Empleo

¿En qué consiste el proyecto para implementar el seguro de desempleo en Colombia?

Esta semana la Federación de Aseguradores Colombianos dio a conocer su intención de revivir el proyecto presentado en el 2014. Conozca la propuesta.

Cifras de la Organización Internacional del Trabajo revelan que para América Latina y el Caribe las tasas de desempleo juvenil en 2017 alcanzan el 18,3 %.

Empleo Por: Portafolio

El domingo pasado se conoció que la industria aseguradora tiene planes de revivir el proyecto de ley, impulsado en 2014, con el cual se espera que una parte de los intereses de las cesantías que reciben los trabajadores cada año se destine a la creación de un seguro de desempleo.

(Lea: Cómo acceder al seguro de desempleo

Según la Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda) este seguro aplicaría para empleados del sector formal que son despedidos sin justa causa y sería complementario con las cesantías y el Mecanismo de Protección al Cesante. De igual manera, se convertiría en un incentivo para que los trabajadores mantengan como reserva sus cesantías de por lo menos tres años.

(Lea: Se cayó el proyecto de seguro de desempleo

Adicional, según señala la propuesta presentada por la federación, el seguro se basa en una mutualidad, en la que todos los trabajadores deben transferir el riesgo mediante el pago de una prima, así permitirán amortiguar el impacto del desempleo en los ingresos de la familia.

(Lea: ¿Cómo los deudores del Icetex pueden acceder al seguro de desempleo que ofrece la entidad?

“La mutualidad permite que el monto de la prima sea bajo con relación a los beneficios potenciales para el trabajador y para el conjunto de la economía (moderación de la caída de la demanda en fases recesivas del ciclo)”, señala la propuesta.

En dicho contexto, los empleadores no tendrían cargas adicionales y el gobierno tampoco los pondría. La única excepción sería si se viviera una recesión profunda en la que el desempleo aumente de forma notable.

De acuerdo con Fasecolda con esta nueva propuesta “la operación de los tres instrumentos se iniciaría en el primer mes del desempleo, mediante la activación del Mecanismo de Protección al Cesante”. Luego de ello, las cesantías acumuladas financiarían hasta los tres primeros meses, dependiendo del tiempo que llevara empleada la persona.

Transcurrido ese periodo se activaría el seguro de desempleo, el cual le daría al trabajador un ingreso equivalente a tres salarios mínimos, monto equivalente al que devengaba en el último empleo. Dichos recursos serían distribuidos en seis meses de forma decreciente.

“Esto significa que un trabajador de salario mínimo ($737.717), pagaría una prima anual de $78.936 (10.7%). En caso llevar un año de trabajo y quedar desempleado, a partir del segundo mes comienza a recibir un ingreso proveniente del seguro y lo recibe hasta el séptimo mes; pero ese flujo se interrumpe si, como es deseable, antes de ese tiempo consigue un nuevo empleo”, explica Fasecolda en el documento.

Con esta, se espera que en total el trabajador tenga una cobertura de entre siete y diez meses de sus necesidades, tiempo que supera el promedio de búsqueda de empleo en el país.

Finalmente, Fasecolda afirmó que el seguro de desempleo es importante en tanto “el desempleo interrumpe abruptamente los ingresos de las familias y las deja en situación de pobreza; eso significa suspender los estudios de los niños, desmejorar la alimentación, entrar en mora con las deudas que se tenga, verse forzados a liquidar activos (carro, vivienda, joyas) y, en general, deteriorar el bienestar. Además, aumenta el riesgo de que el trabajador ingrese al mercado informal, con todos los problemas que ello acarrea no solo desde el punto de vista individual sino de la economía”.