1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

El país volvería a registrar un crecimiento económico del 3%

La proyección entregada por el FMI es incluso más optimista que la del Gobierno.

En el primer trimestre del 2014, la economía colombiana creció 6,4 % anual

En Colombia, el crecimiento se ha reavivado a medida que se desvanecen los efectos adversos de la caída de los precios del crudo en 2014

Archivo particular. 

POR:
Portafolio
enero 25 de 2018 - 09:26 p.m.
2018-01-25

Durante la cumbre económica de Davos, el Fondo Monetario Internacional entregó sus proyecciones para la economía colombiana, la cual sorprendió por ser superior, no solo a la previsión anterior, sino además, a la del Gobierno Nacional.

De acuerdo con el FMI, al cierre del 2018 Colombia podría arrojar un crecimiento del 3%; actualmente, las autoridades macroeconómicas del país tienen proyectado que la expansión de la economía durante este año sea del 2,7%.

(Lea: Economía colombiana crecerá 3% este año según el Fondo Monetario Internacional) 

Eso sí, la entidad coincide con el Gobierno en que el desempeño del 2017 fue pobre, por eso reafirmó que espera que el dato final sea cercano al 1,7%. No obstante, este año y el próximo terminarían con un crecimiento económico muy superior; para 2019, el FMI estima que el PIB crecerá al 3,6%.

(Lea: La confianza comercial terminó el 2017 al alza

Pero Colombia no es la excepción. El FMI mejoró sus estimaciones para la mayoría de países de la región. Sostiene que “las tendencias recientes de la economía mundial y de los mercados financieros son buenas noticias para América Latina. El crecimiento mundial y el comercio internacional están cobrando ímpetu y, según nuestras previsiones, ese auge continuará en 2018. El aumento de los precios de las materias primas también ha colaborado con el repunte de la región”.

(Lea: Deuda del Gobierno Central cerró 2017 en el 44,9% del PIB

Y es que el tema de las materias primas cobra gran relevancia si se tiene en cuenta que este fue uno de los detonantes que llevó a que las economías de la región mermaron sus ritmos de crecimiento en los años recientes.

Daniel Velandia, jefe de investigaciones Económicas de Credicorp Capital, asegura que la proyección del FMI es muy superior a la que está manejando la firma comisionista, sin embargo, la encuentra lógica debido a que “en Credicorp tenemos una proyección de 2,3% para este año, estamos por debajo del promedio del mercado, pero si tenemos en cuenta que el precio del petróleo se ha mantenido alrededor de los US$70 por barril pues eso podría suponer un impulso adicional. Si la cotización del crudo se mantiene por el resto del 2018 en ese nivel, es probable que eso le genere a la economía un estímulo adicional del 0,4% o 0,5%, eso sería alrededor del 2,8%, entonces sí parecería que la estimación del FMI pueda ser acertada, pero claramente dependerá de que el crudo conserve esos niveles de negociación, si vuelve a caer hacia los US$60 difícilmente la economía logrará expandirse a esa tasa”.

Sostiene el FMI que la mejoría de las condiciones externas favorece en general a toda la región, por eso asegura que “favorecida por esta mejora del entorno mundial, la recuperación económica de América Latina también está cobrando ímpetu, a medida que las recesiones de algunos países (Brasil, Argentina y Ecuador) llegan a su fin.
Estimamos que el crecimiento regional fue de 1,3% en 2017 (frente al 1,2% proyectado en octubre), y pronosticamos que la actividad se acelerará a 1,9% en 2018 y 2,6% en 2019”.

En eso coincide Munir Jalil, jefe de Investigaciones Económicas del Citibank, quien dice que “hay que tener en cuenta que el FMI mejoró las proyecciones para casi todos los países de la región, no fue algo particular de Colombia. En el caso puntual del país, le atribuye la mejoría a dos razones principales: una mejoría en la dinámica de inversión en infraestructura y el mejor panorama de los precios internacionales del petróleo, que en la medida en que se mantengan en los niveles actuales pues serán beneficiosos para las finanzas, sin embargo, hay que tener en cuenta que los analistas de petróleo, no creen hasta el momento que esa dinámica de precios altos en el crudo se vaya a mantener por mucho tiempo, aunque en la medida que lo hagan el 3% que están proyectando parecería viable”.

Otro de los temas que destaca el FMI a nivel regional es que el consumo y las exportaciones fueron los principales impulsores del crecimiento el año pasado. “Es alentador constatar que la inversión ya no es un lastre y se prevé que sea un factor importante para la aceleración del producto este año y el próximo. La inflación retrocedió significativamente en 2017 en muchos países, dejando cierto margen para una política monetaria más acomodaticia”.

Este punto fue uno de los que más favoreció a Colombia, pues en el 2016 los precios registraron un crecimiento de casi el 8%,
mientras que al cierre del 2017 estos fueron de 4,09% y se prevé que terminen el año muy cerca del 3% establecido como meta por parte del Gobierno.

Por su parte, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, señaló que “el aumento de los precios del petróleo y las nuevas proyecciones sobre el crecimiento de Estados Unidos son factores que deben ayudar a las exportaciones, y los mejores niveles de confianza de los hogares y las empresas también son favorables. Es decir, la economía entra en una senda de recuperación que reafirma que lo más duro ya pasó. Es una muy buena noticia, y nos parece muy positivo para complementar los buenos indicadores que se han visto durante las primeras semanas de este año”.

Hay que señalar, además, que de acuerdo con la proyección entregada por el FMI para 2019, Colombia sería el segundo país con mayor crecimiento, espera un 3,6%, superado solamente por Perú con 4%.

-15% EN 2018


El FMI considera que la situación en Venezuela seguirá agudizándose durante este año. Según su informe, “en Venezuela, la crisis continúa. Según las proyecciones, el PIB real disminuirá alrededor de 15 por ciento en 2018; en consecuencia, se prevé que la contracción acumulativa del PIB desde 2013 sea casi de 50 por ciento”.

Y añadió que esta tendencia es resultado de significativas distorsiones microeconómicas y desequilibrios macroeconómicos exacerbados por el colapso de la exportación petrolera; este último tuvo origen en la fuerte caída de los precios del petróleo ocurrida a mediados de 2014 y continuó más recientemente con el desmoronamiento de la producción nacional.

Compartir