Empleo
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Horas extras: la noche y los domingos en el trabajo

El gobierno no impulsó el proyecto de ley para la derogación de las reglas regresivas que regula en el ámbito laboral.

Los interesados en conseguir un empleo están cada vez más usando las redes sociales, porque estas ofrecen una comunicación más directa con el futuro empleador.

El Ministerio de Hacienda ha solicitado se archive el proyecto por considerar que su contenido compromete 71 mil empleos.

Archivo particular

Empleo
POR:
Portafolio
mayo 16 de 2017 - 06:09 p.m.
2017-05-16

El mal denominado proyecto sobre horas extras encierra el debate sobre la definición del día y la noche para efectos laborales, el cumplimiento de promesas de campaña y el restablecimiento del esquema de recargos que compensan el esfuerzo que supone laborar en la noche y en dominicales.

(Lea: 'No es el momento para modificar la norma de las horas extras', Mincomercio

La historia comienza por la definición del día impulsada por el gobierno del expresidente Álvaro Uribe Vélez concretada en la Ley 789 de 2002 que de forma contraevidente con las reglas naturales, económicas y jurídicas decidió extender el día para efectos laborales hasta las 10:00 p.m. y complementariamente reducir el recargo por trabajo en dominicales y festivos al 75%.

(Lea: Gobierno impulsa reforma al pago de las horas extras

Las reformas previstas en la Ley 789 de 2002 estaban dirigidas y fundamentadas en la teórica creación de empleos a través de la disminución de garantías laborales. Sin embargo, no se crearon los 640.000 empleos que en 4 años se pretendían crear con las modificaciones regresivas.

(Lea: El pago por horas es más estresante que el tradicional

Las medidas deterioraron la calidad del trabajo en materia de reconocimiento de derechos y resultaron ineficaces en la creación de empleos como se probó en los trámites de las demandas por inconstitucionalidad C-038 de 2004 y C-257 de 2008.

Como parte de la estrategia de reeleción del presidente Santos, para desmarcarse del uribismo, se denunciaron los defectos del aumento de la jornada diurna y la eliminación de los recargos, prometiendo la derogación de la medida y la restitución del esquema de derechos que deriva de la delimitación natural del día hasta las 6:00 p.m. momento a partir del cual empieza a causarse el régimen de recargos por trabajo nocturno y el restablecimiento del recargo por trabajo en dominicales al 100%.

No obstante la promesa electoral, el gobierno no impulsó el proyecto de ley para la derogación de las reglas regresivas que regula en el ámbito laboral el día, la noche y el domingo, dejando al parlamento la iniciativa para la materialización de la prometida reforma.

Así las cosas, el trámite del proyecto de ley 172 de 2015 derivó en la corrección parcial, considerando la noche a partir de las 8:00 p.m. sin considerar el ajuste del recargo dominical que debilitó el alcance de la iniciativa legislativa.

Aunado a lo anterior, en la Comisión de Concertación de Políticas Salariales y Laborales, no se logró consenso en cuanto a la propuesta que frustra el contenido del compromiso de campaña de corrección, a través del retorno a las reglas originales de determinación de la noche desde las 6 de la tarde, enviando al Senado las observaciones para definir en el parlamento la suerte de la propuesta.

En este contexto, el Ministerio de Hacienda ha solicitado se archive el proyecto por considerar que su contenido compromete 71 mil empleos, que contradice las evidencias de la imposibilidad de creación de puestos de trabajo de la Ley 789 y los comentarios de la cartera laboral, que en precedente apoyaba el proyecto por considerar: i) promueve una mejor remuneración al capital humano, que es el principal factor de productividad de las empresas y ii) permite una mejor programación de las jornadas laborales tanto para los empresarios como para los trabajadores, lo que conlleva a una mayor conciliación entre la vida familiar y laboral y a mejoras de la calidad de vida para todo el núcleo familiar.

En este orden de ideas, las señales contradictorias del gobierno sobre la conveniencia de la corrección parcial, de la definición de la noche para efectos laborales, desde las 8 de la noche deben analizarse con fundamento en los precarios resultados en materia de empleabilidad de la Ley 789 que justificaron sus medidas regresivas y pretenden ser perpetuadas en consideración a los mismos argumentos falaces que la originaron.

Iván Daniel Jaramillo Jassir
Observatorio Laboral Universidad del Rosario
Especial para Portafolio