1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

El diagnóstico para Santa Marta supere la pobreza

Investigadores del Banco de la República documentaron las causas del aumento y el monto de las inversiones prioritarias para superar el rezago.

Santa Marta

Diana Ricciulli y Adolfo Meisel socializaron su investigación ante las autoridades de Santa Marta, políticos de la región y docentes y alumnos de la ciudad.

Cortesía

POR:
Portafolio
junio 07 de 2018 - 10:34 p.m.
2018-06-07

Santa Marta, la primera ciudad fundada en Suramérica y uno de los principales destinos turísticos de Colombia, es también una de las capitales con mayor pobreza del país.

En 2017, según cifras del Dane, 33% de la población en Santa Marta vivía en condición de pobreza monetaria, frente a un promedio de 27% para las principales ciudades de Colombia.

(Lea: La pobreza que cuesta superar en Colombia

En este mismo año, Barranquilla y Cartagena, presentaron una pobreza de 20% y 27%, respectivamente.

A pesar de su bajo desempeño en relación con otras ciudades de la región Caribe y el país, el tema de la pobreza en Santa Marta ha contado con poca atención por parte de los medios, la academia y en cierta medida de la dirigencia local.

(Lea: La pobreza monetaria en Colombia bajó en 2017 a 26,9%

En el documento La pobreza en Santa Marta: los estragos del bien (http://repositorio.banrep.gov.co/handle/20.500.12134/9184), además de visibilizar la grave situación en la que viven muchos habitantes de esta ciudad, estudiamos las causas de su rezago en materia de pobreza y proponemos alternativas para superarlo.

Durante la investigación, encontramos que el rezago relativo se inició hace tres décadas. De acuerdo con el indicador de pobreza por NBI (Necesidades Básicas Insatisfechas), en 1985, Santa Marta era la ciudad con menor pobreza entre los puertos de la región Caribe.

(Lea: Nuevo aeropuerto de Santa Marta, listo y en operación

Sin embargo, en los ocho años siguientes, mientras que Barranquilla y Cartagena redujeron su pobreza en cerca de 10 puntos porcentuales, la de Santa Marta aumentó en un punto porcentual.

En la década de 1990, la ciudad vivió un crecimiento demográfico, impulsado por la llegada masiva de desplazados. Esto último, sumado al limitado progreso en infraestructura y acceso a servicios públicos básicos, resultó en un aumento en términos relativos de la pobreza en la ciudad.

Otra de las contribuciones de la investigación es el estudio de la pobreza a través de los mapas y la información espacial.

El análisis en este respecto, revela una gran concentración de pobreza en las faldas de los cerros de la ciudad y algunas zonas del casco urbano.

Específicamente, los barrios María Cecilia, 11 de Noviembre y Timayui I y II, en la Localidad 1; los Fundadores, San Jorge y el Cerro las Tres Cruces, en la Localidad 2; y La Paz, Cristo Rey y La Quemada, en la Localidad 3, se clasifican como aquellos con la mayor urgencia de atención. Por su parte, en la zona rural, es el corregimiento de Guachaca el que presenta la situación más alarmante.

En este último, al igual que en todos los barrios mencionados, la falta de acceso a los servicios de acueducto y alcantarillado se presenta como una de las necesidades más recurrentes.

INFORMALIDAD = POBREZA

Al relacionar los mapas de pobreza con otro tipo de información espacial, encontramos una relación estrecha entre informalidad y pobreza. En el último trimestre de 2017, la tasa de informalidad de Santa Marta fue de 63%, la cuarta más alta en el país. El sector de Comercio, Hoteles y Restaurantes, que es en donde se concentran la mayoría de los ocupados de la ciudad (34%), es el segundo con mayor porcentaje de informales después de la Construcción.

Más allá de la elevada informalidad y la falta de acceso a servicios públicos básicos, el mayor reto de la ciudad está en la calidad de su educación. En 2017, la ciudad ocupó los últimos lugares en las pruebas Saber 11. En matemáticas, los estudiantes samarios solo superaron a los de Quibdó; en lectura crítica, a Quibdó, Riohacha y Cartagena; y en inglés, solo están por encima de Riohacha.

INVERSIONES NECESARIAS


Quizás la principal contribución de nuestro trabajo, radica en la propuesta de definir una serie de inversiones para llevar la pobreza de Santa Marta al promedio que tendrían las 23 ciudades principales e intermedias en 2030.

Las inversiones a realizar abarcan cuatro sectores: educación, vivienda, acueducto y alcantarillado, y empleo.

En educación, la propuesta consiste en ampliar el número de estudiantes matriculados en jornada única.

Para que esto resulte en un mayor rendimiento académico, se acompaña de inversiones en infraestructura, docentes y fortalecimiento institucional de las escuelas y la Secretaria de Educación. Estas inversiones alcanzan un costo aproximado de 207 millones de dólares.

Las inversiones en vivienda y acueducto y alcantarillado, incluyen la reubicación de viviendas que se encuentran en zonas de riesgo no mitigable y la conexión a los servicios de acueducto y alcantarillado de todos los hogares que no cuentan con estos.

En empleo, por su parte, la propuesta consiste en fortalecer la educación terciaria de la ciudad, a través de inversiones en sedes y programas del Sena.

Todo esto, sumado a la inversión en educación, resulta en un costo total aproximado de 433 millones de dólares en los próximos 12 años, los cuales se podrían financiar con un mayor esfuerzo fiscal local y una mayor calidad del gasto público.

*Las opiniones contenidas en este artículo son responsabilidad de los autores y no comprometen al Banco de la República ni a su Junta Directiva.

Adolfo Meisel
y Diana Ricciulli

Compartir