1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

Tres factores que moverán los mercados en 2018

Los salarios, el gasto corporativo y el sector tecnológico son los temas que debemos observar en los negocios y la economía.

Congreso Estados Unidos

La reforma fiscal que aprobó el Congreso de Estados Unidos en diciembre será uno de los factores más importantes para las empresas durante este año.

Agencias

POR:
Portafolio
enero 12 de 2018 - 08:00 p.m.
2018-01-12

Las columnas periodísticas de enero están llenas de predicciones y yo pienso que hacerlas es un asunto arriesgado. Por eso, en lugar de decirles en esta primera columna del 2018 exactamente cuándo se desplomará el mercado o lo que traerán las elecciones de mitad de período de EE. UU., voy a hablar de cuáles son los temas más importantes a observar en negocios y economía en 2018.

(Lea: ¿Hasta dónde llegará la caída del dólar?

Independientemente de qué manera se desenvuelvan, los siguientes tres factores tendrán un impacto sobre los mercados. Primeramente y, ante todo, están los salarios.
¿Finalmente crecerán robusta y ampliamente? Durante la última década, EE. UU. ha visto una recuperación sin empleos seguida por una recuperación sin salarios. Ahora hay muchos puestos de trabajo: sólo 4% de los estadounidenses están desempleados y, en los últimos 12 meses, los salarios también han comenzado a subir.

(Lea: En el 2018 se consolidaría la reactivación de la economía

Pero ha sido demasiado poco y demasiado tarde y, en su mayor parte, demasiado concentrado en los extremos del espectro. Los trabajadores de nivel inferior (en servicios de salud en el hogar, la industria de la hospitalidad y el sector minorista) y las superestrellas en los campos de salarios altos (como la industria de servicios financieros) han visto avances, pero la mayoría de los demás no.

(Lea: El crecimiento económico será limitado para 2017 y 2018

¿Por qué? Hay una gran cantidad de razones basadas en datos, pero persisto en pensar que una razón clave para el crecimiento del salario lento es psicológica.

En EE. UU., los baby boomers y los millennials son ahora las cohortes más grandes en el ámbito laboral. No me puedo imaginar al grupo de empleados de más de 50 años de edad, preocupado por el envejecimiento y por la posibilidad de ser reemplazados por una tecnología que no entienden, pidiendo un aumento, incluso en un mercado laboral cada vez más ajustado. La mayoría de ellos sólo quieren aferrarse a su posición actual hasta el momento de la jubilación.

Mientras tanto, los millennials viven y trabajan de maneras muy diferentes a sus predecesores. Anhelan libertad y flexibilidad tanto como salarios más altos. Veremos si la tendencia se mantiene una vez que estos veinteañeros comiencen a tener hijos y a comprar casas, pero las últimas minutas de la Reserva Federal señalaron que muchos empleadores están otorgando beneficios adicionales o arreglos de trabajo no tradicionales en lugar de aumentos, incluso con un 3% el crecimiento y con el viento de cola del mayor recorte impositivo en 30 años a punto de comenzar. Esto respaldaría la idea de que nuestras ideas convencionales sobre los mercados laborales deben ser repensadas.

EL GASTO CORPORATIVO

El otro factor que debemos considerar, por supuesto, es el gasto corporativo. Ya que el sector público ha sido bloqueado por el partidismo, y que la demanda de los consumidores se ha visto limitada por la falta de serias alzas salariales, les corresponde a las empresas mantener a flote la economía.

Según los republicanos, ése fue el objetivo de la reducción de impuestos: alentar a las empresas a recuperar su tesoro en efectivo en el extranjero e invertirlo en gastos de capital productivos.

Si bien hemos visto algunos anuncios de recortes después de impuestos sobre bonos y más contrataciones por parte de compañías como AT&T, CVS y FedEx, es muy probable que la mayoría de las compañías gasten la mayor parte de sus ahorros en impuestos en fusiones y adquisiciones, la recompra de acciones y pagos de dividendos, tal como lo hicieron el año pasado.

¿Por qué lo harían de otra manera a esta? La nueva ley tributaria no los obliga a invertir el capital adicional disponible, y más de la mitad de la compensación corporativa está vinculada a los precios de las acciones impulsados por este tipo de ingeniería financiera.

Verter más dinero en el mercado (que ya es tres veces y medio el tamaño de la economía real, al igual que en 2007) puede mantener altos los espíritus animales durante algunos trimestres más. Pero esto debe ser considerado contra el efecto del desapalancamiento del balance de la Fed y las probables alzas de las tasas de interés.

Estos dos factores podrían comenzar a perforar la burbuja récord de deuda corporativa, eliminar a los jugadores más débiles y desencadenar una corrección.

“Estoy bastante preocupado de que veremos un comportamiento corporativo y de mercado muy diferente cuando los costos de los préstamos sean, por ejemplo, de 5 a 7% en vez de 3 a 5%”, asegura Bricklin Dwyer, economista sénior de BNP Paribas.

¿HABRÁ CORRECCIONES?

Finalmente, si llega una corrección antes de fin de año, ¿de dónde vendrá? Estaré mirando al sector tecnológico. Ha sido el principal impulsor de las acciones globales durante el año pasado, sin embargo, su modelo de negocios se ha basado en la falta de regulación, algo que parece que va a cambiar.

Algunos de los puntos de activación en los próximos trimestres podrían ser la reacción de la UE a los esfuerzos de Google para cumplir con sus decisiones sobre el comportamiento anticompetitivo de la empresa (que los competidores dicen que no van suficientemente lejos), la restricción del comercio de bitcóines, casos antimonopolios en varios países que involucran a las empresas FANG (Facebook, Apple, Netflix y Google) o nuevas revelaciones sobre la participación de las elecciones rusas en las redes sociales.

En la última semana, hemos visto al Gobierno estadounidense ejerciendo mayor control regulatorio al vetar la oferta de Ant Financial de China sobre Money Gram, la empresa de transferencia de dinero de EE. UU., argumentando que pondría en riesgo la seguridad de los datos de los ciudadanos estadounidenses.

Los datos son, después de todo, el nuevo petróleo; el producto más valioso de la era digital. Debemos estar atentos para ver quiénes son los que los van a controlar. Ellos serán los ganadores, durante este año y muchos años por venir.

Compartir