1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

‘Crecimiento de Colombia es superior al promedio regional’

lberto Alesina, economista y profesor de la Universidad de Harvard, y director de la Misión Alesina, dijo que el país pasa por un buen momento.

Alberto Alesina, profesor de Economía Política en la Universidad de Harvard.

Alberto Alesina, profesor de Economía Política en la Universidad de Harvard.

Foto: Getty Images

POR:
Portafolio
septiembre 11 de 2018 - 09:16 p.m.
2018-09-11

La misión Alesina, que a finales de los 90 le aportó distintas propuestas de reformas institucionales profundas a Colombia, fue el abrebocas para que el país cambiara radicalmente con el mismo cambio de siglo.

El economista y profesor de la Universidad de Harvard, Alberto Alesina, encabezó la Misión –contratada por Fedesarrollo–, en la que trabajó mano a mano con Juan José Echavarría y Alberto Carrasquilla, en ese entonces director e investigador del centro de estudios, respectivamente.

(Lea: Populismo de Trump pasa factura a crecimiento en A. Latina y el Caribe)

Alesina llegó esta semana a Colombia, invitado para el congreso de Confecámaras, que empieza mañana en Cartagena.

Usted ha expresado preocupaciones acerca del incremento del populismo a nivel mundial, incluyendo a Italia, su país. ¿Qué tan preocupado está frente a este tema?

Muy preocupado. El Gobierno italiano está amenazando con adoptar políticas que llevarían al país a retroceder, en términos del crecimiento de su productividad (que ya, por sí, es muy bajo), además que podrían generar una crisis fiscal, que amenazaría la estabilidad del Euro.

(Lea: ‘Colombia ha limitado su crecimiento e inversión con los impuestos'

En Europa, los partidos populistas amenazan con retroceder el proyecto europeo, que, a pesar de tener muchos errores y defectos, tiene que ser apoyado. De otra forma, las naciones europeas que actúen en solitario se volverán irrelevantes en la división de poderes que hoy existe en el mundo.

¿Cree que la elección de Donald Trump en Estados Unidos puede considerarse como otro ejemplo de populismo?

Populismo es un término muy vago y usualmente es usado para etiquetar todo aquello que no nos gusta. Ahora, yo creo que Trump es un presidente horrible, pero no estoy seguro si puedo llamarlo o no populista.

(Lea: Como en Chile, la confianza le daría más ritmo al PIB de Colombia

¿Usted cómo concilia con el hecho de que, políticamente, Estados Unidos está en desorden, mientras su economía crece a un paso muy fuerte?

A menudo, las fallas políticas que se generan no afectan directamente las economías y la de Estados Unidos, de hecho, no está teniendo un paso fuerte, sino uno normal.

Sin embargo, varios procesos judiciales inevitables de Trump y otras crisis constitucionales mayores sí podrían afectar la economía.

Adicionalmente, estoy preocupado por las políticas proteccionistas del presidente Trump.

Cambiando de tema, Argentina tuvo un gobierno populista durante los años de los Kirchner. Hoy, Mauricio Macri trata de actuar responsablemente, pero la economía argentina está en problemas. ¿Qué lección se puede aprender de esta situación?

No le he hecho un seguimiento muy de cerca al caso argentino, pero pienso que el populismo podría tener consecuencias de largo plazo. Por ejemplo, si uno se rompe una pierna y va al médico, la primera intervención de un doctor sería incluso más dolorosa que el mismo accidente que se generó inicialmente.

Sin embargo, francamente, va más allá de mí y mi experiencia, cómo explicar las repetidas fallas de Argentina, que hace 100 años era uno de los países más ricos del mundo.

Usted fue criticado en su momento por cuenta de sus creencias de austeridad expansiva. ¿Ha cambiado usted su visión en esta materia?

No. La discusión sobre la austeridad ha sido muy tóxica, ideológica, imprecisa y confusa.
De hecho, estoy a punto de publicar un libro con la editorial de la Universidad de Princeton (con Carlo Favero y Francesco Giavazzi), titulado ‘Austeridad: qué sirve y qué no’. Allí se resolverá, de una vez por todas, este problema.

Han pasado diez años desde que comenzó la crisis financiera mundial. A propósito de esto, ¿cree que el mundosigue en problemas?

El mundo siempre está potencialmente en problemas.

A finales del siglo pasado, usted encabezó una misión que propuso varias reformas institucionales severas para Colombia. Viéndolo en retrospectiva, ¿usted cree que dichas iniciativas fueron en vano?

No lo sé. Después de hechas las propuestas, no le hice seguimiento a la implementación o no de las mismas. Sin embargo, en todo caso, creo y espero que estas fueron contribuciones útiles para el debate nacional, independientemente de si fueron o no implementadas.

¿Cómo ve a Colombia hoy en día?

Colombia está muy bien, el proceso de paz ya ocurrió. Además, el crecimiento ha sido más alto que el promedio de Latinoamérica. Debo decir que ustedes tienen un excelente ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, y una vez lleve a cabo mi visita a Colombia sabré más, aunque le digo que mi impresión del país es positiva.

A propósito, usted trabajó mano a mano con Alberto Carrasquilla y Juan José Echavarría. ¿Qué consejo les daría hoy en día, considerando la nueva realidad que están viviendo las economías emergentes?

Ellos dos son unos economistas excelentes y apasionados por su trabajo y no necesitan de mis consejos; ellos definitivamente saben mucho más acerca de Colombia que yo.

El único consejo que les daría es que no miren muy a menudo las encuestas de opinión y que hagan lo que ellos crean que es correcto, aun cuando estas decisiones sean impopulares a corto plazo. Finalmente, les diría que no escuchen a los intereses que rondan este sector, aunque ellos esto ya lo tienen claro.

Compartir