1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

Iván Duque: política, economía y música

Estas son las aficiones del nuevo presidente de los colombianos. 

Iván Duque

Iván Duque, presidente de Colombia 2018 - 2022.

Agencias

POR:
Portafolio
agosto 07 de 2018 - 07:50 p.m.
2018-08-07

De adolescente Iván Duque no escondía sus aspiraciones de llegar a lo más alto de la política en Colombia: sus profesores y compañeros de colegio lo llamaban 'my president'.

Casi tres décadas después, el político derechista Duque cumplió con su anhelo al asumir como sucesor de Juan Manuel Santos. El abogado de cabello canoso es el político con el que la derecha y el partido Centro Democrático del expresidente Álvaro Uribe lograron recuperar el poder para, según dicen, enderezar a un país que perdió el rumbo en seguridad, crecimiento económico e inversión social.

Sus amigos lo definen como una persona de buen humor, de risa fácil que disfruta de la música cubana de Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y Compay Segundo. En las reuniones sociales canta rancheras y vallenatos, un género de la zona Caribe colombiana.

El amor por la política lo heredó de su padre, Iván Duque Escobar, un abogado que fue ministro de Minas y Energía y quien desde niño le cultivó el interés por la lectura y el debate.

A los siete años, el pequeño Iván declamaba de memoria los discursos del asesinado líder del Partido Liberal Jorge Eliécer Gaitán, en el que militaba su padre, y desde muy joven empezó a postularse en procesos electorales de su colegio.

Incluso llegó a ganar un concurso de oratoria, según una de sus maestras. "En su clase de sociales comenzó con la idea de 'yo quiero ser presidente' y comenzó a trabajar. Primero fue presidente del Consejo Estudiantil. Sus compañeros y los profesores le decían 'my president'", recordó su profesora de secundaria del Colegio Rochester de Bogotá, Sonia Muñoz.

Si bien se graduó de abogado, su especialidad y su pasión es la economía. Estudió derecho económico en American University y gerencia de políticas públicas en la Universidad de Georgetown en Estados Unidos.

Empezó su carrera profesional en 1999 como consultor en la Corporación Andina de Fomento (CAF) y después, cuando el saliente presidente Santos era ministro de Hacienda, fue uno de sus asesores. Entre 2001 y 2013 trabajó en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por recomendación de Santos.

Amante del fútbol y de grupos de rock como Led Zeppelin, Duque regresó a Colombia en 2014 y comenzó su carrera política al ser elegido senador en una lista del partido Centro Democrático de Uribe, a quien considera su mentor y a quien admira.

Casado con una abogada y padre de tres hijos, Duque ejerció desde su curul una fuerte oposición al gobierno de Juan Manuel Santos y fue reconocido por dos años consecutivos como el mejor senador de Colombia en una votación entre sus colegas.

En menos de cuatro años pasó de ser un principiante en la política a convertirse en el hombre de confianza de Uribe y en el gobernante del país sudamericano de 50 millones de habitantes. Su cercanía con el expresidente fue su principal ventaja en la campaña y ahora podría ser su talón de Aquiles. Uribe, elogiado por muchos colombianos por enfrentar a las Farc y haber mantenido un sólido crecimiento económico, enfrenta una investigación en la Corte Suprema acusado de manipular testigos en un proceso por supuestos vínculos con escuadrones paramilitares de ultraderecha.

Los críticos del entrante presidente aseguran que su poca experiencia lo llevaría a convertirse en un ejecutor de las órdenes de Uribe, pero Duque ha respondido que gobernará con independencia. El nuevo presidente contó en su campaña con el respaldo de los inversionistas y empresarios por su visión ortodoxa y pronegocios.

Duque propone bajar los impuestos corporativos y aumentar salarios para superar una desaceleración económica. Pero otros colombianos temen que su intención de cambiar el acuerdo de paz alcanzado con la guerrilla de las Farc en el 2016 lleve a un recrudecimiento del conflicto armado.

Compartir