1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

El nuevo presidente de la Reserva Federal debe priorizar la continuidad

A falta de volver a nombrar a Janet Yellen, Jerome Powell es la mejor opción del Presidente para dirigir al banco central más poderoso del mundo.

Powell

Jerome Powell, quien es abogado, es la ficha más opcionada para la presidencia de la Reserva Federal.

Bloomberg

POR:
financial times
noviembre 03 de 2017 - 07:44 p.m.
2017-11-03

Donald Trump, cuyas iniciativas de política económica, en su gran mayoría, han logrado poco o nada, tomó una de las decisiones más importantes de toda su presidencia.

(Lea: ¿Cómo afectará a Colombia la designación de Jerome Powell como nuevo presidente de la Fed?)

El mejor resultado, como ha argumentado el Financial Times, habría sido la renovación del mandato de Janet Yellen, quien ha sido presidenta de la Reserva Federal desde 2014, después de unirse a la junta de gobernadores en 2010.

(Lea: Mueller acerca a EE. UU. a una crisis constitucional)

Justamente, Yellen ha continuado el planteamiento de su predecesor, Ben Bernanke, de estar dispuestos a utilizar medios poco ortodoxos para estimular la economía. La política de la Reserva Federal de retirar ese estímulo es más discutible, pero al menos la medida ha sido gradual hasta la fecha.

Es por esto que puesto que parece representar la continuidad del enfoque, Jerome Powell era la segunda mejor opción entre los candidatos entrevistados por Trump.

Tiene dos desventajas. Ha defendido la desregulación financiera, revirtiendo parte de las restricciones impuestas a las conductas arriesgadas después de la crisis mundial. Junto con las opiniones de Randal Quarles, vicepresidente de supervisión bancaria, parece probable que la Reserva Federal apoye la adopción de normas más laxas para las instituciones financieras.

Sin embargo, las opiniones de Powell sobre el tema son relativamente matizadas y moderadas. Tiene una amplia experiencia en los mercados financieros y es considerado como una persona pragmática y no un desregulador ideológico.

En segundo lugar, el probable nuevo presidente, a falta del visto bueno del Senado, es más abogado que economista, y como tal, sus juicios sobre la economía siempre estarán sujetos a cuestionamiento.

El anterior presidente que no era economista fue G. William Miller, nombrado por el presidente Jimmy Carter en 1978. Miller, quien sólo duró poco más de un año, fue un desastre, pues se negó a endurecer la política monetaria ante la elevada inflación.

No es probable que Powell sea otro Miller. En primer lugar, ha apoyado firmemente la estrategia de la Reserva Federal de los últimos años: sería una sorpresa si de pronto tomara un rumbo radical de línea más dura.

En segundo lugar, el comité de mercado abierto de la Reserva Federal se ha vuelto mucho más abierto bajo el mandato de Yellen y Bernanke, más dispuesto a tolerar la disensión que durante el mandato del predecesor de Bernanke, Alan Greenspan.

En consecuencia, la posibilidad de que Powell imponga sus propios puntos de vista es limitada. En otra institución poderosa en Washington, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, ha superado el inconveniente de ser abogada. Ha compensado su propia falta de conocimientos al consultar ampliamente con los economistas del fondo.

Sin embargo, con un abogado como presidente, la composición del resto de la junta de la Reserva Federal se vuelve excepcionalmente importante. Si Trump rodea a Powell con gobernadores de línea dura, puede ser más difícil para él abogar en favor de una política monetaria fácil.

En este contexto, sería inteligente que Yellen continuara como gobernadora, incluso cuando su período como presidenta llegue a su fin en febrero del próximo año. Ella tiene derecho a conservar su asiento en la junta hasta 2024.

Esto sería inusual, pero no sin precedentes, y éstos son tiempos en que la necesidad de consejos sabios será particularmente importante.

Si la economía de EE. UU. enfrenta otra crisis y vuelve a surgir la necesidad de medidas extraordinarias, como un nuevo programa de flexibilización cuantitativa, su experiencia y análisis serían muy valiosos.

Trump ha tomado una decisión razonable, aunque no óptima. Ahora el reto es que Powell mantenga la actual línea sensata de que la Reserva Federal debería apartarse, sólo de forma gradual, de las extraordinarias medidas monetarias que tanto han hecho para apoyar la economía estadounidense durante los últimos 10 años.

Compartir