “los medios deben limitarse a contar los hechos, para eliminar dicha politización, y si nos remitimos únicamente a los hechos, la economía colombiana va bien”, agregó.

No obstante, a pesar de considerar que se va por el camino indicado, Stiglitz advirtió que el momento de transición que vive el país no es el más favorable por la debilidad de la economía global, por lo que los dividendos de la paz solo se materializarán con fuertes medidas gubernamentales, una coordinación entre las autoridades monetarias y fiscales, reconocer que el daño de una inflación media es menor a los beneficios de tener una economía fuerte con la capacidad de responder a las nuevas oportunidades de paz.

En cuanto a las políticas industriales manifestó que para responder a los retos de la economía global actual estas deben estar dirigidas a la diversificación económica, creación de empleo y desarrollo económico (especialmente en las áreas donde se desarrolló el conflicto), responder al calentamiento global (anticipando los futuros precios al carbono), sustitución de importaciones y desarrollo de exportaciones, especialmente en áreas donde Colombia se puede mover a la parte más compleja de la cadena para avanzar en el potencial de ser una sociedad más moderna.

Estas políticas industriales, sostuvo, necesitan diversificar para evitar la ‘maldición’ de las materias primas, ya que la volatilidad en el precio de estas llevan también a una volatilidad en el crecimiento del Producto Interno Bruto. “Además, la economía global va a entrar en una era larga de bajos precios de las materias primas”, opinó el reconocido economista.

Sobre el impacto en la economía latinoamericana y puntualmente de Colombia, con respecto a la administración Trump, Stiglitz sostuvo que “este punto resalta uno de los defectos más grandes del Presidente de Estados Unidos, y es que aumenta la incertidumbre, yo esperaría que el país siga asistiendo económicamente a Colombia, y creo que muchos norteamericanos serían partidarios de seguir haciéndolo, pero la prudencia nos invitaría a pensar qué se debe hacer si dichos recursos dejaran de llegar, y el Gobierno debe planear cómo actuará si esa política de apoyo económico cambia”.

Y entre las medidas que sugirió ante un eventual fin del respaldo económico estadounidense a Colombia es la posibilidad de realizar nuevas alzas en los impuestos. “Quizá la posibilidad de tener impuestos temporales, porque hay que recordar que el fenómeno Trump, también será temporal”, concluyó.

Finalmente, sobre el devenir del comercio de los países de la región, Stiglitz aseguró que “Es el momento en el que los países de Latinoamérica deberían responder con un sentido más solidario entre sí mismos, deben reconocer que una de las grandes barreras para la unión regional ha sido la presencia de Estados Unidos. Durante años ha habido la discusión de un mercado libre para la región, pero la incidencia estadounidense ha dificultado la consolidación de dicho mercado”.

Finalmente concluyó que los efectos de la corrupción son nocivos para cualquier nación, pero en el caso de Colombia no es determinante para alejar inversionistas, porque básicamente en todos los países existe cierto nivel de corrupción, no obstante, indicó que se tiende a poner los ojos sobre la corrupción en el ámbito público y se deja de lado ese flagelo en el sector privado, donde muchas veces es más nocivo y habitual.