1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

Futuros del bitcoin, ¿el camino a regularse o hacia su desaparición?

La criptomoneda ejecutó ayer su primer día de transacciones, lo que le llevó a superar sus propios récords y alcanzar casi los US$20.000.

Bitcoin

El valor a largo plazo de bitcoin es casi seguramente mucho más cercano a US$10 que a US$10.000.

Bloomberg

POR:
Portafolio
diciembre 11 de 2017 - 09:52 p.m.
2017-12-11

Tras unas semanas en las que el bitcoin ha logrado rebasar todos sus niveles máximos, la moneda digital completó ayer la primera jornada de transacciones con sus futuros en la bolsa CBOE Global Markets de Chicago, un hecho que para muchos supone un punto de inflexión para su futuro.

(Lea: En su debut en los mercados, el bitcóin llegó a 18.000 dólares

De momento, el primer día fue calificado como un éxito. Tal como informó CBOE, las negociaciones comenzaron a las 5 p.m. del domingo y, al inicio del día siguiente, ya se habían reportado 3.001 contratos, llevando su precio desde los US$15.000 iniciales, hasta un máximo de US$19.330 durante la jornada de ayer.

(Lea: El bitcoin se estrena este domingo en el mercado de futuros de Estados Unidos

Además, el operador destacó que fueron más de 20 firmas de inversión las que participaron activamente, lo que pone de relieve el apetito institucional que este nuevo paso le dio al bitcoin.

(Lea: Bitcoin se desploma tras subir casi 50% en dos jornadas

“Un mercado de negociación de futuros ofrece a las instituciones financieras un medio para ganar dinero con bitcoin. Esto, por supuesto, ayuda a construir un apoyo político que respalde la moneda”, explica Benjamin Graham, profesor de relaciones internacionales de la Universidad de Southern California y cofundador de Security and Political Economy (SPEC) Lab.

En esta misma línea, el director de la Fundación Bitcoin Colombia, Carlos Mesa, destaca que “estaba claro que este momento iba a llegar y es un reflejo de que el bitcoin no es malo, sino que ha abierto un canal 100% legal, que le da una gran legitimidad en un mercado como el de Estados Unidos, por lo que lo más lógico es que otros países empiecen a asumirlo”.

Sin embargo, no todos están de acuerdo con el optimismo que ha generado este lanzamiento y apuntan a una corrección. “Yo veo las cosas a la inversa: los futuros facilitarán la venta en el corto plazo, lo que tenderá a presionar a la baja el precio y no a soportarlo”, indica Craig Pirrong, profesor de finanzas de la Universidad de Houston.

También hubo analistas del mercado que afirmaron que la demanda no fue tan elevada, lo que achacaron a un ‘acceso limitado’, pues mientras que la capitalización del bitcoin alcanza los US$280 millones, las operaciones de ayer llegaron a superar los US$50 millones.

Con todo, aunque las últimas semanas han estado cargadas de duras críticas hacia las criptomonedas, como la del gobernador de la Reserva Federal de Estados Unidos, Randal Quarles, o el premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, muchos han ido cambiando de idea y van asumiendo la importancia que va a tener en los próximos años.

“En un futuro las criptomonedas van a tener una gran relevancia a nivel mundial, pero primero tiene que arreglarse todo lo relacionado con la regulación, lo que está haciendo que el terreno sea más difícil. Y esto no lo digo yo, sino el FMI, el Banco Mundial o incluso el Banco de la República, pues José Darío Uribe aseguró que el reto del Emisor sería todo el estudio de las criptomonedas”, destaca Juan David Ballén, director de Investigaciones Económicas de Casa de Bolsa.

Este aspecto, precisamente, podría ser el punto de inflexión que suponga un verdadero cambio en la concepción de las criptomonedas. De acuerdo con Pirrong, “la introducción de futuros le dará al Gobierno de EE. UU. una mayor capacidad para regular su comercio en general, lo que ayudará a prevenir la manipulación. Por esto, su futuro está abierto; el bitcoin tiene muchas desventajas que limitarán su potencial futuro, pero es muy posible que otras, incluidas las creadas por los gobiernos, cambien la forma en que las personas realizan los pagos”.

Precisamente, la posible aparición de esas criptomonedas gubernamentales sería, según Graham, su posible final. “El éxito que puede conducir a la caída de bitcoin es en el que compite directamente con las monedas respaldadas por los gobiernos. Mientras un bitcoin sea simplemente un producto volátil con el que los inversionistas juegan, no es amenazante. Sin embargo, si se estabiliza se vuelve más problemático para los países. En ese escenario, los gobiernos pierden parte de su capacidad para controlar el suministro de dinero en su economía y es cuando sacarán una regulación que obligue a la mayoría de los usuarios a abandonar la moneda”.

UN FUTURO DIFÍCIL

Aunque el bitcoin se encuentra en plena efervescencia, los expertos creen que el futuro de la criptomoneda no será sencillo.

Tal como destaca el profesor de Harvard y execonomista Jefe del FMI, Kenneth Rogoff, “el valor a largo plazo de bitcoin es casi seguramente mucho más cercano a US$10 que a US$10.000. Incluso si los reguladores nunca retiran a las criptomonedas, es muy probable que eventualmente sea reemplazado por una alternativa superior, al igual que Facebook aplastó a Myspace. La larga historia nos dice que mientras el sector privado innove, el gobierno finalmente lo regulará y lo apropiará. Pero, lo que es más importante, solo son las criptomonedas (casi) anónimas las que presentan un problema. Aquellas monedas que son totalmente transparentes compiten más con las tarjetas de débito y las tarjetas de crédito que con la moneda”.

Otro de los temas que genera más incertidumbre es que la gran volatilidad que presenta la criptomoneda genere una burbuja que pueda afectar a la economía global.

En este sentido, John Quiggin, profesor de la Universidad de Queensland, en Australia, destaca que “suponiendo que la burbuja explotara pronto, las principales consecuencias serán pérdidas financieras para los especuladores individuales, que probablemente no tendrán un impacto mucho más amplio. Si sigue expandiéndose y las instituciones financieras se involucran, podría ser desastroso. Por eso, los gobiernos deberían regularlo como un activo especulativo”.

No obstante, el riesgo aún sería bajo. Según Rogoff, “no hay riesgo inmediato. Los gobiernos que respetan el estado de derecho internacional no pueden tolerar que los estados (como Corea del Norte) tengan un nuevo y poderoso instrumento para realizar grandes transferencias anónimas”.

Pese a los incrementos d los futuros, el precio de la moneda se mantuvo estable en el día y cerró en US$16.350.

Rubén López Pérez

Compartir