1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Empleo

Trabajo infantil se ha reducido 25%

Así lo indica un informe de la ENS sobre empleo decente, que será dado a conocer hoy en Medellín.

Trabajo infantil

Si bien el trabajo infantil bajó, aún preocupa. 

Archivo portafolio.co

POR:
Portafolio
noviembre 06 de 2017 - 08:05 p.m.
2017-11-06

Entre el 2012 y el 2016, trabajo infantil disminuyó en el país un 25%, lo cual significa que 291.000 menores de edad dejaron esta actividad. Así lo indica el X Informe sobre Trabajo Decente que presentará hoy en Medellín la Escuela Nacional Sindical (ENS).

(Lea: Eliminación del trabajo infantil tarea de grandes) 

Este reporte, que se da justo cuando Colombia busca ingresar a la Ocde y uno de los dos puntos que le falta pasar del examen es el laboral, destaca también que la tasa de trabajo infantil ampliado (la suma de niños y niñas que hacen oficios en el hogar por más de 15 horas a la semana) bajó de un 15,8% a un 12,5%.

(Lea: Así es el panorama del trabajo infantil en Colombia

Una de las principales causas para que los menores de edad incursionen en el mundo laboral es la necesidad de aportar dinero o trabajo para la generación de ingresos para sus familias, en las cuales, por lo general los adultos se ocupan en actividades informales y precarias.

Las zonas rurales presentan las mayores tasas, con un promedio de 15,4%, mientras que en las cabeceras es de 6,9%. La mitad de ellos no percibe ingresos por lo que hacen, siendo los principales campos de desempeño la agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca, con cerca de 365.000 niños y niñas; comercio, hoteles y restaurantes, con 355.000, e industria manufacturera, con 130.000.

“Mientras las condiciones laborales de los adultos no mejoren, se mantengan altas tasas de informalidad y precariedad, permanezca la visión cultural del trabajo como agente formador y no como espacio de riesgo sicosocial para niños y niñas, estos seguirán siendo alternativa de generación de ingresos para sus familias, perpetuando así los círculos de pobreza y desigualdad”, resalta la ENS.

Agrega que en el país persisten problemas estructurales como las tasas de desempleo superiores al 8,1% de la región, la elevada informalidad y una brecha abismal en el ingreso: el 10% más rico de la población recibe 43,9 veces el ingreso del 10% más pobre, de acuerdo con datos del 2015. Y la situación es más difícil para las mujeres. Según la Escuela Sindical, en el 2016, el salario mensual promedio de ellas fue de $854.328, es decir, 18,7% inferior al de los hombres. Fuera de eso, los llamados trabajos del cuidado y el trabajo doméstico no remunerado realizado por el género femenino representa el 18,2% del PIB, según la Primera Encuesta Nacional de Uso del Tiempo Libre.

Compartir